La crisis sanitaria golpea sectores clave en Baja California

Maquiladora de prendas y artículos para hospitales en la Ciudad de Tijuana, Baja California. Foto: Octavio Gómez Maquiladora de prendas y artículos para hospitales en la Ciudad de Tijuana, Baja California. Foto: Octavio Gómez

El cierre parcial de la frontera con Estados Unidos y el confinamiento preventivo por la contingencia sanitaria causarán daños millonarios a los sectores industrial, turístico y restaurantero de Baja California. Dirigentes patronales auguran que la consecuente crisis económica será peor que la de 2008-2009 y se necesitará el apoyo de los gobiernos estatal y federal para evitar el cierre masivo de empresas.

MEXICALI, BC (Proceso).- El cierre parcial de la frontera con Estados Unidos y el resguardo de la población en casa tendrán consecuencias devastadoras para la economía de Baja California, con una pérdida aproximada de por lo menos 106 mil millones de pesos para fin de año.

La industria maquiladora será una de las más afectadas. Aunque hasta el momento sólo 16 de 126 maquiladoras localizadas en Mexicali-San Luis Río Colorado empiezan a sentir los efectos negativos, se calcula que para diciembre el daño en dicho sector sumará 100 millones de dólares.

En Tijuana, que incluye el corredor industrial con Ensenada y San Quintín, se despliegan aproximadamente 800 industrias, en las que se prevén pérdidas cuando menos cuatro veces mayores que en Mexicali en el mismo plazo.

El único sector que tiene posibilidades de sobrellevar la crisis es el de alimentos. Sin embargo, en los 850 restaurantes de Mexicali (de los cuales 250 son de comida china) el flujo de comensales hasta el viernes 20 bajó a 65% y desde la semana pasada opera la entrega a domicilio promovida desde un inicio de la crisis por la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

En cuanto al empleo, se pronostica una afectación equivalente al doble de la ocasionada por la crisis de 2008-2009, cuando Baja California perdió 250 mil empleos y quebraron 2 mil empresas locales.

El cierre de la frontera con Estados Unidos no sólo afecta el lado mexicano. También en California se resentirá. Por ejemplo, cuatro de cada 10 dólares que se gastan en San Diego provienen de mexicanos; en tanto que, en el Valle Imperial, colindante con Mexicali, se estima que el impacto será del doble, ya que poblaciones como Calexico, fronteriza con la capital del estado, viven del consumo de los mexicalenses.

 

Viene lo peor

Roberto Valero, presidente del Centro de Estudios Económicos de Baja California; Miguel Ángel Torres, presidente de la Canirac; Ernesto Elorduy, dirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Mexicali, y Víctor Delgado, dirigente local de Index –que aglutina a la industria maquiladora–, presentan a Proceso un panorama nada halagüeño para las próximas semanas.

“El cierre de la frontera va a tener en Baja California el impacto más severo de toda la franja, porque tenemos una economía muy abierta, con mucha interacción con Estados Unidos”, comenta Valero.

Fragmento del texto publicado en la edición 2265, ya en circulación.

 

Comentarios

Load More