Medidas contra Covid-19 confrontan a gobierno de Veracruz y ediles

El gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, y el alcalde del municipio del mismo nombre, Fernando Yunes El gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, y el alcalde del municipio del mismo nombre, Fernando Yunes

XALAPA, Ver. (apro). – Ante los señalamientos de pasividad al gobierno estatal para enfrentar la propagación de Covid-19 en Veracruz, algunos ayuntamientos decidieron tomar facultades para evitar que la enfermedad haga mella sanitaria y económica en algunas ciudades.

Los ayuntamientos de Tamihua y Tecolutla decidieron “sellar” sus puntos limítrofes, impidiendo el acceso de vehículos foráneos y de turistas. Todo acceso a estos municipios en el norte de la entidad tendría que ser justificado y, para ello, se instalarán retenes de policías municipales en sus entradas.

“Prefiero que me digan loca, pero yo solo quiero proteger a mi pueblo”, declaró la edil de Tamihua, Citlalli Medellín, a la agencia AVC quien agregó que ella tiene familia en España y que con la cuarentena la han estado pasando mal y con hambre por las endurecidas restricciones sanitarias para salir de casa.

En tanto, el Ayuntamiento de Veracruz decidió desde el viernes pasado ordenar el cierre de bares y discotecas; así como exigir a los restaurantes mermar el 30 por ciento de capacidad en cada inmueble para disminuir las probabilidades de contagio.

En entrevista, el alcalde panista, Fernando Yunes, anunció también “prebendas fiscales” para apoyar a los empresarios locales en lo que dura la pandemia. Yunes también sugirió a los habitantes y turistas abstenerse de visitar las playas de la zona conurbada en estas fechas, aunque esta última sugerencia ha sido ignorada.

Hoy, en una misiva, el Secretario de Gobierno de Veracruz, Eric Cisneros Burgos, recomendó a los ayuntamientos “echarse para atrás” en las medidas que están tomando para prevenir efectos negativos sanitarios y económicos de la pandemia del Covid-19 en la entidad.

En un documento, del cual Proceso tiene copia, Cisneros acusó al ayuntamiento de Veracruz de tomar “decisiones unilaterales” y “fuera” (sic) de la normatividad oficial.

En el oficio, el Secretario de Gobierno acusa al alcalde, Fernando Yunes Márquez, de “abonar” al deterioro social, sin consultar al eje rector que es el Consejo Estatal de Salud.

En contraparte, Fernando Yunes acusó “sesgo partidista” y “nula voluntad” de combatir la pandemia al gobierno que dirige el morenista Cuitláhuac García Jiménez.

“Que quede claro: ellos hablan de un Consejo supremo Estatal de Salud, al cual no he sido convocado una sola vez, ni yo, ni el alcalde de Orizaba, ni el de Boca del Río, ni la de Tamihua”, sostuvo.

Todos los alcaldes que menciona Yunes son de partidos de oposición.

Según cifras oficiales de la Secretaría de Salud, en Veracruz hay siete casos positivos de Covid-19, 49 casos descartados y 32 aún en análisis. Cabe resaltar que el conteo de casos positivos que no se ha movido desde el fin de semana pasado.

El edil panista Fernando Yunes acusó que la Secretaría de Salud ha dejado fuera de la estadística a los hospitales privados, en donde, asegura, tan sólo en la zona conurbada se han presentado “11 casos positivos” en los últimos días.

Sobre retractarse en los beneficios fiscales que ofreció el Ayuntamiento de Veracruz, el edil Fernando Yunes proporcionó copia de la contestación que dio al gobierno morenista, en el sentido que el paquete fiscal municipal y las medidas sanitarias se mantienen en el Puerto de Veracruz, aunque el estado pida lo contrario.

“No hay lógica para pedirme que retire las medidas; creo les molesta que ellos no están haciendo nada para contener la pandemia y nosotros sí, otros alcaldes también. Los beneficios que estamos dando son atribuciones y entradas municipales”, expuso.

En el tema de playas, tanto el Ayuntamiento de Veracruz como Boca del Río ya enviaron oficios a la Zona Federal Marítima para pedir el cierre de playas por contingencia sanitaria. Hasta el momento la dependencia federal no les ha contestado.

En Veracruz, conforme se ha ido esparciendo el número de casos sospechosos de Covid-19, las protestas en las clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) han ido escalando.

El viernes pasado, personal administrativo “paró labores” en la clínica 66, pues aseguró no tener guantes, ni cubrebocas para contener el virus entre su población de enfermas.

Ayer, médicos y enfermeras de la clínica 11 del IMSS procedieron a la misma queja y a suspender labores por la mañana.

“Llevamos dos semanas pidiendo insumos a la delegación y nadie nos hace caso”, acusaron.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso