“Habrá saturación en los hospitales”, afirma la SMSP

Largas filas de pacientes en el ISSSTE a la espera de casi 3 horas para poder surtir sus recetas médicas, en el Hospital Adolfo López Mateos. Foto: Benjamín Flores Largas filas de pacientes en el ISSSTE a la espera de casi 3 horas para poder surtir sus recetas médicas, en el Hospital Adolfo López Mateos. Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (proceso).- Para la Sociedad Mexicana de Salud Pública (SMSP), la pandemia de covid-19 va a saturar el sistema hospitalario del país debido a un subregistro­ en el número inicial de contagios, causado por el bajo número de pruebas que se aplicaron en la fase 1 de la epidemia.

El presidente de la SMSP, Miguel Betancourt Cravioto, advierte que, aún en los escenarios más optimistas del gobierno federal, el número de camas hospitalarias –en particular de terapia intensiva– y de respiradores mecánicos con los que cuenta el sistema de salud pública será insuficiente para atender a la población que presente cuadros graves de neumonía tras sufrir una infección por covid-19.

La epidemia es mucho más grave de lo que se reconoce en las cifras oficiales, dice, debido al bajo número de pruebas y al tortuguismo del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre) para validar las que han hecho hospitales y laboratorios privados.

Sin embargo, considera que ya no es el momento de realizar miles de pruebas para confirmar el contagio en el caso de las personas que acuden a los servicios médicos o las urgencias por sospechas de la enfermedad, sino de tratar como casos positivos a todos los que lleguen con tres de los síntomas establecidos en la definición operacional que la Secretaría de Salud ha publicado para el coronavirus de la cepa SARS-CoV-2.

“Las terapias intensivas del sistema de salud pública siempre están saturadas, aunque suene imposible, al más de 100% porque se habilitan camas para hacer frente a la demanda habitual.”

El especialista agrega que los propios cálculos del gobierno federal, que hablan de hasta 5% de enfermos graves, indican que la capacidad instalada para la emergencia será rebasada pese a los esfuerzos por sumar a médicos navales y militares en la lucha contra el coronavirus.

Exfuncionario de la Secretaría de Salud, especializado en epidemiología, Betancourt Cravioto considera que México no llegaría a los niveles que ha padecido Italia, país que este viernes sumó 86 mil 498 contagiados y 9 mil 134 muertes por la epidemia.

Pero también aclara que tampoco se logró la contención del covid-19 como en Singapur, donde hay 732 casos de contagio y sólo dos decesos por la infección del nuevo coronavirus, a dos meses de descubrir al primer contagiado el 23 de enero.

Al cierre de esta edición, México sumaba 717 casos positivos y 12 defunciones. El experto prevé un escenario intermedio para el país, sin que esto garantice la disponibilidad de camas de terapia intensiva y respiradores artificiales para los enfermos graves.

Otros datos

Crítico de la estrategia del gobierno federal contra el virus, Betancourt Cravioto sólo coincide con el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, en que México se va a enfrentar a una epidemia larga.

Sin embargo, es escéptico ante los casos que se han reportado de manera oficial, incredulidad que –asegura– comparten los más de 3 mil profesionales de la salud que integran la SMSP. “No estamos hablando de opiniones en las redes sociales, estamos hablando de médicos que tienen contacto con sus pacientes y centros hospitalarios”.

Betancourt retoma los cálculos sobre los contagios que se han reportado en otros países: hasta 70% de los mexicanos podría contagiarse de covid-19, lo que equivale a 100 millones de personas.

“Lo que se calcula en un escenario malo es que entre 30 y 35%, es decir, 40 millones de personas, van a desarrollar síntomas, pero para la gran mayoría serán leves.

“De ese grupo de pacientes sintomáticos más o menos estaríamos hablando de que, de todas formas, entre 20, 30 o 40 mil personas van a requerir atención hospitalaria de alta especialidad e, incluso, de atención crítica y terapia intensiva”, apunta.

En la medida en que esto se pueda prolongar (una epidemia larga), dice, “vamos a poder atender mejor a estos 20 mil o 30 mil pacientes y evitar que se presentan todos los casos en una o dos semanas, porque eso generaría un caos y una tragedia”, puntualiza.

Justo en ese punto Betancourt tiene sus mayores discrepancias con el gobierno federal: insiste en que la dispersión comunitaria del nuevo coronavirus tiene un subregistro importante por la escasez de pruebas para la detección de la enfermedad a nivel de contagios locales.

Según la Secretaría de Salud, para la primera etapa de la epidemia se calcularon 9 mil 100 pruebas para confirmar el covid-19, de las cuales hasta el viernes 27 se habían aplicado alrededor de 5 mil 500 entre casos positivos, descartados y sospechosos.

“Aquí es donde empiezan las preocupaciones que tenemos (quienes laboran fuera del gobierno), no estamos convencidos de que en México haya estos casos; todos estamos en el sector médico y escuchamos de primera mano la cantidad de pacientes que han sido confirmados con pruebas.

“Aunque el Indre no los ha validado, se están haciendo pruebas científicamente correctas a personas con antecedentes de viaje, con antecedentes de casos confirmados, con sintomatología sugestiva, que no están siendo contabilizados.”

El especialista agrega que en la SMSP se considera que la epidemia en México es mucho más grave de lo que se está reflejando en los datos oficiales.

“Entonces, ya no tienen el control, y la tesis de que van a poder prolongar esa epidemia ya la veo muy difícil a estas alturas. Las medidas que se están tomando ahora debieron tomarse hace dos semanas y media o antes. Hay una situación crítica de camas, es una realidad. Aún con la reconversión los hospitales se van a saturar”, concluye.

Nota relacionada: México, con déficit de 17 mil camas para enfrentar emergencia por Covid-19 

Comentarios

Load More