Reacción tardía de Italia ante el covid-19 cobra la vida de médicos

Personal médico toma muestras a personas afuera del Hospital Santa Maria della Pieta, en Roma. Foto: Alessandra Tarantino/AP Personal médico toma muestras a personas afuera del Hospital Santa Maria della Pieta, en Roma. Foto: Alessandra Tarantino/AP

ROMA (apro).- Los médicos de la primera línea en la lucha contra el covid-19 están siendo estragados por la pandemia en Italia. Ya son 77 los que perdieron la vida desde febrero, según cifras divulgadas este viernes 3 por la Federación Nacional de los Médicos del país.

Esto podría empeorar en los próximos días. De hecho, según el Instituto Superior de la Salud de Italia, la cifra total del personal sanitario contagiado, que incluye a enfermeros y otros trabajadores del sector, ya suma más de 10 mil personas.

La razón es, según los propios médicos, que las instituciones tardaron en reaccionar ante la epidemia y en entregar el equipo necesario. “Ha habido una cadena de errores”, denunció el sindicato de médicos Anaao-Assomed.

Por esto, según Guido Marinoni, presidente del Colegio de Médicos de Bérgamo –una de las ciudades con el mayor número de fallecimientos–, los que mueren ahora es probable que sean los que enfermaron cuando todavía el gobierno no había confinado a la mayoría de los 60 millones de habitantes de este país.

“Muchísimos se contagiaron cuando todavía las medidas de contención del virus eran muy blandas. Algunos siguieron trabajando sin mascarillas, pues escaseaban”, explicó Marinoni. “Nos abandonaron. Si hubiesen actuado más rápido probablemente ahora la situación no sería tan grave”, añadió.

Otros, como Andrea Cristanti, microbiólogo de la Universidad de Padua y uno de los asesores médicos que más éxito han tenido en contener la pandemia, han alertado también sobre la ausencia de capacitación de los profesionales italianos para afrontar una crisis como esta. “No están preparados porque nunca antes han vivido un brote como este”, coincidió el biólogo Enrico Bucci, de la Universidad de Filadelfia.

 

Suicidios

Como si no fuera suficiente, el brote también está teniendo consecuencias psicológicas. Prueba es el caso de una joven enfermera, Daniela Trezzi, de 34 años y quien trabajaba en la terapia intensiva del hospital Gerardo de Monza (norte). Agotada por el estés, Trezzi se suicidó a finales de marzo tras conocer que había contraído el virus. Temía haber contagiado a otros, contaron sus colegas.

No ha sido el único episodio. Otro fue el caso de la enfermera Silvia Lucchetta, de 49 años y quien también trabajaba en un ala de su hospital destinada a los enfermos de coronavirus. También fue encontrada muerta en el mar, en un caso que aún no se ha esclarecido.

No obstante, la gran preocupación por el personal sanitario italiano llega en un momento en el que el crecimiento de los contagios parece haberse estabilizado.

Según el último conteo divulgado este viernes, en las últimas 24 horas murieron 766 personas, apenas seis más que ayer. Con ello, Italia llega a un total de 13 mil 915 muertos, 115 mil 242 casos positivos totales, y 18 mil 278 personas que se han curado de esta enfermedad.

Comentarios

Load More