Conagua desata protestas violentas al abrir compuertas de presa en Chihuahua

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Comisión Nacional del Agua (Conagua) aprovechó el confinamiento general ordenado por el gobierno de Chihuahua, para enviar a elementos de la Guardia Nacional, del Ejército Mexicano y de la Policía Federal, para abrir las compuertas de una de las principales presas de agua de la entidad, La Boquilla, para dirigirla al estado de Tamaulipas.

El mes pasado, la titular de la Conagua, Blanca Jiménez, se comprometió con el gobernador Javier Corral Jurado a esperar que pase el ciclo agrícola (junio o julio) para otorgar el pago del agua a Estados Unidos, según lo establece el Tratado Internacional de Agua de 1944, que pone como límite del pago al mes de octubre, como cada año.

Sin embargo, la titular de la Conagua incumplió y lanzó una ofensiva contra la comunidad agrícola de la zona centro sur de la entidad, que salió a quemar unidades de la Conagua, a desarmar a los elementos de la Guardia Nacional y estaban dispuestos a llegar a acciones mayores, cuando la dependencia ordenó cerrar las compuertas.

La Conagua emitió un boletín durante la jornada violenta, en el que aseguraba que Javier Corral estaba enterado de ese operativo, pero esta información fue desmentida por él mismo a través de un comunicado del gobierno chihuahuense.

Al final de la jornada, el gobernador advirtió que esa decisión puso en riesgo no sólo la seguridad física de la población y los agentes. “Uno de los mayores riesgos es el riesgo sanitario, el que es producto de esa congregación de las personas”.

Y es que la zona centro sur es agrícola. Los habitantes de la región salieron enfurecidos con cubrebocas, palos, accesorios suficientes para incendiar vehículos oficiales.

Los manifestantes cerraron por horas las carreteras de Camargo a Jiménez, y en Lázaro Cárdenas, del municipio de Meoqui.

Las compuertas fueron abiertas anoche y apenas esta tarde lograron que la Conagua las cerrara.

El director de Fomento Agropecuario de la Secretaría de Desarrollo Rural del estado, Martín Solís Bustamante, dio a conocer alrededor de las 16:00 horas de este jueves que cerraron las compuertas y de 110 metros cúbicos por segundo que estaba corriendo, bajó a 48 metros cúbicos, sólo para extraer lo necesario para los agricultores y la demás ciudadanía de la región.

César Méndez Salgado, director ejecutivo de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento en el municipio de Camargo, donde se ubica la presa La Boquilla, denunció al medio local Impacto Camargo que Conagua provocó la situación por incumplir el acuerdo.

“No se puede pensar o concebir, cómo busca el gobierno federal, lastimar, llevarse el agua, aprovechar una situación tan delicada como la tenemos en la emergencia sanitaria, por el Covid-19, para tratar de hacer eso, es un robo en despoblado. Ahora no podemos decir tampoco que fue un suceso no planeado, estaba bien planeado. Con tiempo llegó la Policía Federal, con tiempo llegó la Guardia Nacional ya equipada con escudos, ya estaban”, dijo el funcionario.

Continuó:

“Nosotros no lo provocamos, nosotros estábamos trabajando, tratando de proteger a nuestra gente, de que no saliera, de seguir las instrucciones y los protocolos sanitarios para detener la propagación del coronavirus. ¿Y ahora qué tenemos? O coronavirus o sequía.

Todos sabemos qué significa una sequía (…) entendemos perfectamente que eso sí nos va a pegar. El coronavirus tal vez, no sé, no lo conocemos. Pero el otro tema sí lo conocemos y sabemos cómo nos afecta”.

La gente de Camargo y otros municipios estaba dispuesta a todo para defender el agua, acepta el funcionario, y detalla que el cierre de las compuertas no es porque Conagua cedió, sino porque ellos provocaron la situación, provocaron al pueblo.

Refirió el momento en el que elementos del Ejército aventaron una camioneta de la Comisión Federal de Electricidad contra un grupo de gente, en el que se encontraban niños y mujeres. Atropellaron a una persona.

“En el momento en que atropellan al buen amigo Barajas, ya está mejor (…) yo estaba a espaldas de esa situación. La gente incendia la camioneta, la dejan arriba y lo que hace la Guardia Nacional es empujar la camioneta ardiendo hacia la población. Había niños, había mujeres, había adultos mayores, desafortunadamente el buen amigo Barajas no se pudo quitar ¿Y quién hizo eso? El Ejército (…)”.

En el cierre de las compuertas estuvieron presentes integrantes de los distritos de riego 113 y 05.

Corral, satisfecho con rectificación de Conagua

En un enlace desde la Ciudad de México a la ciudad de Chihuahua, el gobernador informó que Conagua hizo una rectificación necesaria, una vez que produjo riesgos innecesarios e inconvenientes.

“Debo entrar por señalar que estoy satisfecho de la rectificación y advierto que va a ser difícil volver a construir un escenario de negociación y de diálogo que tenían entre productores agrícolas y Conagua, pero aun sabiendo que varias de las bases de ese diálogo y negociación fueron dilapidadas con esa decisión, sigue siendo el diálogo y negociación política únicos caminos posibles para este problema”, añadió Corral.

Detalló que, por la mañana, durante una reunión que tuvieron en la Ciudad de México con el gabinete de seguridad, logró hablar con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, con el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo y otros funcionarios, que se mostraban preocupados por la situación. Por la tarde, Conagua tuvo que cerrar las compuertas.

Sin embargo, la Guardia Nacional aún permanecía en resguardo de la presa, lo que genera desconfianza de los pobladores que, anunciaron, estarán vigilantes para actuar de nuevo en caso de que sea necesario defender el agua.

El agua corrió hacia el estado de Tamaulipas, lo que podría generar un conflicto mayor si no cesan las provocaciones, advirtieron ciudadanos de la región.

Antecedentes

En febrero pasado, miles de agricultores y productores de la región centro sur de la entidad retiraron, en momentos por la fuerza, a efectivos de la Guardia Nacional del resguardo de una de las presas más grandes de Chihuahua: La Boquilla, ubicada en el cauce del río Conchos, en el municipio de San Francisco de Conchos, para que el gobierno abriera las compuertas y enviara el agua al estado de Tamaulipas.

La disputa por el agua en el estado de Chihuahua rebasó en aquella ocasión, al gobierno federal, estatal y municipales. El tema fue llevado al ámbito partidista, que en su momento han ignorado los señalamientos y denuncias añejas de sobreexplotación de pozos, extorsiones desde gobierno para el despojo de terrenos y la falta de transparencia del pago de agua a Estados Unidos. Los más afectados: los productores.

 

Después de tres días de la toma de vías de comunicación y resguardo permanente de la presa, también por los productores, el gobernador logró un acuerdo con la titular de la Conagua, Blanca Jiménez Cisneros: no abrirán las compuertas de la presa antes del ciclo agrícola.

La propuesta del gobierno y de los agricultores es que, como se hace cada año, la cuota de agua se pague a Estados Unidos con el escurrimiento natural de la presa, una vez que pase la temporada de lluvia y el ciclo agrícola.

Pero la advertencia de la gente de la región fue clara: no permitirán que extraigan agua de esa presa porque no fue diseñada o creada para el pago del agua al que se comprometió México con Estados Unidos.

El intento por vaciar presas de Chihuahua inició en enero pasado, cuando la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ordenó abrir las compuertas de la presa El Granero (Luis L. León) del municipio de Aldama.

La justificación era el pago del Tratado Internacional de Agua, pero no hay presión de Estados Unidos, dijo Corral aquella ocasión. Sin embargo, esta vez, se supo que dicha agua va para el estado de Tamaulipas.

La Boquilla es la presa más grande de diez del estado de Chihuahua y la intención era vaciarle mil millones de metros cúbicos, con lo que la dejaría al 35 por ciento de su capacidad, indicó uno de los productores.

“El plan de extracciones sólo permite extraer hasta el 17 por ciento de la capacidad, nos dejarían con 500 millones de metros cúbicos y no aguantaríamos hasta junio”.

Comentarios

Load More