Vitorean a Juan Manuel Fócil por “salvar” la sesión en el Senado… y ganar la partida al Covid-19

Sesión en el Senado de la República, ante emergencia por coronavirus. Foto: Octavio Gómez Sesión en el Senado de la República, ante emergencia por coronavirus. Foto: Octavio Gómez

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Desafiantes algunos, otros pacientes y algunos más distraídos con sus teléfonos celulares, las y los senadores de Morena esperaron casi cinco horas en sus escaños para juntar el quórum mínimo que les permitiera sesionar: 65 legisladores.

La sesión ordinaria, convocada a las 11 de la mañana, inició 12 minutos antes de las 16 horas… por la amenaza del coronavirus.

Para algunos senadores no eran suficientes el gel antibacterial, los cubrebocas y el escaneo de temperatura corporal, por lo que decidieron no asistir. Otros se quedaron varados en sus estados, debido a la cancelación de vuelos a la Ciudad de México, entre ellos Cruz Pérez Cuéllar, de Chihuahua, y Gerardo Novelo Osuna, de Baja California, ambos de Morena. Para trasladarse a la capital, 90 legisladores lo hacen vía aérea.

En tanto, las bancadas de los partidos Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI) anunciaron un día antes que no asistirían a las sesiones, atendiendo a la recomendación de aislamiento social que hizo la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evitar la propagación del Covid-19.

“El virus es cosa seria, aquí no hay nadie para evitar que se propague”, se leía en mensajes colocados por senadoras priistas en las puertas de sus oficinas.

Legisladores del PAN y del PRI pidieron suspender las sesiones, pero en su reunión plenaria de esta mañana los morenistas votaron por continuar con el trabajo legislativo, siguiendo las recomendaciones del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, quien un día antes señaló que en la fase 1 de la crisis no era necesario cancelar las sesiones.

Movimiento Ciudadano (MC) secundó la idea de seguir trabajando hasta que se decrete la fase 2, porque mientras millones de personas siguen trabajando, el Poder Legislativo “no tiene por qué eludir su responsabilidad”.

“No es tiempo de sacar raja política”, lanzó la senadora Patricia Mercado.

Samuel García tuvo que presentarse a la sesión, después de que en Twitter se quejó de haber tenido que tomar un vuelo desde Nuevo León, en plena contingencia. En una selfie tomada en un avión, con cubrebocas, colocó el siguiente mensaje: “Rumbo al aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde siguen llegando vuelos internacionales con infectados de coronavirus y sin medidas de protección. Todo por culpa de Morena que quiere sesionar a fuerza en el Senado”.

Con nueve votos de MC y 60 de Morena, parecía que no tendrían problema para registrar en el tablero el quórum reglamentario e iniciar la sesión.

Sin embargo, hacia la una de la tarde había 59 legisladores, porque varios integrantes de los grupos parlamentarios de esas dos fuerzas políticas no alcanzaron a llegar desde sus ciudades al recinto legislativo. Del Partido Encuentro Social (PES) estaban las cuatro senadoras y del Partido del Trabajo (PT) únicamente se encontraban la coordinadora Geovanna Bañuelos y Cora Cecilia Pinedo.

A las 3 de la tarde, con 62 legisladores presentes, el coordinador de Morena, Ricardo Monreal, pidió calma a su bancada y esperar media hora más para completar el quórum. Las llamadas telefónicas parecían sincronizarse.

“¿Sí va a venir o no va a venir?”, preguntó el senador Rubén Rocha Moya a sus compañeros de Morena.

Con la ayuda de dos senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Miguel Ángel Mancera y Antonio García Conejo, se llegó a 64. El último senador, Juan Manuel Fócil, también del PRD, apareció a las 15:48 en la puerta del salón de plenos, y fue vitoreado como si hubiera anotado el gol de la victoria.

Entre aplausos y gritos de “gobernador”, “gobernador”, los morenistas celebraron la llegada del tabasqueño para poder iniciar la sesión.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso