WSJ acusa a AMLO de causar “terror” a empresarios; él dice que terminó “la robadera”

El presidente Andrés Manuel López Obrador durante su conferencia matutina desde Palacio Nacional Foto: Octavio Gómez El presidente Andrés Manuel López Obrador durante su conferencia matutina desde Palacio Nacional Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que su gobierno investiga a todas las empresas que participan en las licitaciones de su administración, incluso a las que hayan ganado en dichos procesos.

Lo anterior, señaló el mandatario, dado que su gobierno tiene que bajar el costo de operación, por lo que hacen compras consolidadas y buscan precios bajos incluso con pequeñas y medianas empresas, para evitar la adquisición de productos chatarra y caros.

“[…] quiénes son, de dónde vienen, si se trata de empresas extranjeras, si están acusadas de malos manejos, no. Y todavía después de entregarles los contratos estoy hablando con ellos para pedirles que se porten bien; no es leerles la cartilla, es decirles: no se confundan, no es lo mismo”, dijo el tabasqueño.

El presidente aprovechó para señalar que las administraciones pasadas pedían un “moche” para que los contratos fueran otorgados a ciertas empresas, práctica que, aseguró, quedó erradicada.

“Ya no hay 10 por ciento, bueno, ni siquiera era ya el 10 por ciento, se pasaban, era mucho más. Esto también es importante decirlo. Ya no hay el moche, el 10 por ciento: ‘te doy este contrato, pero te mochas’”, aseguró.

El mandatario hizo un llamado a denunciar a quienes pidan moches por contrataciones gubernamentales, encomiando su decisión de centralizar compras en la oficialía mayor de la Secretaria de Hacienda.

Añadió que quienes hayan sido extorsionados y denuncien, serán protegidos y hasta premiados, pues su gobierno no tolerará la corrupción.

En ese contexto, López Obrador aprovechó para criticar un editorial de The Wall Street Journal, en el que se señala que “México se ha convertido en un país de un solo hombre que usa el terror para doblegar a empresarios y opositores”.

De nueva cuenta, el mandatario dijo que “los conservadores” están molestos porque se acabó “la robadera” y advirtió a las empresas extranjeras que México “no es tierra de conquista”.

“‘Vámonos a México, porque allá podemos hacer jugosos negocios y podemos saquear, hay manga ancha’.

“Eso se terminó, se acabó. Por eso es el enojo de algunos, incluso hasta de la prensa internacional, ahora hasta el Wall Street Journal, que dice que ya México es país de un solo hombre. Imagínense la falta de profesionalismo, no conocen la historia del país”, detalló.

El tabasqueño cuestionó la postura, y consideró que los dos únicos momentos en los que México sí ha sido de un solo hombre fue con Antonio López de Santa Anna y Porfirio Díaz.

Con la aclaración de que sus referencias a un “golpe de Estado”, eran respecto a que no se daba alguno desde el que perpetró Victoriano Huerta en 1913, el presidente Andrés Manuel López Obrador, zanjó la polémica sobre el golpismo que, en medio de las protestas contra los feminicidios, insertó en su mensaje conmemorativo de la creación del Ejército Mexicano.

Con un largo encomio a las Fuerzas Armadas y la referencia a episodios históricos, el presidente recordó que el Ejército participa lo mismo en la producción de plantas para el programa Sembrando Vida, que en la construcción de centros de gobierno por todo el país, el aeropuerto de Santa Lucía, los cuarteles de la Guardia Nacional y, entre otros puntos, su implicación en tareas de seguridad pública.

López Obrador abordó brevemente el asesinato de la niña Fátima, recordando que se comprometió a encontrar a los culpables y destacando su objetivo de gobierno que suele expresar en conseguir el “bienestar material y el bienestar del alma”.

En tanto, cuestionado sobre los indicios de corrupción e intromisión en agendas electorales por parte del coordinador general de Programas de Desarrollo, Gabriel García, el presidente consideró que debe esperarse a que se concluya la investigación, pero garantizó que no habrá impunidad: “yo no voy a sudar calenturas ajenas”, expresó para precisar que no protegerá a nadie ni solapará actos de corrupción e ilegalidad

La pregunta sobre el caso, fue a partir del informe de la secretaría de la Función Pública, dependencia de su administración encabezada por Irma Eréndira Sandoval, a lo que respondió:

“Hay que probar, pero hay mucha politiquería. Si hay denuncias y pruebas de que un funcionario se está metiendo en asuntos partidistas se procede de inmediato, eso no se va a permitir, ya no hay partido de Estado, no se permite que se utilice al gobierno para favorecer a partidos o candidatos”.

Luego agregó que en caso de que existan pruebas suficientes, será la propia SFP, la dependencia que presentará cargos ante las fiscalías, según sea el caso, Anticorrupción o de Delitos Electorales.

Por otra parte, evitó pronunciarse sobre las publicaciones que han mostrado las presiones (incluido el uso de recursos humanos y económicos para atacar críticos) de la dirección sobre trabajadores de Notimex para que se integren a un sindicato blanco, en el contexto de la huelga estallada el pasado viernes.

El mandatario sólo se pronunció porque este martes, durante el recuento y definición sobre la titularidad del contrato colectivo, los trabajadores voten libremente.

“Los trabajadores no son menores de edad, además son periodistas. Son gente informada, bueno ya nadie es susceptible de manipulación, esto cambió y que sean ellos los que decidan libremente y de manera ordenada, sin amenazas, sin violencia, y así se resuelve el problema. Acerca de que hay huelga tampoco debe de sorprendernos. Una sociedad democrática garantiza derechos ciudadanos, de los trabajadores y el derecho a la huelga”, dijo.

Añadió que debe buscarse el diálogo, la conciliación y que prevalezca el interés de los trabajadores por encima de intereses personales y de grupo.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso