Niegan a García Luna libertad bajo fianza y por temor a contagio de Covid-19

El extitular de la SSP, Genaro García Luna. Foto: Octavio Gómez El extitular de la SSP, Genaro García Luna. Foto: Octavio Gómez

WASHINGTON (apro). – El juez federal Ramón E. Reyes negó la libertad bajo el pago de una fianza por 2.2 millones de dólares y por temor al contagio del Covid-19 a Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública, amigo y confidente del expresidente Felipe Calderón.

“Voy a rechazar la propuesta del pago de una fianza por la libertad bajo fianza por parte del acusado” dijo el juez Reyes tras escuchar los argumentos de la defensa y fiscales en la audiencia virtual celebrada en la Corte Federal del Distrito Este, en Brookyln, Nueva York.

“Esto sin minimizar la oferta (2.2 millones de dólares), pero no creo que sea suficiente por la gravedad de los delitos que le imputan y en caso de ser declarado culpable recibiría una sentencia significativa -cadena perpetua-”, acotó el magistrado federal.

La negativa del juez implica que el también titular de la desaparecida Agencia Federal de Investigaciones (AFI) durante la presidencia de Vicente Fox, permanecerá en prisión bajo la custodia de los alguaciles federales de los Estados Unidos (US Marshalls).

García Luna está acusado por el gobierno de Estados Unidos de ser compinche en el trasiego de cocaína mientras era funcionario en los sexenios de Calderón y Fox, de la fracción que dirigía Joaquín El Chapo Guzmán Loera en el Cártel de Sinaloa.

El Departamento de Justicia del gobierno de Donald Trump, argumenta que García Luna recibió pagos millonarios por parte del Cártel de Sinaloa, a cambio de impunidad e información de inteligencia para que pudieran proceder sin contratiempo las actividades de narcotráfico.

Pruebas insuficientes

Con respecto a la petición de García Luna de que lo sacaran provisionalmente del Centro de Detención Metropolitano de Nueva York por temor a contagiarse con el coronavirus, el juez fue tajante al rechazar el requerimiento por parte del incriminado.

“Son insuficientes las pruebas de que el acusado se encuentra en estado de alto riego para contraer el Covid-19. Pueden apelar si quieren ante el juez (Brian) Cogan (a cargo del proceso contra García Luna)”, sentenció el magistrado durante la audiencia virtual.

La audiencia que duró una hora y diez minutos y en la que los participantes: juez, defensa, fiscales, público y reporteros estuvieron conectados telefónicamente, fue un duro revés para García Luna que pretendía irse a vivir a Washington DC junto a su esposa e hijos.

El fiscal Ryan Harris, representante del Departamento de Justicia, argumentó que de obtener la libertad bajo fianza o por miedo al contagio del Covid-19, García Luna escaparía a México donde sería escondido por narcotraficantes y exfuncionarios y políticos corruptos.

“Por años el acusado tejió una red de políticos corruptos y miembros del Cártel de Sinaloa, y esa red ha ayudado a otros individuos a esconderse de la justicia”, subrayó el fiscal al juez, para resaltar que el acusado huiría a México para no volver a Nueva York.

Como ejemplo de otros criminales resguardados por narcotraficantes y/o políticos corruptos, Harris señaló el caso del Chapo Guzmán y de Rafael Caro Quintero, presunto narcotraficante involucrado en el secuestro y asesinato del agente de la DEA, Enrique Kiki Camarena, en 1985.

Por medio de su abogado de oficio, César De Castro, el exsecretario de Seguridad Pública de México ofreció cubrir con propiedades el pago de una fianza de 2.2 millones de dólares, con el objeto de obtener la libertad condicional y bajo monitoreo del Departamento de Justicia.

Harris le aclaró al juez que una de esas propiedades a nombre del acusado y con un valor aproximado de 1.2 millones de dólares, le será confiscada una vez que termine el proceso judicial por narcotráfico al que está sujeto el amigo y confidente del expresidente Calderón.

No le alcanzan las propiedades

La defensa del acusado entregó la semana pasada a la Corte una propuesta por escrito en la que además de la propiedad del acusado, sometería otros inmuebles con un valor total de otro millón de dólares para cubrir el monto de los 2.2 millones, pertenecientes a 10 personas que se prestarían como garantes.

El fiscal desarmó este argumento de la defensa al indicarle a Reyes que dos de los supuestos garantes ya se autoeliminaron de la lista de fiadores de García Luna, por lo que sólo había otra propiedad para pago de fianza cuyo valor no llega ni al millón de dólares.

El inmueble al que Harris hizo referencia pertenece al exagente del FBI y socio de García Luna, Carlos Villar y María, esposa de este último.

“La casa del señor Carlos y María no es un colateral apropiado, tiene un valor de unos 800 mil dólares”, estableció el fiscal Harris.

El representante del gobierno de Trump añadió que el matrimonio Villar les declaró en entrevista que, no han visto a García Luna desde hace casi ya dos años y que en total se vieron con él en unas 10 ocasiones desde que lo conocieron en 2012.

Los otros dos garantes o fiadores que se retiran de la lista son dos exempleados de García Luna que no tienen ni un salario fijo o inmuebles suficientes para cubrir ni siquiera medio millón de dólares.

De Castro infructuosamente intentó convencer de lo contrario al juez Reyes, e incluso dijo que su cliente podía aumentar la oferta de un pago de fianza a tres millones de dólares en propiedades.

El defensor de oficio fracasó por igual en convencer al magistrado de que su cliente no representa riesgo de huir a México, anotando que la esposa, hija e hijo de este son “ciudadanos estadunidenses” con disposición a entregar a la Corte sus pasaportes.

El fiscal explicó a Reyes que ningún ciudadano mexicano requiere de pasaporte para ingresar a México si lo hace caminando o en automóvil por la frontera norte que colinda con la sur de Estados Unidos.

García Luna, sin riesgo de contagio

Respecto a la discusión de obtener la libertad provisional por miedo al contagio del Covid-19 y tomando en cuenta que Nueva York es el estado con más contagios y muertes por el virus en Estados Unidos, la defensa de García Luna fue refutada rápidamente por el juez y el fiscal.

Infructuosamente el abogado De Castro sostuvo que en la prisión donde se encuentra García Luna, hay un infectado de coronavirus y que su cliente padeció una enfermedad respiratoria en 2015, que tiene además 51 años lo que lo hace altamente vulnerable al virus.

Raudo, el fiscal Harris puso sobre la mesa los hechos de que las personas vulnerables al Covid-19 son las mayores de 60 años, que García Luna tiene 51 y que no tiene antecedentes clínicos de padecer una enfermedad crónica.

“Cuenta además con agua caliente y jabón, se encuentra aislado (en su celda) por lo que el acusado no se encuentra entre las personas con alto riesgo de contraer el Covid-19”, concluyó el fiscal Harris.

De ser declarado culpable de los delitos que le achaca el gobierno de Trump, García Luna sería sentenciado a cadena perpetua como pena máxima, o a 10 años de prisión como castigo mínimo.

La próxima audiencia de preparación o trámite del juicio de García Luna, está calendarizada para el próximo 4 de junio, y sujeta a cambios que dependerán de la expansión del contagio y muertes por la pandemia del Covid-19 en Nueva York y en general en Estados Unidos.

Te recomendamos: Por la pandemia, posponen audiencia de García Luna en Nueva York

Comentarios

Load More