Sacerdotes acusados de abuso sexual en EU encontraron trabajo en México

La Iglesia Católica permitió que más de 50 clérigos basados en EU se mudaran al extranjero, entre ellos México, tras enfrentar acusaciones de abuso sexual Foto: AP

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – El reverendo José Antonio Pinal, un joven sacerdote de México, llegó a su primera parroquia en el norte rural de California en 1980, recién salido del seminario. El sacerdote se hizo amigo de la familia Torres, ayudando a los padres, también inmigrantes de México, a completar una solicitud de cupones de alimentos. Pinal se convirtió en un invitado ocasional a cenar y llevó a los niños a parques temáticos y en viajes por la costa del Pacífico. Alentó a Ricardo Torres, de 15 años, a convertirse en monaguillo.

Pero en las dependencias del sacerdote en la Iglesia Católica del Sagrado Corazón en la pequeña ciudad de Gridley, Torres dijo que Pinal, que entonces tenía 30 años, le dio alcohol, le mostró películas con sexo y desnudos, y lo tocó a tientas y lo violó. El adolescente le dijo a otro sacerdote en 1989 y los abogados de la diócesis le aseguraron a la familia que a Pinal no se le permitiría estar cerca de los niños, dijo Torres.

Treinta años después, en la primavera de 2019, la Diócesis de Sacramento puso el nombre de Pinal en su lista de sacerdotes acusados ​​con credibilidad. La lista contenía cinco denuncias de abuso sexual contra Pinal que datan de fines de la década de 1980.

Pinal había “huido a México”, según la lista, y la diócesis le había prohibido realizar trabajos sacerdotales en público en los 20 condados que conforman la diócesis. Pero una investigación realizada por ProPublica y el Houston Chronicle muestra que la Iglesia Católica permitió o ayudó a docenas de sacerdotes, incluido Pinal, a servir en el extranjero como sacerdotes después de ser acusados ​​de abuso en los Estados Unidos.

ProPublica y The Chronicle analizaron las listas publicadas por 52 diócesis de Estados Unidos que abarcan los 30 principales en términos de la cantidad de clérigos vivos acusados ​​con credibilidad y los ubicados en los estados a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México. Los reporteros encontraron 51 clérigos que después de las acusaciones de abuso en los Estados Unidos pudieron trabajar como sacerdotes o hermanos religiosos en una gran cantidad de países, desde Irlanda hasta Nigeria y Filipinas. Al menos 40 habían trabajado en estados de EU. A lo largo de la frontera sur, incluidos 11 en Texas. Ningún país era un destino más común que México, donde al menos 21 clérigos acusados ​​creíblemente encontraron refugio.

Con la ayuda de las redes sociales, un periodista localizó fácilmente a Pinal, que vive en Cuernavaca, a unos 55 kilómetros al sur de la Ciudad de México.

En una entrevista en su casa y en una serie posterior de intercambios de correos electrónicos, Pinal negó repetidamente abusar sexualmente de Torres o que “huyó” de California. Pero en algunos de los correos electrónicos, se refirió a lo que “sucedió” entre él y Torres, y en un correo electrónico enviado el miércoles por la noche, sobre un viaje que realizó con Torres, Pinal dijo: “Fue un desastre, pero lo que sucedió fue consensuado”. ”

Pocos meses después de las acusaciones en California, Pinal reanudó el trabajo sacerdotal, ministrando en aldeas indígenas en Tepoztlán y sus alrededores, un pequeño pueblo cerca de la Ciudad de México conocido por los sitios arqueológicos, y continuó sirviendo durante décadas en parroquias de la Diócesis de Cuernavaca.

Ahora de 68 años, él ministra desde su casa, donde tiene cartas que muestran que la iglesia en Sacramento lo mantuvo en la nómina ya que lo ayudó a encontrar una nueva asignación. Pinal disfrutó de una cálida correspondencia con el entonces obispo de Sacramento y funcionarios a cargo del ministerio hispano, quienes en los meses posteriores a las acusaciones le aconsejaron que trabajara en México por un “largo período (5-6 años)” antes de regresar a las Cartas de los Estados Unidos. del obispo se firmaron “con cariño”, o con cariño.

“Este fue un grave fallo de juicio y una traición a la confianza”, dijo el actual obispo de Sacramento, Jaime Soto, después de que la correspondencia entre su predecesor y Pinal fue entregada al abogado de Torres a través de un litigio. “La seguridad de los niños es nuestra máxima prioridad. En 1989, aquellos en el liderazgo no pudieron hacerlo. Debo poseer y expiar esto.

El reverendo José Antonio Pinal, a la izquierda, con el obispo Francis Quinn de Sacramento, quien ayudó a Pinal a continuar su ministerio en México después de que Pinal fue acusado de abuso sexual. (Cortesía de las oficinas legales de Joseph C. George)

Después de ser contactados por los periodistas, la Diócesis de Sacramento reconoció que la caracterización de que Pinal “huyó” a México es incorrecta, y en los últimos días, la diócesis revisó la lista para “reflejar con mayor precisión las circunstancias de su partida de 1989”.

Desde 2018, muchas diócesis católicas y órdenes religiosas en los EU, incluido Sacramento, han publicado listas de clérigos considerados creíbles acusados ​​de abusar de niños. Otros actualizaron y ampliaron listas que ya habían hecho públicas. Para la iglesia, la ola de revelaciones ha sido un cálculo tardío del alcance de la crisis de abuso sexual que se expuso hace dos décadas.

Pero las 178 listas publicadas a partir de enero y compiladas en una base de datos de búsqueda por ProPublica revelaron una red de información incompleta y a menudo inconsistente.

A menudo, las listas no especificaban el estado actual y la ubicación del clero. Y aunque las diócesis frecuentemente afirman no saber nada sobre el paradero de un sacerdote, los reporteros de ProPublica y The Chronicle los encontraron en los sitios web de las iglesias, en publicaciones religiosas y en las redes sociales. Los líderes de la iglesia a menudo no informaron las denuncias a la policía, no aplicaron restricciones permanentes dentro de la iglesia, ni hicieron caso u ofrecieron advertencias sobre los sacerdotes que enfrentan acusaciones. En al menos cuatro casos, los líderes de la iglesia facilitaron el traslado de los sacerdotes al extranjero.

Las omisiones, inconsistencias y otras deficiencias debilitan el deseo declarado de la iglesia de reparar su relación con millones de católicos descontentos, dijo Anthony M. DeMarco, un abogado de California que ha manejado cientos de casos de abuso sexual infantil. “Cada parte de la cobertura que hacen para proteger a un pedófilo socava completamente cualquier nivel de confianza que están tratando de construir”, dijo.

Pinal guarda montones de álbumes de fotos y documentos que documentan los casi 10 años que pasó en la Diócesis de Sacramento, que cubre la ciudad capital y grandes extensiones de zonas rurales del norte de California.

“Fue un momento agradable”, recordó Pinal con nostalgia.

En una carta que Pinal ha guardado, el obispo Francis Quinn le dijo a Pinal que “será de la ayuda que sea necesaria para apoyar sus esfuerzos para buscar una nueva diócesis”. La carta fue escrita en 1990, un año después de que el supuesto abuso de Pinal fuera reportado a la iglesia.

Cuando el obispo de Cuernavaca le ofreció a Pinal una cita permanente, Quinn (quien murió el año pasado) se mostró entusiasmado. “Me alegra saber que ha encontrado un ministerio tan satisfactorio”, escribió el obispo.

El año anterior, Pinal había asaltado a su acusador en una carta dirigida a funcionarios a cargo del ministerio hispano, Torres tenía la responsabilidad de lo sucedido. “Con este chico, lo que sucedió porque él lo provocó; y, si estoy preocupado por su recuperación, no es porque me sienta culpable por su trauma, sino por la amistad que tuve con su familia “, escribió Pinal.

Pinal dijo que Torres era reacio a hablar con el clero sobre esto porque era el culpable. “Si se niega a hablar con algún sacerdote, no creo que sea porque me está rechazando, sino porque sabe que no es inocente de la situación por la que quiere culparme por completo. Su única ventaja sobre mí es que cuando esto sucedió, él era menor de edad; entonces, legalmente, estoy jodido. Debido a esto, tuve que dejar la diócesis y los Estados Unidos, como usted mencionó, por un largo período de tiempo (5-6 años) “.

En octubre pasado, Torres presentó nuevamente una demanda contra la diócesis, esta vez en virtud de la nueva Ley de Víctimas Infantiles de California, que proporciona una ventana de tres años para que las víctimas de abuso infantil presenten demandas que de otro modo habrían estado fuera del estatuto de limitaciones. La demanda alega, entre otros cargos, que la negligencia de la diócesis permitió a Pinal molestar a Torres y que la diócesis no informó el abuso a las autoridades relevantes.

Torres dijo que la iglesia aplacó a su familia al engañarlos sobre los pasos dados para reducir la capacidad de Pinal para ministrar. “Se suponía que era la persona más confiable”, dijo Torres sobre Pinal. “Se suponía que debía estar al lado de Dios”.

“El pasado es el pasado”

Durante décadas, la Iglesia Católica en los Estados Unidos ocultó el abuso por parte del clero, transfiriendo sacerdotes de parroquia a parroquia, a veces ocultando razones para movimientos en el código, como “razones familiares y de salud”. La demanda de clérigos de habla hispana en los Estados Unidos. Impulsada por un aumento de aproximadamente 45 millones de católicos desde la década de 1950, con el mayor crecimiento entre los fieles latinos, hizo que sea más fácil para los sacerdotes cruzar las líneas internacionales, dijeron los expertos, pero más difícil de mantener. explicable.

Es “mucho más difícil rastrearlos cuando están en otro país”, dijo Erin Gallagher, investigadora de la Corte Penal Internacional en La Haya, quien ayudó a localizar sacerdotes fugitivos a principios de la década de 2000 cuando trabajaba en el Oficina del Fiscal de Distrito de San Francisco. “Son parias aquí y pueden irse a vivir a otro lugar de forma anónima”.

La investigación de ProPublica-Chronicle descubrió que la capacidad de la iglesia para rastrear sacerdotes abusivos era aún más limitada internacionalmente que dentro de las fronteras de Estados Unidos. Debido a que el Vaticano no dicta lo que los obispos deben revelar sobre el clero acusado, ya sea dentro de la iglesia o al público, los obispos en muchos países han publicado aún menos información que aquellos en los Estados Unidos.

Ninguna diócesis en México, que alberga a unos 90 millones de católicos, ha publicado una lista de sacerdotes acusados ​​con credibilidad, aunque los funcionarios de la iglesia mexicana informaron en enero que 271 sacerdotes han sido investigados en la última década en relación con acusaciones de abuso sexual. Un grupo de defensa de víctimas de abuso en México compiló una lista de sacerdotes acusados ​​en 2010.

En los Estados Unidos, algunos delincuentes fueron laicizados, despojados del poder de ser sacerdotes. Pero otros dejaron sus diócesis y reanudaron el trabajo sacerdotal en México, encontraron ProPublica y Chronicle. Algunos cruzaron la frontera con facilidad después de ser acusados ​​de abuso sexual, asegurando nuevos puestos incluso después de que la iglesia los enviara a recibir tratamiento. Otros se establecieron en parroquias al sur de la frontera hace décadas, entregando sermones y bendiciendo bebés cuando expiró el estatuto de limitaciones para el enjuiciamiento en los Estados Unidos.

El reverendo José Luis Urbina todavía es buscado por una orden de tres décadas emitida en California, dijo el fiscal de distrito adjunto del condado de Yuba, Shiloh Sorbello. Urbina, después de declararse culpable de abuso sexual de un niño en 1989, huyó del país antes de que pudiera ser sentenciado y luego sirvió como sacerdote en su ciudad natal de Navojoa, México, donde The Dallas Morning News lo rastreó en 2005. El periódico dijo que el periódico que, en una entrevista telefónica, el sacerdote admitió su culpa. Las autoridades en los Estados Unidos buscaron extraditar a Urbina ese año, pero el gobierno mexicano se negó a enviarlo de regreso, dijo Sorbello. La orden se renovó en 2019 en caso de que Urbina intentara regresar a los Estados Unidos, dijo Sorbello.

“Los casos de homicidio usualmente reciben la mejor facturación por extradición”, dijo Sorbello. “No tenemos recursos para que la gente vaya a México a localizar a este hombre. Y las autoridades mexicanas probablemente no tienen muchos incentivos para hacer nuestro trabajo por nosotros”.

Urbina fue removido del sacerdocio por el Papa Benedicto XVI en 2008, según la lista de la Diócesis de Sacramento.

Uno de los casos más notorios de un sacerdote acusado que cruzó las fronteras internacionales fue el reverendo Nicolás Aguilar Rivera. Después de que aparecieron las acusaciones de abuso en 1987 en la ciudad de Tehuacán, en el sur de México, los feligreses lo atacaron y luego los líderes de la iglesia lo enviaron a Los Ángeles. Menos de un año después de llegar a California, se enfrentó a acusaciones similares, que eventualmente llevaron a cargos de haber abusado sexualmente de 10 niños. Los líderes de la iglesia se enfrentaron a Aguilar antes de notificar a la policía y regresó a México, donde continuó abusando de menores, de acuerdo con demandas y quejas penales presentadas en México.

Años más tarde, los abogados que demandaron a la Arquidiócesis de Los Ángeles en nombre de las víctimas de abuso interrogaron al cardenal Norberto Rivera, entonces arzobispo de la Ciudad de México, sobre si los líderes de la iglesia usaron palabras clave – “razones familiares y de salud” – para ocultar la verdadera razón de las transferencias al extranjero.

Como obispo de Tehuacán, Rivera había ayudado a transferir a Aguilar a los Estados Unidos. Aguilar necesitaba “atender el problema que sospechaba que tenía, que era un problema de salud”, explicó el cardenal en una declaración. “Para ser específicos, la homosexualidad”.

La Arquidiócesis de Ciudad de México dijo que se cree que Aguilar ha fallecido y que no tiene conocimiento de ninguna queja en su contra; la Arquidiócesis no respondió a las declaraciones de Rivera.

Algunos sacerdotes sirvieron durante décadas en México y se retiraron o murieron antes de ser nombrados en cualquier lista.

La Arquidiócesis de San Antonio incluyó al reverendo José Luis Contreras en su lista de sacerdotes acusados ​​creíblemente liberados en 2019, más de 30 años después de que fue acusado de tocar inapropiadamente a un paciente de 17 años mientras servía como capellán en un San Hospital Antonio, según la arquidiócesis.

Contreras fue enviado a tratamiento en 1987 y se le prohibió trabajar en las iglesias del área de San Antonio nuevamente, según la lista, que indicaba que Contreras regresó a México para estar con su hermana en Guadalajara.

Pero Contreras pudo trabajar como sacerdote en los Estados Unidos y México después de la acusación.

Robert F. Vasa, el obispo actual en Santa Rosa, California, dijo que Contreras sirvió en parroquias allí entre 1995 y 2000, entregando a la Diócesis de Santa Rosa una carta de recomendación de la Diócesis de Tepic, ubicada en el estado occidental de Nayarit, Mexico

Vasa dijo que no encontró indicios de la acusación de abuso de Texas en el papeleo de Contreras, copias de las cuales se negó a compartir. Pero también hubo una carta de apoyo de un sacerdote de Santa Rosa que mencionaba los cinco años que Contreras pasó en San Antonio, historial de trabajo que faltaba en el currículum de Contreras.

“¿Debería haber sido visto?” Vasa dijo de la brecha de cinco años. “Ahora mirando hacia atrás, seguro”.

Nada en el archivo, dijo Vasa, revela si el obispo anterior o su personal notaron la discrepancia.

“Detectar esa discrepancia implicaría una sospecha previa, y desafortunadamente en esos días no sospechaban lo suficiente sobre muchas cosas”, dijo. Incluso si el obispo o su personal notaron la inconsistencia, Vasa dijo que no está seguro de que hubiera impedido que Contreras obtuviera un puesto en Santa Rosa.

“No puedo decir qué levantaría las banderas rojas en 1994 y qué no”, dijo. “Ahora sospechamos mucho más”.

Contreras se retiró poco después de celebrar el 50 aniversario de su ordenación en una ceremonia en una parroquia en Colima, un pequeño estado en el oeste de México, en 2017.

Después de que los periodistas enviaron a la diócesis una copia de la lista y preguntas específicas sobre Contreras, los funcionarios respondieron con una declaración en la que declinaban hacer comentarios, citando “la desconfianza y el peligro que lamentablemente prevalece en todo México”. El reverendo Jesús Ramos Hueso, vicario general en Colima, dijo recientemente que nadie en su diócesis estaba al tanto de las acusaciones presentadas contra Contreras en San Antonio.

Contreras enfrenta poco riesgo de repercusiones legales en los Estados Unidos. Un reportero no encontró ningún registro de que la denuncia en su contra fue reportada a la policía. De todos modos, procesar a Contreras sería imposible ahora, ya que el estatuto de limitaciones de Texas sobre la acusación expiró hace décadas, dijeron las autoridades.

Contreras, contactado por teléfono, declinó escuchar la acusación específica en su contra y luego bloqueó a un periodista para que no lo contactara. “Ya me he entregado al Señor”, dijo Contreras. “Para mí, el pasado es una bendición de Dios y nada más. Para mí, el pasado es el pasado “.

“No era un santo”

En una templada mañana de domingo a principios de noviembre en Tijuana, México, los fieles de Nuestra Señora de la Encarnación se saludaron con abrazos, apretones de manos y sonrisas. La iglesia, en el lado oeste del barrio Camino Verde de Tijuana, estaba llena de gente antes de la misa. Los taxis se alineaban en las calles dejando salir a los clientes: los comerciantes distribuían material religioso mientras la música norteña sonaba en los altavoces.

En el patio de la iglesia, donde decenas de niños se reían y jugaban, un periodista encontró al reverendo Jeffrey David Newell, el pastor de la iglesia.

Según la lista de acusados ​​creíbles publicada en 2018 por la Arquidiócesis de Los Ángeles, Newell está ” inactivo “, lo que sugiere que ya no sirve como sacerdote. Pero una búsqueda en Google realizada por reporteros reveló el nombre de Newell en el sitio web de la Arquidiócesis de Tijuana, que lo enumeró como el pastor de Nuestra Señora de la Encarnación.

Newell, de 58 años, fue acusado hace casi 30 años de abusar sexualmente de un adolescente en Los Ángeles, según entrevistas y una demanda presentada hace una década. (Desde entonces, la demanda ha sido desestimada porque no se presentó dentro del estatuto de limitaciones). El niño conoció a Newell en 1984 cuando era un ministro juvenil laico en la escuela St. Catherine of Siena.

El adolescente dijo que el abuso comenzó en 1986, cuando tenía 15 años, y continuó durante años. En 1991, les contó a los funcionarios de la Arquidiócesis de Los Ángeles sobre el abuso y se le prometió que Newell “sería removido del sacerdocio y ya no podría abusar sexualmente de los niños”, según la demanda.

Newell, entrevistado brevemente en la iglesia en Tijuana, dijo que confesó a los líderes de la iglesia hace décadas y que tuvo varias rondas de tratamiento y terapia.

“Sucedió”, dijo. “Lo admití. Cometí un error.”

Solo disputó la edad de la víctima en el momento de los encuentros: Newell dijo que la víctima tenía 17 años, no 15.

En respuesta a las preguntas de ProPublica y The Chronicle, la Arquidiócesis de Los Ángeles dijo que Newell admitió en 1991 a la “relación” con un joven de 17 años.

“Después de que un adulto hizo un informe de mala conducta sexual contra el p. Newell, en mayo de 1991, fue enviado a evaluación y tratamiento de mayo a noviembre de 1991”, dijo la Arquidiócesis de Los Ángeles. “Admitió tener una relación inapropiada que comenzó antes de ser ordenado (cuando la presunta víctima tenía 17 años) y continuó mientras era sacerdote (cuando la presunta víctima era un adulto)”.

La Arquidiócesis dijo que el estado de Newell figura como “inactivo” en su lista porque las descripciones de estado están destinadas solo a la Arquidiócesis de Los Ángeles.

Newell dijo que no era la misma persona que era en ese entonces.

“No sé cómo eras cuando tenías 23 años”, dijo Newell. “Yo no era un santo; No sé cuántas personas hay. Ese es mi trabajo, trabajar con pecadores de todos los niveles y, sin embargo, la gente espera algo de nosotros que es sobrehumano”.

En respuesta a las preguntas de ProPublica y The Chronicle, la Arquidiócesis de Los Ángeles dijo que Newell fue a Tijuana para un retiro en 1993 y que permaneció allí sin permiso. La arquidiócesis dijo que ha pedido reiteradamente a la Arquidiócesis de Tijuana que no permita que Newell ministre. La respuesta no explica por qué la arquidiócesis no buscó que el Vaticano despojara a Newell del poder de ser sacerdote.

La Arquidiócesis también proporcionó dos cartas que envió a la policía, en 2008 y 2014, informando las acusaciones contra Newell. Cuando se le preguntó por qué la denuncia no fue denunciada a la policía en 1991, un portavoz de la arquidiócesis, Adrián Alarcón, dijo que la víctima era un adulto en 1991 y que la diócesis lo denunció a la policía solo después de que la víctima se presentara nuevamente, en 2008, e indicó que había sido menor de edad en el momento del presunto abuso.

La carta de 2008 a la policía sugiere una razón por la cual la policía no pudo haber sido contactada. “Nuestros registros indican que” la víctima “contactó a la Diócesis en 1991, antes de que el clero se convirtiera en reporteros obligatorios”, decía la carta. “Nuestros registros no indican si él informó o no el asunto a la policía en ese momento”.

Un hombre cuyas acusaciones coinciden con las detalladas en la demanda de 2010 denunció a Newell a la policía en 2014, según un resumen del caso de la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Los Ángeles. Newell fue entrevistado por la policía en 2015, dijo la arquidiócesis.

La policía presentó el caso a los fiscales el mismo año, pero dijeron que no podían presentar cargos contra Newell porque el plazo de prescripción se había agotado.

Newell le dijo a ProPublica y al Chronicle en noviembre que preferiría dejar el sacerdocio antes que continuar siendo una distracción.

“No hay nada que pueda decir”, dijo. “Simplemente no hay defensa … es mejor no hablar de eso”.

Newell dijo que no ha abusado de ningún otro niño.

Pero en febrero, otro hombre presentó una demanda en California contra la arquidiócesis, diciendo que Newell abusó sexualmente de él. El hombre dijo que el abuso comenzó en 1993.

La Arquidiócesis dijo que aún no se ha presentado la demanda.

Newell había sido removido de su asignación y enviado a un centro de tratamiento de Maryland después de la acusación de abuso de 1991, según la demanda. En 1993, según la demanda, la iglesia permitió a Newell “realizar el ministerio parroquial” en Tijuana, una afirmación que la arquidiócesis niega.

El demandante, quien presentó la demanda como John Doe, habló con ProPublica con la condición de que no sea identificado. Dijo que tenía 13 o 14 años cuando conoció a Newell en Tijuana. El sacerdote pronto comenzó a pedirle que se quedara después de la misa para ayudarlo, dijo, y ayudarlo con los programas de educación religiosa. La madre del niño, que estaba enferma, lo alentó a escuchar a Newell, dijo.

“Fue entonces cuando comenzó a acercarse a mí”, dijo el hombre. “Vamos aquí, vamos allá”, recordó el hombre que dijo Newell. Newell le preguntó qué necesitaban financieramente él y su familia y comenzó a comprarle ropa.

“Siempre hablaba de Dios y de las misiones que Dios tenía para mí”, dijo.

Una noche, dijo el hombre, Newell pidió ayuda en su casa, donde Newell hizo que el adolescente le practicara sexo oral.

El hombre dijo que Newell también lo llevó en viajes desde Tijuana al área de Los Ángeles, donde continuó abusándolo.

Newell negó las acusaciones de abuso y que hizo viajes al área de Los Ángeles. El sacerdote dice que no dejó Tijuana una vez que se mudó allí a principios de la década de 1990.

En una entrevista de seguimiento el mes pasado, un periodista le mostró al sacerdote una foto tomada en la década de 1990 de Newell con el niño que luego lo acusó de abuso.

Newell dijo que ve a miles de personas y que no conocía al niño.

“Eso es totalmente absurdo”, dijo. “Todos los que me conocen te dirán que es absurdo. Totalmente ridículo. Esa es simplemente una forma de obtener dinero de la iglesia “.

En 2004, la Arquidiócesis de Los Ángeles nombró a 211 sacerdotes acusados ​​de abuso sexual. Newell no estaba en esa lista. Tampoco apareció en la siguiente lista, lanzada un año después.

No fue sino hasta 2008 que se incluyó el nombre de Newell. La arquidiócesis solo diría que Newell fue agregado “cuando información adicional reveló que la mala conducta pudo haber ocurrido cuando la víctima era menor de edad”.

La Arquidiócesis dijo que los funcionarios de la iglesia en Roma están determinando si Newell todavía es parte de la Arquidiócesis de Los Ángeles y que, si descubren que él es, la arquidiócesis buscará su expulsión del sacerdocio.

El hombre que presentó la demanda en febrero sollozó mientras contaba sus acusaciones contra Newell.

Tenía una solicitud para la Iglesia Católica: “para que él ya no tenga acceso, el poder y la influencia que tiene sobre los niños para hacer esto en nombre de Dios”.

“Nunca va a irse”

Para Torres, quien dijo que fue abusado por Pinal, el sacerdote que se hizo amigo de sus padres, el punto de ruptura se produjo después de que Pinal lo invitó a un viaje a México en el verano de 1983 o 1984. Torres dijo que no quería ir, pero sus padres fueron conquistados por la persistencia de Pinal. Finalmente, se rindió.

El sacerdote lo violó en el viaje de un mes, dijo Torres. En una foto, tomada hace unos 30 años en la ladera de una colina en México, el sacerdote se apoya en una roca, apartando la mirada de la cámara, su expresión inescrutable. Torres, alto pero juvenil, parece fruncir el ceño.

