Gobierno de Colima despide a trabajadores en plena pandemia

El gobernador de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez. Foto: Facebook @gobiernocolima El gobernador de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez. Foto: Facebook @gobiernocolima

COLIMA, Col. (proceso.com.mx).– En plena contingencia sanitaria por el coronavirus, el gobierno estatal inició una serie de despidos de trabajadores que prestaban sus servicios en diversas dependencias, denunció la secretaria general del Sindicato Independiente de Trabajadores al Servicio del Gobierno y Organismos Descentralizados del Estado de Colima, Ana Cristina Navarro Castro.

En entrevista, la lideresa sindical indicó que, en los últimos tres días, suman nueve los trabajadores separados de sus labores: dos de la Oficina del Gobernador, cuatro del Instituto Colimense del Deporte (Incode) y tres del Instituto del Territorio del Estado de Colima (ITEC), todos ellos miembros del sindicato independiente.

Otros empleados integrantes del mismo gremio han sido citados en las dependencias a las que se encuentran asignados para firmar el desistimiento de una demanda interpuesta en busca del reconocimiento de su base laboral, bajo la amenaza de despido si se niegan a hacerlo.

Navarro Castro dijo que, a raíz de la entrega de alrededor de 500 plazas a miembros del sindicato mayoritario por el Poder Ejecutivo, el sindicato independiente solicitó lo mismo para sus afiliados, pero no fue atendida esta petición, por lo que desde octubre pasado fueron interpuestas más de 400 demandas ante el Tribunal de Arbitraje y Escalafón (TAE), organismo que ha dado largas a los trámites.

Indicó que las demandas fueron presentadas por trabajadores que cumplen los requisitos y que desarrollan labores propias de una base laboral, además de que muchos de ellos tienen más de diez años de antigüedad laborando bajo contrato o sin él.

La dirigente sindical se mostró extrañada de que en la actual coyuntura de la incertidumbre por el coronavirus, el gobierno del estado esté presionando a los trabajadores para que renuncien a sus legítimos derechos y despidiendo a quienes se niegan a desistirse.

“Nos sorprende bastante la determinación que se está tomando, porque uno espera de los gobernantes protección, que sean solidarios con su pueblo y sus trabajadores, pero no estamos viendo eso, a pesar de la invitación del presidente de la República a los empresarios a ser responsables y humanos, pero el gobierno del estado no está atendiendo esta recomendación”.

Refirió que, a pesar de que constitucionalmente se garantiza la libertad sindical y los trabajadores pueden pertenecer a cualquier organización, en el gobierno estatal “nos están reprimiendo, coaccionando, amedrentando; no hay ética, la gente tiene miedo por su trabajo y la están afectando a futuro, presionándola para que, además de desistirse, renuncie a luchar posteriormente por sus derechos”.

Ana Cristina Navarro dijo tener conocimiento pleno de que, el jueves 2, fueron citados los coordinadores administrativos de las diversas dependencias del gobierno estatal, donde personal de la Secretaría de Administración les entregó relaciones de trabajadores considerados a ser dados de baja o a hacer que se desistan de la demanda, identificados con su nombre, número de expediente, número de control y la dependencia a la que se encuentran asignados.

En la reunión, añadió, los coordinadores administrativos recibieron la indicación de buscar, de manera motivadora o coaccionada, que se desistan de la demanda; si no es así, se quedan sin empleo y serían dados de baja de manera paulatina.

En el caso de los que ya fueron despedidos, mencionó Navarro, se les argumentó que su separación del empleo era porque había concluido su contrato y porque tenían interpuesta una demanda contra el gobierno para el reconocimiento de su base. “Ya no están cuidando las formas”.

Hizo notar que los despidos en estos momentos dejan a los trabajadores en la indefensión, porque además de hacerlos enfrentar la incertidumbre económica de la contingencia por el coronavirus, ni siquiera se encuentran en posibilidad de acudir por ahora al Tribunal de Arbitraje y Escalafón, que suspendió temporalmente las audiencias y términos legales, a menos que se trate de excepciones de urgencia como huelgas o paros laborales.

De acuerdo con Navarro Castro, en el gobierno de Colima “hay una situación de doble moral, se dice una cosa y se hace otra; ahorita hay otros compañeros citados el próximo lunes para posiblemente ser notificados de su despido”.

Recordó que en diciembre pasado ya se había registrado una serie de despidos, donde resultaron afectados 18 miembros del sindicato independiente, quienes actualmente tiene una demanda, junto con 50 trabajadores más que se acercaron a pedir respaldo de esa organización gremial.

En los actuales momentos, señaló Ana Cristina Navarro, “lo principal es que ante la pandemia del coronavirus no estamos viendo una sensibilidad, ni un apoyo de parte del gobierno de Colima tal como el pueblo y los trabajadores lo hubieran esperado; no creíamos que en estas circunstancias tan graves se produjeran estos despidos”.

Puntualizó que, hasta ahora, los caminos legales han sido su única acción: “nos hemos portado de una manera civilizada, neutral, pero ante esta situación queremos elevar la voz y estamos pensando estrategias para que el presidente de la República también se entere de que en el estado de Colima no se están siguiendo los lineamientos para proteger a los trabajadores; estamos viendo cómo manifestar esto, cuidando los protocolos sanitarios de estos tiempos”.

Load More