Hospital obliga a militar recuperado de Covid-19 a firmar carta de pago

Instalaciones del Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca. Foto: Twitter Instalaciones del Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca. Foto: Twitter

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El teniente Laurencio Alberto Osorio González es el primer militar retirado que se recupera de Covid-19, pero ahora su preocupación es una carta compromiso por más de 29 mil pesos que uno de sus familiares tuvo que firmar por la atención médica recibida.

Y es que, pese a la promesa de que no se le cobraría por su estancia en el Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca, dependiente de la Secretaría de Salud federal (SS), Antonio Felipe Osorio, hermano del militar, tuvo que firmar una carta compromiso para realizar seis pagos mensuales por un monto de 4 mil 877 pesos cada uno.

Carta compromiso.

El teniente retirado es derechohabiente del Instituto de Seguridad Social de las Fuerzas Armadas (Issfam) y tiene derecho a que se le preste atención gratuita en instalaciones militares.

En entrevista con Apro, el propio afectado narra que se contagió del nuevo coronavirus en la residencia en la que presta servicio de escolta para el empresario José Kuri, por lo que acudió al hospital militar de Temamatla, Estado de México, hace dos semanas.

En esa instalación hospitalaria permaneció ocho días, hasta que el pasado miércoles 17 fue trasladado de manera intempestiva y sin explicaciones al Hospital Regional de la Secretaría de Salud, una de las clínicas que el gobierno federal ha elegido para la atención del Covid-19.

“Inicialmente llegué a un hospital militar en Temamatla, ahí estuve y me estuvieron suministrando medicamentos y suero, pero la semana pasada, como a las 8:30, entran ahí al cuarto donde me tenían aislado, me pusieron un traje de esos para no contaminar y rápido me apresuraron y me subieron a la ambulancia y me trajeron a Ixtapaluca”, recuerda.

A partir de ese 17 de marzo su atención quedó en manos de médicos y enfermeras civiles, pero los trabajadores sanitarios lo atendieron con miedo y trataron de evitarlo a toda costa, relata.

Nota de interés:

Alsea, entre el desplome y la ira colectiva por Covid-19

El teniente Laurencio Alberto señala que su estado de salud nunca fue grave, pero recuerda que después del traslado estuvo casi un día sin comer y sin tomar agua, lo que retrasó su recuperación, debido a que también padece diabetes.

Ante las deficiencias en el servicio, su hermano Antonio Felipe tuvo que pedir auxilio a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para que un médico militar supervisara la atención clínica.

Su salud fue mejorando y ayer finalmente fue dado de alta del centro hospitalario. Sin embargo, deberá continuar en aislamiento.

Ahora la preocupación del militar retirado y de su hermano es la carta compromiso que tuvieron que firmar para que lo dieran alta.

“Reconozco y acepto que pagaré la cantidad de 29,267.72 pesos que corresponden a gastos generados con motivo de la atención médica y servicios hospitalarios brindados al paciente Laurencio Alberto Osorio González, misma que estoy de acuerdo en liquidar”, se lee en el documento.

Para “aligerar la carga”, se propone al responsable realizar seis pagos mensuales de 4 mil 877 pesos, pagaderos a partir del 15 de abril de 2020. En caso de incumplimiento, se advierte, el pagaré “será turnado al área jurídica”.

El hermano del militar retirado, Antonio Felipe Osorio, dice que las autoridades del hospital se comprometieron a no hacer efectivo el cobro, pero la inquietud no lo deja en paz, por lo que hace un llamado a la Secretaría de Salud a que respete el acuerdo.

Y también cuestiona si todos los enfermos de Covid-19 se van a enfrentar al mismo tipo de cobro. “De entrada, mi hermano tiene derecho a los servicios gratuitos del Issfam, se comprometieron a que no nos van a cobrar, pero estamos esperando que cumplan”, concluye.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso