“El crimen más infame” de Bob Dylan

Bob Dylan. Foto: Especial Bob Dylan. Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO  (apro).- El último jueves de marzo, la leyenda viviente del jefe judío-americano Bob Dylan volvió a ser noticia, al publicar él una nueva rola sobre el asesinato del ex presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy, el 22 de noviembre de 1963 en la Dealey Plaza de Dallas, Texas, una canción épica de casi 17 minutos intitulada “Murder Most Foul”.

“Saludos a mis fans y seguidores con gratitud por todo su apoyo y lealtad a través de los años. Esta es una canción inédita que grabamos hace tiempo y que ustedes podrían hallar interesante. Cuídense, permanezcan alerta y que Dios esté con ustedes. Bob Dylan”, escribió el Nobel de Literatura 2016 en su cuenta de Twitter.

Era un día oscuro en Dallas,

Noviembre del 63,

Un día que pervivirá en la infamia.

El presidente Kennedy se alzaba en la cumbre:

Un buen día para vivir,

Un buen día para morir…

A decir de Rock Cellar Magazine, se trata de una pieza con “letra de alto calibre”, en la cual se hace alusión a sitios, temas y personajes de canciones populares, gente famosa y agrupaciones de rock como: Woodstock, Los Beatles, Los Everly Brothers, Gerry and the Pacemakers, Don Henley y Glenn Frey (del conjunto Eagles); The Animals, The Who; Stevie Nicks y Lindsey Buckingham (de la banda Fleetwood Mac), el jazzista Stan Getz, la cantante negra Etta James, el bluesista John Lee Hooker, la actriz Marilyn Monroe y el llamado Actor cara de palo Buster Keaton, entre muchos más.

Es reconocible el estilo poético de Dylan desde la primera estrofa introductoria traducida líneas arriba, en el pensamiento de que utiliza la expresión riding me high (“llévame a la cumbre”) que caracterizó el coro de una de sus primeras rolas gloriosas: “You Ain’t Goin’ Nowhere” (escrita por el músico nacido Robert Zimmerman) hacia 1967 con el grupo canadiense-norteamericano The Band, cuando el creador de “Blowin’ in the Wind” se recuperaba de un accidente en motocicleta en The Pink House, Woodstock.

Fue llevado al matadero

Como un cordero al sacrificio.

Él dijo: “Un minuto, chavos, ¿saben quién soy”

“Por supuesto que sabemos. Sabemos quién eres.”

Entonces le dispararon a la cabeza

Mientras estaba en el automóvil

Lo acribillaron como a un perro

A plena luz del día

Era cuestión de tiempo

Y era el tiempo preciso.

Tenías cuentas pendientes,

Hemos llegado a cobrarte

Te mataremos con saña,

Sin ningún respeto…

Ya tenemos a alguien aquí

Para que tome tu lugar.

El piano, un violín y la voz de Dylan suenan con languidez.

El día en que le volaron los sesos al rey

Miles estaban mirando, nadie vio nada.

Sucedió tan rápido, tan rápida la sorpresa

Ahí frente a los ojos de todos

El truco de magia más grandioso bajo el sol

Perfectamente ejecutado,

Planeado meticulosamente.

Hombre lobo, oh hombre lobo, aúlla

A ritmo Rub-a-Dub,

Es el crimen más infame…

 

A la rurru, niñitos.

Ustedes comprenderán

Que los Beatles están llegando,

Van a estrecharles la mano…

Yo me voy a Woodstock,

Es la Era de Acuario

         

Luego iré a Altamont

Y me sentaré cerca del escenario…

No preguntes qué puede el gobierno hacer por ti

Lana para los votos, dinero para incendiar

La Plaza Dealey, haz que de vuelta a la izquierda

Voy al cruce de caminos;

Voy a ondear la bandera

En el lugar donde murieron

la fe, la esperanza y la caridad  

Dispárale mientras corre, chavo,

Dispárale mientras puedas

Mira si puedes acribillar

Al hombre invisible

Adiós, Charlie, adiós Tío Sam

Francamente, señorita Scarlett,

Me importa un pepino…

¿Qué es la verdad y a dónde se fue?

Pregúntenle a Oswald y Ruby,

Ellos deben de saber.

“Cállate la boca”, dijo el sabio viejo búho

Los negocios son negocios,

Y es el crimen más infame…

En fin, una rola bastante sentida para quienes crean en lo grandioso que es la humanidad, y al mismo tiempo, tan frágil.

Toca “Mystery Train” para el señor Misterio

El hombre cayó muerto como árbol sin raíces

Toca para el reverendo, toca para el pastor,

Toca para el perro que se quedó sin amo

Toca a Oscar Peterson, a Play Stan Getz

Toca “Blue Sky”; toca a Dickey Betts

Toca a Art Pepper, a Thelonious Monk

A Charlie Parker y toda esa onda

Toda esa onda y “All That Jazz”

Toca algo para el “Birdman de Alcatraz”

Pon a  Buster Keaton, a Harold Lloyd

Pon a Bugsy Siegel, a Pretty Boy Floyd

Juega a los numeros, apuesta a la chica

Toca “Cry Me A River” para el Señor de los dioses…

Tócame “El crimen más infame”.

Y así, nuevamente tras largo silencio Bob Dylan nos ha conmovido en una inmensa plegaria sin final.

Te recomendamos: “Ruby”, Vietnam, y Kenny Rogers (1938-2020)

Comentarios

Load More