Vail: nieve y contagio

Las áreas de Colorado recogieron una buena acumulación de nieve en octubre durante la última tormenta. Foto: Chris Dillmann /AP Las áreas de Colorado recogieron una buena acumulación de nieve en octubre durante la última tormenta. Foto: Chris Dillmann /AP

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Célebre por sus pistas de esquí y otras amenidades, la localidad de Vail (Colorado) atrae cada invierno al jet-set mexicano, pero esta vez tuvo un ingrediente inusitado: el contagio del novel coronavirus (Covid-19).

La excursión mexicana a Vail, población de unos 5 mil habitantes y perteneciente al municipio de Eagle County, ha derivado en al menos una docena de infecciones y muchos otros contactos, aunque es difícil precisar la cantidad de viajeros a ese sitio turístico estadunidense, escenario de propagación de Covid-19.

Para Nadia* era otra temporada para esquiar, como anualmente lo hace. Junto a otras cinco personas arribaron el 1 de marzo al Aeropuerto Internacional de Denver, a 160 kilómetros de distancia, para trasladar al destino de montaña.

“Solo estuvimos en Vail, para esquiar, pasear. Es un plan muy tranquilo, pero te encuentras a mucha gente, en las góndolas, en los restaurantes. Esquiar toma seis horas al día y cuando bajas, quieres comerte una hamburguesa, tomarte una cerveza, descansar, tal vez meterte al jacuzzi”, relata a Proceso.

En el poblado encontró a muchos mexicanos, que acuden al llamado de la alfombra blanca entre enero y marzo de cada año. Pero el tramo final se desvió del cometido vacacional. “Desde Vail me empecé a sentir muy mal, fiebre, dificultad de respirar, tos, dolor de cabeza y de cuerpo. No esquié los últimos dos días de lo mal que se sentía”, rememora.

Por seguridad y costo, Nadia optó por consultar al médico al volver a Ciudad de México. Al abandonar Denver y llegar al Aeropuerto Internacional Benito Juárez no hubo ningún monitoreo.

A su regreso, acudió al médico, quien le diagnosticó bronquitis, sin recomendarle el test de transcriptasa inversa en tiempo real-reacción en cadena de polimerasa (RT-PCR, por sus siglas en inglés), y le sugirió reposo de tres o cuadro días.

“No mejoraba mucho, mi pareja también se sintió mal. Entonces le hablé al doctor para preguntarle qué criterio había usado para diagnosticarme. Y me recomendó la prueba”, dice, al asegurar que hay más casos positivos entre los viajeros a Vail.

Su historia ilustra una cadena de transmisión ignorada y falta de detección y monitoreo prevaleciente en el país y que supone un contagio amplio. De Jalisco a Nuevo León, de Ciudad de México a Puebla, la conexión traza una ruta riesgosa de propagación.

El primer caso conocido vinculado a Vail fue el del empresario José Kuri, pariente del magnate Carlos Slim Helú y miembro del Consejo de Administración del banco Inbursa. Kuri, quien permanecería en estado crítico, volvió de ese destino estadunidense el 8 de marzo en un avión privado, con otras cuatro personas, entre ellas Jaime Ruiz Sacristán, presidente del Consejo de Administración del Grupo Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

La agencia de noticias Bloomberg reveló el 19 de marzo que la empresa que rentó la aeronave, que luego de parar en Ciudad de México prosiguió su trayecto hacia Monterrey, informó en una carta a autoridades sanitarias que un pasajero portaba el virus.

Otro empresario enfermo es Juan Domingo Beckmann, director general de la empresa Becle SAB de C.V., fabricante del tequila José Cuervo, y quien viajó también a Vail con su esposa Laura Laviada, según informó la corporación en un comunicado enviado el 18 de marzo a la BMV.

Sus familias y otra más se recuperan de la contaminación en una lujosa colonia en Santa Fe, según relata una persona cercana a ellas a Proceso.

En un video difundido el 18 de marzo en la red social Twitter, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, reveló que unos 400 jaliscienses habían viajado a Vail en dos vuelos chárter, por lo cual urgió a que acudieran a los servicios de salud para someterse a detecciones.

“Es muy importante, es el principal frente que tenemos. Pedimos absoluta responsabilidad. Tenemos que tomarlo en serio”, dijo Alfaro, quien pidió a los excursionistas que permanecieran en sus casas y alertó que integrantes de ese grupo visitaron sitios como Bahía de Banderas, luego de volver al estado. Al 19 de marzo, Jalisco tenía 27 casos positivos, cuatro de ellos asintomáticos.

Puebla es otro eslabón de la cadena silenciosa de transmisión, como llaman los virólogos a los casos no detectados y asintomáticos, que conduce a Vail. El Periódico Central de esa ciudad divulgó que el 17 de marzo comenzó a circular un audio que alerta que altos empresarios regresaron de esquiar en esa localidad estadunidense y dieron positivo en la prueba de Covid-19.

Aunque la cinta no menciona nombres, aludiría a personajes como Beckmann, Kuri y Ruíz Sacristán.

Quizás también por ello, Arturo Elías Ayub, yerno de Slim y director de Alianzas Estratégicas y Contenidos de América Móvil, de Fundación Telmex y del sitio Uno TV, dijo el 14 de marzo en su cuenta de Twitter que conocía a 18 personas contagiadas.

En la grabación mencionada, una familia informó a sus amigos que el padre y sus dos hijos padecen la enfermedad, luego de retornar de Vail el 7 de marzo. Los portadores acudieron a un gimnasio, un parque y varios comercios en Puebla, ya cerrados por prevención.

El gobernador de Puebla, el morenista Miguel Barbosa, indicó en rueda de prensa del 18 de marzo, que esa familia poblana entregó una lista de 100 contactos, luego de su retorno del periplo. Los viajeros incurrieron en omisión al no informar a tiempo a la Secretaría estatal de Salud, según Barbosa, quien reveló que se sometieron al test PCR, pero cuyos resultados aún se desconocen.

En ese grupo también participó el director del Hospital Puebla, José Antonio Rivera, quien difundió su caso en su cuenta de Facebook y que fue confirmado por la Secretaría poblana de Salud. Puebla acumula 10 positivos de Covid-19.

A Vail también habrían viajado varios residentes en San Pedro Garza García, en Nuevo León, estado que suma 25 casos por contagio importado desde Estados Unidos y Europa, de los cuales al menos 12 ocurrieron en San Pedro, en cuarentena desde el día 17 de marzo.

Varios de los contagiados asistieron al Campeonato Abierto de Snowboarding Burton, escenificado en Vail del 24 al 29 de febrero último.

Varias agencias de viaje mexicanas ofrecieron paquetes de vuelo y alojamiento a Vail entre noviembre y finales de marzo. En Megatravel una empleada respondió que no proporcionaban información por la emergencia.

Vail tiene accesos rápidos a los aeropuertos Internacional de Denver y de Eagle County, que ya acata la Orden Vigente de Salud Pública emitida el 19 de marzo por las autoridades locales que incluye el distanciamiento social, el cierre de restaurantes y bares, excepto servicio para llevar, de la biblioteca y el transporte públicos.

Al 19 de marzo, Colorado presentaba 277 casos positivos y tres fallecimientos, de los cuales Eagle County tenía 51 –el de mayor incidencia en ese territorio–, según estadísticas del Departamento estatal de Salud Pública y Ambiente.

Para Nadia, los avatares no acabaron con practicarse junto con su pareja la prueba RPC el 13 de marzo. Luego de pagar 9 mil pesos en un hospital privado en la zona oeste de Ciudad de México, tendrían resultados entre dos y tres días.

Entre llamadas a atención al público y el área de epidemiología, aún no conoce el diagnóstico. “No hay cabeza responsable que nos responda, no sabemos el resultado. A un amigo le perdieron la prueba y a una prima tampoco le han entregado los resultados”, denuncia Nadia, quien se sometió al testo en la Secretaría de Salud y está por recibir el veredicto.

——-

* Nombre ficticio para quien por discreción prefirió resguardar su identidad.

Comentarios

Load More