AMLO, arrinconado, fue rebasado por la sociedad: Sicilia

Javier Sicilia en la conmemoración del noveno aniversario del asesinato de su hijo. Foto: Tomada de video Javier Sicilia en la conmemoración del noveno aniversario del asesinato de su hijo. Foto: Tomada de video

CUERNAVACA, Mor. (proceso.com.mx).– Para el poeta y activista Javier Sicilia, ni la pandemia del Covid-19 ha logrado que el gobierno de la 4T cambie la estrategia política, pues “lejos de darle dirección al país”, sigue creando “enemigos donde no los había”, “polariza en lugar de unir”, promueve “la cultura de la abyección” y “está siendo rebasada por los sectores más conscientes de la nación.

Al conmemorar el noveno aniversario del asesinato de su hijo Juan Francisco Sicilia y otras seis personas, en la ofrenda surgida a propósito de ese hecho el 28 de marzo de 2011 y donde naciera el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, su fundador afirmó que la administración de Andrés Manuel López Obrador se “ha ido arrinconando en una pobreza ideológica alarmante que ha debilitado a la Presidencia de la República”.

Por ello, “incapaz de crear una sólida cohesión social para fortalecer al país, más aún frente a una emergencia de naturaleza internacional como la que ha creado el Covid-19”, el gobierno federal muestra “la profunda crisis civilizatoria por la que atraviesa el mundo, una crisis que, particularmente en México, exige ser pensada de manera compleja y profunda para construir, por encima de diferencias, representaciones y agendas particulares, un proyecto común”.

Acompañado de algunos familiares de víctimas, en un evento ad hoc a los tiempos, en el que todas y todos los presentes usaban cubrebocas, el poeta pidió guardar un minuto de silencio por las víctimas de la violencia “que no cesan” y que “sólo en el primer año del gobierno de la 4T se contabilizaron en cerca de 40 mil asesinatos y decenas de desapariciones”. El silencio se hizo también por las víctimas del coronavirus.

Hizo luego un recuento de las violencias que atormentan el país, además de la violencia “demencial”, a saber, “la violencia hacia las mujeres, el desabasto de medicamentos para tratamientos fundamentales como el cáncer, y la destrucción del medioambiente y de culturas y comunidades indígenas por proyectos neoliberales que cuestionan fuertemente la naturaleza política de la 4T”.

Señaló que la pandemia ha posibilitado que se detenga “un sistema que engulle todo y se creía, hasta hace poco, omnipotente, obligándonos a redescubrir la proporción de nuestra condición humana: su finitud, su debilidad, su vulnerabilidad y el amor solidario que nos cuida y nos preserva”.

Pero al mismo tiempo “nos ha hecho olvidar el horror de otras profundas y graves violencias que estaban allí antes de la llegada del Covid-19, y que continúan y continuarán estando entre nosotras y nosotros cuando el virus haya sido controlado”.

Frente a estas violencias, que no son aisladas, “no debe haber, por lo mismo, respuestas aisladas. Lo que nos queda por delante no es sólo superar en comunidad la crisis”.

“La fuerza de respuesta y de transformación para responder a la crisis no están ni en el Estado ni en la lógica del entorno económico que conocemos (…) se encuentra, por el contrario, en la capacidad humana y vital de la gente para organizarse de manera solidaria y construir juntas y juntos un mundo a la medida de lo humano, que el gigantismo del sistema proporcionó y nos arrancó multiplicándolo en muchas violencias”, dijo.

Dijo que el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad no olvida, sólo ha pospuesto las actividades púbicas y diálogos que llevaba adelante por la pandemia.

Y una vez que el Covid-19 reduzca sus posibilidades de contagio “los retomaremos y haremos públicos sus trabajos, cuya sustancia expresamos en este pronunciamiento”.

Finalmente, parafraseó a Agustín de Hipona: “Lo esencial hoy es el ser humano y el medio en el que florece, una esencialidad que un sistema, basado en la expansión y el dominio de todo, nos hace olvidar y está destruyendo”.

Comentarios

Load More