La mexicana “Más de 45,000” en la Feria escénica de San Sebastián

La puesta Mas de 45,000 en San Sebastián. Foto: Facebook La puesta Mas de 45,000 en San Sebastián. Foto: Facebook

SAN SEBASTIÁN, ESPAÑA (apro).- Dos obras de teatro latinoamericanas fueron ovacionadas en la feria escénica de esta ciudad: La mexicana Más de 45,000, de Aldebarán Casasola, con la compañía Seguidor de Pléyades, y Manuelita, con la autora y actriz de origen británico-venezolano Tamsin Hurtado Clarke.

Más de 45,000 es una pieza sobre la trata de mujeres en nuestro país, de una jovencita que con engaños es enganchada por un padrote que la enamora y le promete amor eterno para enrolarla en una red de prostitución de la que pocas veces se puede salir.

En este trabajo que Aldebarán Casasola escribió a partir de una sólida investigación, convierte las estadísticas en una problemática humana en la que los espectadores se ven tocados sensiblemente. En la primera función, los aplausos de pie fueron emocionantes y muchos la consideraron uno de los trabajos más llamativos del festival. Se inicia cuando muere la madre del padrote, y éste tiene que quedarse a cargo de la hija que tiene con la joven. El victimario se ve vulnerado sin que esto implique alguna conmiseración. A pesar de las dificultades, la madre logra hacer justicia. La estructura dramatúrgica mezcla los tiempos y los espacios para darnos una realidad caleidoscópica de la trata de mujeres jovencísimas, del secuestro y la explotación que suceden particularmente en el Estado de México, desde donde se cuenta la historia.

Manuelita es un unipersonal sobre Manuela Sáenz, la revolucionaria que luchó al lado del libertador Simón Bolívar y cuya rebeldía e independencia la hizo sobresalir entre las tropas, aunque la historia la ha borrado de las grandes hazañas. Recordada como la amante del libertador, Manuelita recalca que en realidad él fue su amante, ya que su matrimonio fue lo que impidió formalizar ese amor. El juego de la narración y la ficción, el salir y entrar en la historia, permite al personaje y a la actriz hacer una reflexión crítica sobre la marginación e invisibilización de una mujer comprometida con la lucha de liberación. Es irónica y divertida, agresiva y vital. Tamsin Hurtado tiene una fuerza hipnotizante y gran capacidad para cambiar de perspectiva para narrar y vivir la historia. Su poder actoral nos lleva y nos trae de sus diferentes estados de ánimo y las variadas situaciones en las que se ve comprometida. Hace verosímil todo lo que ella cuenta. Entramos a las convenciones de convertir una silla en caballo, de ser amante a ser soldado, de ser rebelde a ser crítica de la historia sobre Simón Bolívar y los que lucharon con él. Es acompañada del guitarrista Santiago Jara, que con la música compuesta por Camilo Menjura y la dirección escénica de Scarlett Plouviez nos regalan un espectáculo de media noche del que salimos revitalizados.

En ese mismo espacio, pero con menos fortuna, se presentó Esperanza Pedreño que con su número de cabaret Coneja, dejó que dormitáramos en un espectáculo difuso sobre el embarazo y la educación de los hijos. También fue difícil la obra Amiga con la Compañía Tribueñe­ pues el texto, a pesar del interés por la vida de las poetas rusas Marina Tsvetáyeva y Sofía Parnok, no logró en las interpretaciones que el espectador vibrara junto con ellas.

La “dFERIA. XXVI Feria de Artes Escénicas en San Sebastián“ terminó con muchos problemas debido a la alarma sanitaria que hizo que todos volaran de regreso a su país de origen lo más pronto posible; a pesar de eso, consiguió sus cometidos al presentar a 32 compañías y conectarlas con productores, distribuidores y programadores que actualmente sufren, como nosotros en México, del cierre de espacios y fuentes de trabajo.

Load More