Senado de EU aprueba paquete de alivio económico de 2.3 billones de dólares por Covid-19

Votación final de 96-0 en el Senado de EU a favor del paquete de rescate económico de 2.3 billones de dólares para responder a la pandemia del coronavirus. Foto: AP Votación final de 96-0 en el Senado de EU a favor del paquete de rescate económico de 2.3 billones de dólares para responder a la pandemia del coronavirus. Foto: AP

WASHINGTON (apro). – Por mayoría absoluta; 96 votos a favor y cero en contra, la Cámara de Senadores del Congreso federal de Estados Unidos aprobó un paquete de asistencia económica por 2.3 billones de dólares para menguar los efectos económicos negativos por el Covid-19.

“Ninguna de las dos partes está satisfecha con el producto final, pero valió la pena… con un problema de esta magnitud, el gobierno federal es la única fuerza capaz de contener la hemorragia”, dijo el senador Chuck Schumer, líder de la minoría demócrata en la Cámara de Senadores.

En rueda de prensa en la Casa Blanca y horas antes de que en el Capitolio se aprobara el multibillonario paquete de rescate económico, el presidente Donald Trump, reconoció y agradeció el trabajo bipartidista entre republicanos y demócratas para aprobar la legislación.

Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en la Cámara Alta, indicó que el paquete de ayuda económica respaldará las políticas de salud publica y resguardo financiero, social y de salud pública instrumentadas por el presidente Trump en este momento de crisis.

“Gracias a esto, una familia de cuatro personas podrá recibir hasta 2 mil 400 dólares en asistencia por esta crisis del Covid-19… pero reabriremos al país y a la economía muy pronto”, declaró Trump resaltando el ejemplo del dinero que recibirán los estadunidenses como subsidio del paquete.

El paquete de asistencia económica y financiera por 2.3 billones de dólares podría contribuir al deseo de Trump de resucitar el próximo 12 de abril a los Estados Unidos del letargo macroeconómico sufrido a causa de la pandemia del Coronavirus.

Con los fondos se podrá ayudar a los gobiernos estatales a adquirir equipo médico necesario como camas adicionales para hospitales, aparatos respiratorios, medicinas, guantes y mascarillas de alta demanda como medida de retención y contención de la pandemia.

El mandatario estadunidense, en contra de la posición de los más connotados epidemiólogos y patólogos que integran al Equipo de Tarea de Defensa de su gobierno ante el Covid-19, está dispuesto a levantar la cuarentena nacional el Domingo de Resurrección o Pascua.

Varios gobernadores y autoridades locales asumieron una posición que contraviene a la del presidente de levantar la cuarentena el Domingo de Resurrección, porque la realidad en sus entidades es la de una plaga cuyo contagio y expansión va en aumento, no en disminución.

De no contenerse el avance de contagios y muertes entre la sociedad estadunidense por el Covid-19, podrían obligar a Trump a recular de su idea de que se reactive la productividad económica y laboral para el Domingo de Resurrección o Pascua, que es el próximo 12 de abril.

A Trump le urge la reactivación y estabilidad económica y la resurrección del mercado bursátil por motivos políticos y electorales.

Hasta antes de la pandemia del Covid-19, Trump se autoproclamó el factor fundamental de la bonanza económica de su país y de que la tasa de desempleo se encontrara en 3.5% en febrero pasado, la más baja en la historia de los Estados Unidos.

Una economía pujante y libre de inflación y una contracción en la tasa nacional de desempleo, son piezas fundamentales para la plataforma de reelección de Trump en los comicios presidenciales del próximo 3 de noviembre, que también podrían estar sujetos a una postergación.

Epidemiólogos y patólogos como el doctor Anthony Faucci, director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas y Alergias de Estados Unidos, consideran prematura a la determinación del presidente de suspender en dos semanas la cuarentana cuasi nacional.

Faucci, por ejemplo, y estando parado junto a Trump en la sala de prensa de la Casa Blanca, declaró este martes que es tan grave la expansión y contagio del Covid-19 en el estado de Nueva York, que su recomendación a los neoyorquinos era seguir encerrados en sus casas.

Trump planea levantar cuarentena por Covid-19 el próximo 12 de abril

Nueva York es el corazón del coronavirus en los Estados Unidos, la entidad y sus lugares emblemáticos como Manhattan se encuentran prácticamente paralizados por el encierro obligado de sus habitantes, de comercios, empresas y racionalización del transporte público

De acuerdo con los reportes más recientes dados a conocer por el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, la pandemia del Covid-19 es la causa de que el 30% de la población de ese estado haya perdido su empleo de forma temporal o definitiva.

La isla de Manhattan es básicamente una ciudad fantasma porque no hay actividad de restaurantes, centros de esparcimiento nocturno como bares, cines y teatros, por lo que se estima que decenas de miles de mexicanos indocumentados que viven ahí se han quedado sin trabajo.

Al cierre de esta edición el coronavirus les ha costado la vida a 972 estadunidenses y contagiado a 68 mil 354, cifras que de acuerdo a las autoridades de los 50 estados de la Unión Americana suben conforme pasan las horas y de manera expedita esta y la próxima semana.

La irrigación de los 2.3 billones de dólares a la economía de los Estados Unidos se enfoca en el subsidio a los ciudadanos estadunidenses sometidos a las limitaciones cívicas, laborales y de salubridad para contener el contagio y propagación de la pandemia.

La distribución de los 2.3 billones de dólares aprobada por el Senado establece que cada ciudadano con un ingreso anual de hasta 75 mil dólares, recibirá un cheque de mil 200 dólares siempre y cuando pague impuestos, que es la condición general del paquete apoyo monetario.

Las parejas o cabezas de una familia que de manera conjunta sufraguen sus responsabilidades fiscales y con un ingreso anual de hasta 240 mil dólares, recibirán un subsidio de 2 mil 400 dólares y por cada niño ciudadano de los Estados Unidos obtendrán otros 500 dólares.

El proyecto de ley contiene un inciso de beneficio de desempleo que garantiza 600 dólares semanales por un periodo continuo de 4 meses a partir de que la legislación sea instrumentada en ley, a cada ciudadano estadunidense que se haya quedado sin trabajo por el Covid-19.

Para repartir dinero entre la ciudadanía del paquete de asistencia económica se destinarán 250 mil millones de dólares, 50% menos de lo propuesto originalmente en la primera versión de la legislación.

Cada ciudadano estadunidense comenzaría a recibir el apoyo monetario del gobierno federal a partir del próximo 6 de abril.

Las grandes corporaciones son las más beneficiadas del plan de rescate, entre estas con gobiernos estatales y locales se repartirán 500 mil millones dólares en créditos y garantías, sujetos a comprobación de los efectos negativos del Covid-19 y a compromisos de pagar eventualmente el adeudo sin penalidades ni recargo de intereses.

Pequeños y medianos negocios y empresas como restaurantes y fábricas con una planta laboral de menos de 30 personas, serán subsidiados con un paquete de 367 mil millones de dólares.

El dinero destinado apoyar a los pequeños, medianos negociantes y empresarios, se usará en parte para cubrir el pago de las nóminas de sus trabajadores por el tiempo que permanezcan en cuarentena obligada por el Covid-19, o/y para cubrir necesidades médicas.

El Congreso federal de Estados Unidos autoriza al Departamento del Tesoro a comprar bonos de deuda y garantías crediticias por 500 mil millones de dólares, esto con el propósito de contener el crecimiento inflacionario y de la deuda pública.

Otros 50 mil millones de dólares se entregarán en subsidios a las empresas estadunidenses de aviación comercial, 8 mil millones a las aerolíneas de carga, y 157 mil millones a las empresas involucradas en servicios que contribuyen a la seguridad nacional.

Con el objetivo de mantener la producción de frutas y verduras, productos esenciales e irremplazables para evitar la escasez de alimentos y artículos de primera necesidad; 50 mil millones de dólares en subsidios serán repartidos entre los productores agrícolas.

Las únicas empresas excluidas del paquete de asistencia económica de emergencia son las que pertenecen al presidente Trump y/o su familia, las de cualquier funcionario de los gobiernos federal, estatal y local, así como las de los integrantes del poder legislativo.

Entre las condiciones impuestas a las grandes corporaciones para recibir los subsidios, el Capitolio definió un plazo de 7 días para que presenten la documentación que dé legitimidad a su necesidad de financiamiento para que en 7 días posteriores se den a conocer públicamente.

“Esta es una obligación de rendición de cuentas para con la ciudadanía de los Estados Unidos y para evitar los abusos en momentos de grandes necesidades económicas por la amenaza del coronavirus”, asentó el senador Schumer.

El mismo legislador por el estado de Nueva York y líder de la minoría demócrata en el Senado, aceptó desconocer si los dos billones de dólares serán suficientes para la recuperación económica, por lo que se habla de que se podrían inyectar eventualmente otros 4 billones de dólares.

En 2008 durante la crisis recesión económica que azotó a los Estados Unidos, por iniciativa del entonces presidente Barack Obama el Congreso federal aprobó un paquete de 700 mil millones de dólares en subsidios a empresas declaradas en bancarrota como la automotriz.

En ese momento Obama fue calificado por los republicanos y por empresarios como Trump, de ser un socialista por utilizar el dinero del erario para rescatar a las empresas en problemas a las que falsamente lo acusaron de pretender nacionalizar.

La incorporación de los 2.3 billones de dólares a la economía de los Estados Unidos por efectos macroeconómicos del Covid-19, es el monto más grande sufragado en subsidios de este país, el que en 2019 su Producto Interno Bruto (PIB) fue de 21.4 billones de dólares.

Para convertirse en ley con la eventual firma y promulgación por parte de Trump, la medida aprobada por el Senado requiere del aval de la Cámara de Representantes; acto considerado como de mero trámite porque está garantizado que ocurrirá sin modificaciones significativas.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso