Coronavirus, posible causa de la baja asistencia a la FIL Minería: Rubén García

La edición 41 de la FIL Minería. Foto: Twitter @UNAM_MX La edición 41 de la FIL Minería. Foto: Twitter @UNAM_MX

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego de 12 días de actividades, la 41° Feria Internacional del Libro de Minería (FIL Minería) concluyó su programación con una asistencia de 140 mil 680 personas.

La edición tuvo mil 300 actividades en total (585 menos que el año pasado), 844 de las cuales correspondieron a presentaciones de libros, revistas y publicaciones electrónicas; 141 a charlas y conferencias; 49 a lecturas y recitales; 63 a talleres, la mitad de ellos dirigidos a adolescentes; 59 a mesas redondas; 11 a jornadas juveniles, y 161 con la temática de conciertos, actividades lúdicas y firma de libros. Se presentaron 424 editoriales.

Lo anterior fue dado a conocer por Fernando Macotela, director del encuentro librero más antiguo del país, quien destacó que el ciclo sobre equidad de género y feminismo –efectuado por novena ocasión– contó con 40 actividades.

“Nunca antes se había tenido tal iniciativa para participar, es muestra de que algo está cambiando a México y al mundo: la igualdad y la libertad para las mujeres”.

Nota relacionada:

Asistieron 144 mil a la 40 FIL de Minería; Colima será el estado invitado en 2020

Por su parte, Víctor Uribe Clarín, director de Cultura de Colima, refirió: “Somos un estado pequeño, pero tenemos una historia prehispánica de más de tres mil años. Contamos con menos de 800 mil habitantes y 10 municipios, pero con una riqueza cultural importante que mostramos en nuestro pabellón, con un total de 68 actividades y casi 150 creadores colimenses”.

En entrevista, Rubén García, jefe de Prensa de la FIL Minería, destacó que están conscientes de los números que arrojó el encuentro, por lo que al finalizar lo concerniente a la logística de la feria, esta semana, el equipo de la FIL se reunirá con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para una evaluación y ejercicio de autocrítica.

“Este es un esfuerzo de una feria que está a la altura de la UNAM, medir en referencia a lo cuantitativo sobre lo cualitativo sería muy limitado, así lo vemos desde adentro.

“Somos una feria que está en medio de un proceso de transformación y generación de audiencia digital, tomando eso en cuenta, llevar a casi 140 mil personas a comprar un boleto de entrada para comprar libros me parece muy importante. Leía en los medios que critican el número de editoriales, ‘una baja de 700 a 424’, no hemos tenido a 700 editoriales en años”.

Agregó: “También hay que tomar en cuenta que la asistencia tiene que ver con la programación, y ello está ligado a las actividades de las editoriales invitadas, el estado y la UNAM; también hemos mejorado en otras cosas: logramos dinamizar las largas filas para entrar con un precio de descuento de lunes a domingo, y los tiempos para las actividades donde la queja eran ‘tiempos reducidos’ en las conferencias”.

–¿Tendrá que ver la asistencia con el cambio de programa de mano a una aplicación móvil para las actividades?

–No creo, porque el programa de mano se daba aquí en Minería, y era hasta aquí que la gente revisaba las actividades. Aun así, recibimos comentarios de adultos que decían: ‘yo no soy millenial, prefiero el programa de mano’. Ese y otros comentarios seguro los tomaremos en cuenta, aunque sí será complicado que regresen porque en la UNAM están trabajando bajo la política de menor uso de papel.

–¿Qué pudo haber afectado?

–Hay otros factores. Sabemos que el tema del coronavirus también está latente. Hay comentarios de personas cuyos familiares dejaron de venir por la aglomeración que representa una feria de libros. Son muchas cosas, no sólo una, pero vamos a revisar todo en los próximos días y hacer una revisión autocrítica.

Por lo pronto, al interior del Palacio de Minería aún se trabaja para retirar los stands que cubrieron la planta baja y primer piso de la 41° edición de la FIL.

Comentarios

Load More