Ministeriales: el temor a un diagnóstico incorrecto y expuestos al covid-19

Avisos sobre covid-19 en la Fiscalía General de Justicia del Estado de México. Foto: Facebook Avisos sobre covid-19 en la Fiscalía General de Justicia del Estado de México. Foto: Facebook

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La muerte de Omar Aguilar Hernández, agente del Ministerio Público Federal en Texcoco, Estado de México, ocurrida el pasado 29 de marzo por “neumonía atípica”, alertó a ministerios púbicos, policías de investigación y a peritos de la Fiscalía General de la República (FGR), quienes advirtieron que laboran sin uniforme protector ante covid-19 y sobre el riesgo de que los diagnostiquen incorrectamente en caso de contraer dicho virus.

Los agentes ministeriales, policías y peritos, cuyas identidades son confidenciales, explican el riesgo que representa fallecer y les den un diagnóstico incorrecto.

“La aseguradora no calificará la muerte como ‘riesgo laboral’, lo cual, en el caso de nuestro compañero, hubiera permitido que la esposa e hijos recibieran el doble por el seguro de vida. Ahora ellos están solos y vulnerables, solo porque no alcanzaron a realizarle la prueba de covid-19”.

Incluso, siete agentes de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, que coadyuvaron con Omar Aguilar en diligencias, contrajeron covid-19 y uno más falleció, confirmaron a Apro la fiscalía federal y la estatal.

De manera separada, agentes de la FGR y de la FGJEM, coinciden:

“Por un lado, seguimos ejecutando diligencias de cateo que implican acudir a inmuebles donde se desconoce la salud de los habitantes y lo hacemos sin equipo de protección personal, vamos tal cual salimos de nuestra casa. La autoridad nos expone. Desconocemos el número, pero sabemos que hay más agentes ministeriales contagiados por covid-19, luchando por vivir, como es el caso de Héctor Mata Cota, adscrito a la subsede de la FGR en Ecatepec”.

Oficialmente, la FGR confirmó a Apro que hay tres elementos de la Fiscalía de Asuntos Internos, uno de la Fiscalía Especializada en Derechos Humanos, una elemento de la Unidad de Servicios Periciales, y un policía Federal Ministerial, con excepción de este último que está hospitalizado, todos se encuentran en cuarentena en su casa.

“A la esposa de nuestro compañero Omar Aguilar Hernández, quien era titular de la Unidad de Investigación y Litigación (UIL) 3, verbalmente los médicos le dijeron que se trataba de covid-19, pero no le practicaron de inmediato la prueba porque no tenían, se la programaron para el lunes 30, dos días después de su ingreso al hospital, pero él murió antes. Ello ocasionó que el dictamen médico saliera con ‘neumonía atípica’ como causa de fallecimiento y con el agregado ‘desconociendo si se debió a Influenza o Coronavirus’”.

El problema es que con este diagnóstico, el seguro de vida que les otorga la FGR no se “potencializa”, es decir, ya no será pagado al doble por la aseguradora, pues la neumonía atípica no se considera como muerte por riesgo de trabajo, lo que sí sucede con el covid-19.

El 29 de marzo, Guillermo Domínguez Espinosa, encargado de la Subdelegación de Procedimientos Penales con sede en Netzahualcóyotl, le notificó a Felipe Neri León Aragón, encargado del Despacho de la Delegación de la Fiscalía General de la República en el Estado de México, el fallecimiento del agente Omar Aguilar Hernández, titular de la UIL 3, de Texcoco.

“Llegó a laborar de forma normal hasta el día martes 24 de marzo del presente año, de 9 de la mañana a las 3 de la tarde, ausentándose los días miércoles, jueves y viernes, ya que informó que le dolía la garganta”, señala el parte informativo entregado a Neri León.

“El sábado 28 de marzo del mismo año, su familia lo internó en el Hospital Regional del ISSSTE Bicentenario de la Independencia, en Tultitlán, Estado de México, debido a que presentaba alta temperatura. Lo atendió el doctor Roberto Castro, pero se agravó su estado de salud y lo entubaron, programándole para el próximo lunes 30 del mismo mes y año, la realización de los exámenes clínicos para detectar el covid-19.

Lamentablemente falleció el día de hoy domingo 29 de marzo, siendo el diagnóstico del fallecimiento fue Neumonía Atípica, desconociendo si debido a influenza o coronavirus”, indica.

Nota relacionada:

Por neumonía atípica, muere agente del MP en hospital del ISSSTE

Según el medio de comunicación local Reporterosenmovimiento, coincidentemente, en la Fiscalía Regional de Texcoco, de la Fiscalía de Justicia del Estado de México, en las mismas fechas, se registraron seis casos de agentes contagiados y médicos del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISEMYM) de Texcoco, mandaron a los policías de investigación infectados a resguardase a sus domicilios.

Por lo pronto, desde que se detectaron a los siete agentes estatales contagiados por covid-19, la Fiscalía General de Justicia de Texcoco se mantiene cerrada para sanitización, concluye el medio de comunicación local.

De acuerdo con personal de la FGR, además de Texcoco, el agente que falleció también tuvo contacto con personas de las sedes ubicadas en Toluca, Naucalpan y Tlalnepantla.

Preocupados, agentes del Ministerio Público federal, peritos y policías, expusieron a sus jefes:

“Apelo a su comprensión que por favor nos consideren a todo el personal de dejar que se resguarden en sus casas y guardar el aislamiento; por favor ya estamos viendo partir a un amigo, no quisiéramos escuchar o leer otra noticia así. Ya sabemos que neumonía en México es covid disfrazado”.

Agregan: “Ya hemos sido expuestos estas semanas y en el peor de los escenarios, de ser diagnosticados con neumonía, no contará como riesgo de trabajo, nuestras familias que dependen de nosotros estarían vulnerables”.

El licenciado Mata Cota está hospitalizado por la misma situación y anduvo por toda la Delegación, y su papá, quien también trabaja en la FGR, acaba de estar en el sitio mencionado.

“Es importante que se analicen todos los compañeros de Texcoco porque ellos también pueden haber contraído el virus y si no se ponen en cuarentena, al rato todos vamos a estar enfermos, porque hay compañeros que vienen de Texcoco a la delegación”, piden a un superior inmediato.

“Esto apenas empieza, tenemos un gravísimo problema, no es para preocuparnos, sino para ocuparnos. Se sabe también que un MPF de Tlanepantla está enfermo y (las autoridades) no son para informarnos con el fin de determinar si existe o no una cadena de contagios”, señalan.

El 27 de marzo entró en vigor el Protocolo y medidas de actuación en la FGR, por la vigilancia epidemiológica del coronavirus covid-19. Firmado por Francisco Santiago Sáenz de Cámara Aguirre, coordinador de planeación y administración, el documento, en el apartado denominado activación de las estrategias, destaca la importancia de la tarea de los AMP:

“Que la actividad del Ministerio Público de la Federación resulta esencial para el sostenimiento de la seguridad, la paz pública y el Estado de derecho en nuestro país, por lo que no resulta factible suspender el cumplimiento de sus atribuciones constitucionales y legales…”.

En la segunda adición al Protocolo y medidas de actuación, establece la necesidad de implementar acciones “adicionales” al interior de la FGR, tendientes a procurar la salud de sus trabajadores, así como de la población que acude a las instalaciones; sin embargo, en ninguna parte de las 32 hojas del documento habla de medidas de protección en el exterior del edificio, de que los agentes, policías y peritos, acudan a operativos de cateo o detenciones.

Establece como medida obligatoria que el trabajador notifique al área de vigilancia epidemiológica cualquier caso sospechoso y confirmado de covid-19 en su entorno laboral y personal, y que ante cualquier síntoma de enfermedad respiratoria, deberá de ausentarse del centro de trabajo.

En caso de padecer covid-19 deberá de notificar la reacción de las personas con quienes tuvo contacto, con el fin de informar de la cadena de infección, lo cual, hasta hoy, de acuerdo con los entrevistados, no se ha realizado.

En la primera adición al protocolo está la tabla de clasificación de personas en riesgo, que considera, entre otros, a médicos forenses, pero olvida a ministerios públicos, policías de investigación y peritos.

– Los peritos, ¿con qué equipo de protección salen a realizar diligencias?, se les pregunta a policías de investigación.

– Con ropa de vestir normal. Por la pandemia deberíamos de salir con equipos de protección personal, similares a los que deberían de usar los médicos: Traje para protección, cubrebocas, lentes de seguridad, guantes, pero lamentablemente no es así.

– ¿Por qué el protocolo no marca nada sobre equipos de seguridad para peritos, policías y MP?

– Los protocolos fueron generados por gente de gabinete sin experiencia en virología o epidemiología, no son gente de campo y, por lo tanto, desconocen los riesgos a que pueden exponerse los peritos, policías y AMPF. Por la emergencia de la pandemia, lo generaron de prisa sin tomar en cuenta los riesgos laborales.

Load More