Alemania reconoce amenaza “muy alta” de ataques por racismo tras tiroteo en Hanau

Agentes de la policía alemana vigilan la entrada de un bar donde varias personas murieron en un ataque racial el miércoles por la noche en Hanau, Alemania. Foto: AP Michael Probst Agentes de la policía alemana vigilan la entrada de un bar donde varias personas murieron en un ataque racial el miércoles por la noche en Hanau, Alemania. Foto: AP Michael Probst

BERLÍN (apro).- La amenaza en Alemania por el extremismo de derecha, antisemitismo y racismo es en este momento “muy alta”, reconoció este viernes el ministro del interior alemán Horst Seehofer.

Luego del ataque por motivos raciales del pasado miércoles en la ciudad de Hanau, en el que murieron 11 personas, la tensión, preocupación y miedo en este país se han disparado en todos niveles, desde el ciudadano común hasta las autoridades de gobierno que ante eventuales actos de imitación anunciaron un refuerzo policiaco considerable en todo el país.

“Aumentaremos la presencia policial en toda Alemania y la vigilancia en instalaciones sensibles, especialmente las mezquitas. También aseguraremos alta presencia de la policía federal en estaciones de tren, aeropuertos y zona fronteriza”, señaló Seehofer en conferencia de prensa en Berlín.

Y es que, los sucesos en Hanau confirmaron lo que las estadísticas han venido señalando durante los últimos años: el extremismo de derecha es una realidad que cada vez se extiende más en este país.

“El crimen en Hanau es claramente un amok (término alemán que refiere un ataque de locura con impulsos homicidas) motivado por el terrorismo. Desde los crímenes cometidos por la NSU -la célula neonazi que mató a una decena de alemanes con origen extranjero- un rastro de sangre de la derecha recorre nuestro país”, señaló.  Más aún, el funcionario federal reconoció que el extremismo de derecha es la mayor amenaza para la seguridad del país.

Los hechos

Al rededor de las 22:00 horas del miércoles pasado, el alemán Tobias R., de 43 años, ingresó a un Shisha-Bar, en la zona centro de la ciudad de Hanau, en el estado federado de Essen, y disparó contra los presentes.

Después se dirigió a un kiosco, que en Alemania son generalmente regenteados por extranjeros y ubicado a unos dos kilómetros y medios de distancia, y mató a más gente. En total, nueve personas. Todas de origen extranjero, la mayoría curdos y turcos.

Pocas horas después la policía alemana logró ubicar la vivienda del atacante. Al llegar encontraron los cuerpos de la madre de éste y del propio Tobias R., quien después de disparar en contra de la mujer se habría quitado la vida.

De inmediato, el fiscal general federal asumió las investigaciones y horas después informó de la enorme cantidad de indicios para considerar que el acto fue motivado por motivos raciales y xenófobos.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso