La Cámara de Representantes aprueba el paquete de alivio de 2.3 billones de dólares

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, acompañada por otros legisladores, firma la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus, después de su aprobación en el Capitolio. Foto: AP / Andrew Harnik La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, acompañada por otros legisladores, firma la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus, después de su aprobación en el Capitolio. Foto: AP / Andrew Harnik

WASHINGTON (apro).– Justo cuando Estados Unidos se convirtió en el corazón del huracán mundial del contagio de la pandemia del Covid-19, la Cámara de Representantes del Congreso federal de este país refrendó la aprobación del paquete de alivio económico de 2.3 billones de dólares, al que el presidente Donald Trump se apresta a promulgar en ley.

Por aclamación mayoritaria (voz) entre los 435 legisladores federales demócratas y republicanos que integran la Cámara de Representantes, se confirmó la inyección billonaria en la economía de los Estados Unidos que ya había sido avalada esta semana por la Cámara de Senadores.

“Este es un día muy especial para nosotros y para las personas que se encuentran encerradas en sus casas”, declaró Nancy Pelosi, líder de la mayoría demócrata y presidenta de la Cámara de Representantes.

“Todos somos una familia, y como familia tenemos nuestras diferencias y las reconciliamos, por eso esta legislación se aprobó prácticamente por unanimidad”, acotó Pelosi en rueda de prensa después de la votación.

Kevin McCarthy, líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, dijo que con este paquete se ponen a la disposición de la ciudadanía, empresarios, medianos y pequeños negociantes, los recursos para que puedan sortear los efectos financieros negativos del Covid-19.

“A los ciudadanos los escuchamos y por esos trabajamos para ellos, habrá 240 mil millones de dólares para distribuirlos entre los hospitales y los trabajadores del sector salud. Los recursos están ahí para ustedes”, matizó el líder republicano de la Cámara de Representantes.

De acuerdo con la más reciente actualización oficial y que cambia cada minuto, en los Estados Unidos hay 93 mil 568 personas infectadas por el Covid-19, y mil 433 han perdido la vida, por lo que se vaticina que este fin de semana se superará la cifra de los 10 mil enfermos de coronavirus.

La aprobación en la Cámara Baja del Capitolio, responde a la urgencia de apoyar económicamente a la ciudadanía estadunidense, luego de que su país es ahora el epicentro del Covid-19, superando a China en casos de infección de la enfermedad mortal respiratoria.

Con los fondos aprobados se podrá ayudar a los gobiernos estatales a adquirir equipo médico necesario como camas para hospitales, aparatos respiratorios, ventiladores, medicinas, guantes y mascarillas necesarios para la protección al contagio de la pandemia.

Hasta antes de la pandemia del Covid-19, la tasa anual de desempleo de Estados Unidos se ubicó en 3.5% en febrero pasado, la más baja en la historia de los Estados Unidos, pero ahora los pronósticos oficiales estiman que para marzo se colocará en por lo menos 5.7%.

Este jueves el gobierno de Trump reportó que la semana pasada se registraron 3.3 millones de solicitudes de asistencia económica por desempleo debido al Covid-19 por parte de los contribuyentes.

La semana anterior las peticiones de apoyo económico fueron de 200 mil, la cifra histórica de exigencias de dinero al gobierno federal por la pérdida de trabajo en una semana era de la 695 mil en 1982.

La inyección de los 2.3 billones de dólares a la economía de Estados Unidos se enfoca en el subsidio a los ciudadanos estadunidenses sometidos a las limitaciones cívicas, laborales y de salubridad para contener el contagio y propagación de la pandemia.

La distribución de los 2.3 billones de dólares aprobada por el Capitolio establece que cada ciudadano con un ingreso anual de hasta 75 mil dólares, recibirá un cheque de 1200 dólares siempre y cuando pague impuestos, que es la condición general del paquete apoyo monetario.

Las parejas o cabezas de una familia que de manera conjunta sufraguen sus responsabilidades fiscales y con un ingreso anual de hasta 240 mil dólares, recibirán un subsidio de 2400 dólares y por cada niño ciudadano de los Estados Unidos obtendrán otros 500 dólares.

El proyecto de ley contiene un inciso de beneficio de desempleo que garantiza 600 dólares semanales por un periodo continuo de 4 meses a partir de que la legislación sea instrumentada en ley, a cada ciudadano estadunidense que se haya quedado sin trabajo por el Covid-19.

Para repartir dinero entre la ciudadanía del paquete de asistencia económica se destinarán 250 mil millones de dólares, 50% menos de lo propuesto originalmente en la primera versión de la legislación.

Cada ciudadano estadunidense comenzaría a recibir el apoyo monetario del gobierno federal a partir del próximo 6 de abril.

Las grandes corporaciones son las mayor beneficiadas del plan de rescate, entre estas con gobiernos estatales y locales se repartirán 500 mil millones dólares en créditos y garantías, sujetos a comprobación de los efectos negativos del Covid-19 y a compromisos de pagar eventualmente el adeudo sin penalidades ni recargo de intereses.

Pequeños y medianos negocios y empresas como restaurantes y fábricas con una planta laboral de menos de 30 personas, serán subsidiados con un paquete de 367 mil millones de dólares.

El dinero destinado apoyar a los pequeños, medianos negociantes y empresarios, se usará en parte para cubrir el pago de las nóminas de sus trabajadores por el tiempo que permanezcan en cuarentena obligada por el Covid-19, o/y para cubrir necesidades médicas.

El Congreso federal de Estados Unidos autoriza al Departamento del Tesoro a comprar bonos de deuda y garantías crediticias por 500 mil millones de dólares, esto con el propósito de contener el crecimiento inflacionario y de la deuda pública.

Otros 50 mil millones de dólares se entregarán en subsidios a las empresas estadunidenses de aviación comercial, 8 mil millones a las aerolíneas de carga, y 157 mil millones a las empresas involucradas en servicios que contribuyen a la seguridad nacional.

Con el objetivo de mantener la producción de frutas y verduras, productos esenciales e irremplazables para evitar al escases de alimentos y artículos de primera necesidad; 50 mil millones de dólares en subsidios serán repartidos entre los productores agrícolas.

Las únicas empresas excluidas del paquete de asistencia económica de emergencia son las que pertenecen al presidente Trump y/o su familia, las de cualquier funcionario de los gobiernos federal, estatal y local, así como las de los integrantes del poder legislativo.

Entre las condiciones impuestas a las grandes corporaciones para recibir los subsidios, el Capitolio definió un plazo de 7 días para que presenten la documentación que dé legitimidad a su necesidad de financiamiento para que en 7 días posteriores se den a conocer públicamente.

En 2008, durante la crisis recesión económica que azotó a los Estados Unidos, por iniciativa del entonces presidente Barack Obama el Congreso federal aprobó un paquete de 700 mil millones de dólares en subsidios a empresas declaradas en bancarrota como la automotriz.

En ese momento Obama fue calificado por los republicanos y por empresarios como Trump de ser un socialista por utilizar el dinero del erario para rescatar a las empresas en problemas a las que falsamente lo acusaron de pretender nacionalizar.

Está garantizada la promulgación en ley de lo aprobado por el Congreso, ya que el presidente Trump dijo que lo haría casi de inmediato una vez que le enviaran el documento para su firma en la Casa Blanca.

Comentarios

Load More