Una fotografía de Torres, a la izquierda, y Pinal de vacaciones en México de un álbum de fotos en la casa de Pinal mostrada y fotografiada por un periodista.

Durante el viaje, Torres, que estaba en la escuela secundaria, dijo que comenzó a usar un traje de baño incluso cuando no planeaba meterse en el agua. De esa manera, dijo, podría atarlo fuertemente a la cintura para que el sacerdote no pudiera tirarlo hacia abajo.

En una parada en Acapulco, Torres dejó de hablar con Pinal. “¿Qué está pasando? ¿Por qué no me hablas? ¿No sabes que te amo?” Torres recordó el dicho de Pinal.

Dijo que el sacerdote dejó de pagar su comida y que tuvo que estirar su propio dinero por el resto del viaje.

En un correo electrónico respondiendo a las preguntas de un periodista sobre el viaje, Pinal negó las afirmaciones de Torres de que dejó de pagar su comida o que le dio alcohol al adolescente. Pero presionado sobre sus referencias a “lo que sucedió” entre ellos, Pinal envió el correo electrónico el miércoles por la noche en el que decía: “Estaba jodido, pero lo que sucedió fue consensuado”, y agregó que era “solo en Acapulco”.

De vuelta en California, Torres dice que comenzó a evitar a Pinal, asistiendo a la iglesia con su familia pero que ya no era monaguillo. Estaba consumido por la angustia y se culpaba a sí mismo por el abuso. “Era como un zombi andante”, dijo Torres.

Todo comenzó a desmoronarse cuando comenzó la universidad, dijo Torres. Fue a ver a Pinal en Winters, California, otra ciudad rural con una gran población latina donde el sacerdote estaba ministrando. Torres dijo que tenía la intención de enfrentar a Pinal, lastimarlo. Pero en cambio, después de una breve visita, Torres se fue.

Poco después, Torres fue a su parroquia, Sagrado Corazón en Gridley, para denunciar el abuso a otro sacerdote. Un terapeuta contratado por la diócesis le diagnosticó a Torres un trastorno de estrés postraumático, y un psiquiatra dijo que tenía un trastorno de adaptación con ansiedad y depresión, según documentos de la iglesia.

Los funcionarios de la iglesia en Sacramento le dijeron a Pinal que no impondrían sanciones canónicas si veía a un terapeuta y los mantenía informados sobre su progreso, según cartas revisadas por los periodistas. Y apoyaron su trabajo en una diócesis mexicana, siempre y cuando sus líderes “protejan a la diócesis de Sacramento contra cualquier responsabilidad financiera por cualquier acto cometido por usted mientras trabajaba en esa diócesis”.

La correspondencia contenida en su archivo personal no menciona la posibilidad de laicización. Los documentos fueron entregados al abogado de Torres durante una demanda. También omite muchos de los documentos que un periodista revisó en la casa de Pinal, que muestran sugerencias y orientación de altos funcionarios diocesanos.

Torres dijo que sabía poco sobre lo que le sucedió a Pinal hasta 2002, cuando la policía local lo contactó. La diócesis finalmente había denunciado a Pinal a la policía, y estaban investigando un caso. Le dijeron a Torres que necesitaban su ayuda.

Aceptó cooperar y los fiscales presentaron cargos contra el sacerdote en California. La Diócesis de Sacramento contactó a la diócesis en Cuernavaca, esta vez instándola a que Pinal regrese a los Estados Unidos para enfrentar los cargos.

Funcionarios de Cuernavaca objetaron. “Con la documentación, el Padre Antonio ha demostrado que el caso no es como lo presenta”, escribió el Obispo Florencio Olvera Ochoa en una carta a la diócesis de Sacramento.

Obispo de Cuernavaca responde a la diócesis de Sacramento

La carta original está en español. En inglés dice: “Con la documentación, el Padre Antonio ha demostrado que el caso no es como lo presentas. Está legítima y canónicamente asignado a esta Diócesis, y no puedo, después de revisar dichos documentos, ir en contra de un asunto que mi predecesor, un Doctor en Derecho Canónico, dejó completamente resuelto “. Lee la carta completa.

En una declaración, la Diócesis de Cuernavaca reiteró que el asunto concluyó con Pinal uniéndose a la diócesis en 1991.

Pinal había reunido las propias cartas de Sacramento para respaldar sus afirmaciones de inocencia. Nunca regresó a los Estados Unidos en relación con los cargos, que luego fueron desestimados cuando la Corte Suprema de los Estados Unidos revocó la extensión retroactiva de los estatutos de limitaciones de California. Pinal continuó sirviendo como sacerdote.

Pero la policía hizo que Torres llamara a Pinal mientras investigaban en 2002. “El sacerdote nuevamente admitió haber cometido esos actos de abuso contra el niño”, escribió el obispo de Sacramento Jaime Soto a sus homólogos en Cuernavaca en 2010, y agregó que el sacerdote no expresó remordimiento.

El obispo de Sacramento transmite la investigación policial a la diócesis de Cuernavaca

La carta original está en español. En inglés dice: “Durante la investigación policial del 2002 sobre el Padre Pinal, su víctima se contactó con él por teléfono con respecto a sus actos de abuso (con los investigadores escuchando la llamada). El sacerdote nuevamente admitió haber cometido esos actos de abuso contra el niño. Según los informes, el padre Pinal nunca expresó su pesar por la violencia que cometió contra su víctima “. Lee la carta completa.

En 2005, Pinal celebró su aniversario de plata: 25 años de ser sacerdote. Su amigo Gerardo Beltrán, otro sacerdote que sirvió en comunidades rurales cerca de Sacramento y ahora aparece en la lista de clérigos acusados, y en los más buscados del FBI, se unió a la ceremonia.

Cinco años más tarde, en 2010, el nombre de Pinal apareció en una lista de sacerdotes acusados ​​de abusar sexualmente de niños liberados por SNAP México, una rama ahora independiente de la Red de Sobrevivientes de los Abusados ​​por los Sacerdotes con sede en Estados Unidos. Y en 2019, la Diócesis de Sacramento lo puso en su propia lista, diciendo que tenía cinco acusaciones creíbles contra el sacerdote, tres de ellas del mismo año en que Torres se presentó.

Acusación No. 1, reportada en 1989: “tocar y acariciar sexualmente, masturbación, sodomía / penetración”. Las siguientes tres acusaciones en la lista que involucran a más adolescentes son todas idénticas: “Admitido al abuso de menores; detalles desconocidos “. Una mujer acusó a Pinal de “cópula oral” en 2016, informando que ocurrió cuando tenía menos de 14 años, según la lista.

“Nunca admití lo que dicen”, dijo Pinal a ProPublica. “Y lo que sucedió nunca fue un abuso”.

La correspondencia entre las diócesis de Sacramento y Cuernavaca, revisada por los reporteros, no menciona las acusaciones de abuso adicionales.

Pinal dijo que fue arrastrado por las acusaciones de personas que buscaban pagos. “Había muchos sacerdotes en varias partes de los Estados Unidos que estaban siendo atacados”, dijo en una entrevista en su casa en septiembre. “Todos los que trabajaron conmigo en los Estados Unidos y me conocían sabían que nunca haría nada malo”.

Pero Torres dijo que los efectos del abuso lo siguen hasta el día de hoy.

Cuando perdió su trabajo durante la Gran Recesión, Torres decidió abordar su trauma. Se sumergió en su plan de jubilación y pasó siete meses en tratamiento residencial en Mississippi y Florida. Obtener ayuda se convirtió en un trabajo de tiempo completo, dijo Torres, quien ahora trabaja para el gobierno estatal en Sacramento.

Por primera vez, Torres pudo hablar realmente sobre lo que sucedió. Y por primera vez, dijo, comenzó a creer que no era su culpa.

“Nunca va a desaparecer”, dijo, “pero al menos ahora tengo algunas herramientas para lidiar con el estrés”.

Casi al mismo tiempo, su matrimonio terminó en divorcio. Torres ha perdido el contacto con sus hijos, ahora adolescentes y adultos jóvenes. Después del divorcio, no les habló durante dos o tres años. Más recientemente, han venido a visitarnos.

Su relación con sus padres nunca se ha recuperado por completo. Después de pasar tiempo en el Área de la Bahía y en rehabilitación, regresó a Gridley, donde dice que comenzó el abuso. Pero él y sus padres no hablan de lo que pasó.

“Mi mamá fue probablemente la más cercana. Ella dice: ‘Te amo, lo siento’ “, dijo.

Un día, dijo Torres, quiere decirles a sus padres que no los culpa, que no es su culpa.

Lilia Saul, Lomi Kriel, Stephanie Lamm y Gabriela Martínez contribuyeron reportando.

Nicole Hensley es reportera del Houston Chronicle que cubre el crimen. Comuníquese con ella por correo electrónico a nicole.hensley@chron.com, por teléfono al 713-362-2521 o en Twitter

Load More