“La economía está en medio de una turbulencia”: Banxico

Andrés Manuel López Obrador y el secretario de Hacienda, Arturo Herrera. Foto: Benjamín Flores Andrés Manuel López Obrador y el secretario de Hacienda, Arturo Herrera. Foto: Benjamín Flores

La pandemia del Covid-19 no sólo puede provocar una crisis sanitaria sino una catástrofe económica: si el virus se extiende y permanece durante meses en el país podría comprometer los recursos públicos destinados a obras de infraestructura prioritarias de la 4T –como la refinería de Dos Bocas– o peor aún, a los programas sociales que promueve López Obrador.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Si la crisis del Covid-19 se prolongara más allá de noviembre, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) tendría que replantearse la conveniencia de seguir con la transferencia de recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el nuevo aeropuerto en Santa Lucía y, especialmente, para la refinería en Dos Bocas, que se desarrollan sin participación del capital privado y en un momento en el que caerán la demanda y el precio del petróleo.

Aún más, los subsidios para adultos mayores y jóvenes y los programas para plantar árboles también tendrían que revisarse, porque ahora la economía mexicana necesitará recursos del PEF y medidas verdaderamente contracíclicas: inyectar recursos directos a la economía e impulsar la inversión privada para hacer frente a la emergencia sanitaria y financiera.

“La economía mexicana está en medio de una turbulencia”, dice a Proceso el gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León.

Alberto Gómez Alcalá, director de Desarrollo Institucional de Estudios Económicos y Comunicación de Citibanamex, considera en entrevista que los pilares fundamentales de la economía son sólidos.

“El balance público puede considerarse sano y no hay un elemento interno que se sume a la actividad internacional”, asegura Gómez Alcalá, quien reconoce la importancia de estar atentos al desempeño de la economía y la duración de la emergencia.

Menos recaudación

–¿Cuál es el espacio fiscal para las medidas contracíclicas, de extenderse la crisis y el aislamiento social? –se le pregunta a Manuel Molano, director del Instituto Mexicano de la Competitividad (Imco).

–Muy poco o nulo –dice y recuerda que en 2019, por primera vez desde 1980, se presentó una caída en la recaudación tributaria del gobierno federal.

“Habrá menos recaudación de IVA y de ISR y de las importaciones, porque éstas pueden disminuir por la depreciación del tipo de cambio”, agrega Fausto Hernández, catedrático del Tecnológico de Monterrey.

La caída en la recaudación fiscal el año pasado provocó que el gobierno federal utilizara 125 mil millones de pesos del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), 57.7% de los recursos totales de esta bolsa que en septiembre de 2019 acumulaba 260 mil 185 millones de pesos.

El año pasado el decrecimiento de la economía, que cerró con una caída de 0.1%, generó que los ingresos tributarios (IVA, ISR, IEPS) fueran menores en 108 mil millones de pesos. El gobierno federal puede usar los recursos del FEIP y evitar contratar deuda para mantener el superávit primario de 1.1%, es decir la diferencia entre los ingresos totales menos los gastos totales del gobierno, pero excluyendo el concepto del pago de intereses.

Fragmento del texto publicado en la edición 2263 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios

Load More