Entre protestas, AMLO asegura que no hay camas suficientes en hospitales

El gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, y el presidente Andrés Manuel López Obrador. Foto: @cuauhtemocb10 El gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, y el presidente Andrés Manuel López Obrador. Foto: @cuauhtemocb10

CUERNAVACA, Mor. (proceso.com.mx).– La Unidad de Medicina Familiar Dr. Carlos Calero Elorduy, del ISSSTE, ubicada en Cuernavaca, será transformado por el Ejército Mexicano en un hospital con 40 camas de terapia intensiva para atender a pacientes contagiados de covid-19, según anunció el presidente Andrés Manuel López Obrador en su visita a la capital del estado.

En medio de protestas de trabajadores del Inegi, quienes aseguran que fueron despedidos injustificadamente, de padres de niños y niñas que se quejan porque no han recibido medicamento contra el cáncer en el Hospital del Niño Morelense, de profesores y esposas y madres de internos de Atlaholoaya, el presidente realizó una visita de inspección al hospital ubicado en la avenida Álvaro Obregón.

En un acto al que sólo tuvieron acceso algunos de los medios de comunicación del estado, el presidente aseguró que el país cuenta con cinco mil camas con ventiladores que podrán ser utilizadas por personas infectadas con el coronavirus. No obstante, aseguró que son insuficientes para enfrentar la pandemia que vive el planeta.

“Tenemos que estar preparados para lo curativo, para la hospitalización, porque necesitamos camas, necesitamos sobre todo camas para terapia intensiva y no se tienen, estamos en eso, consiguiendo camas y sobre todo ventiladores para terapia intensiva, a eso nos hemos dedicado ya desde hace bastante tiempo y estamos avanzando, diariamente se ha ido avanzando, ya tenemos alrededor de cinco mil camas con ventiladores, pero necesitamos más, y todos los días estamos instalando camas, estamos obteniendo ventiladores para estar preparados”, dijo.

“Por eso ahora estamos aquí en Cuernavaca donde ya tenemos un número considerable de camas, de ventiladores, de especialistas, pero falta, y por eso estamos aquí, porque vamos a reconstruir este hospital para tener, en el corto plazo, lo más pronto posible, la disponibilidad para instalar 40 camas de terapia intensiva, con equipo y con especialistas. Ya está trabajando el ISSSTE en empezar a arreglar, pero va a intervenir el Ejército, va a intervenir la Secretaría de la Defensa, los ingenieros militares para hacerlo lo más pronto posible”, informó.

El mandatario también señaló que hacen falta especialistas, médicos y enfermeras, en terapia intensiva, por lo que convocó al personal médico a capacitarse en esa área con el fin de sumarse a la atención de los pacientes contagiados de covid-19:

“Algo que es muy importante y hoy convocamos, los especialistas, porque este régimen corrupto que terminó afortunadamente hace poco, nos dejó muchas deudas, rezagos, una herencia nefasta, una de las cosas que produjo este régimen antipopular, corrupto, fue un faltante de médicos en el país, y sobre todo un faltante, un déficit de médicos especialistas y más de especialistas en terapia intensiva”.

“Les hablaba de que tenemos cinco mil camas de terapia intensiva con ventiladores, pero en todo el país son mil los especialistas en terapia intensiva, entonces hoy convocamos para que médicos generales sean capacitados de inmediato, asegurándoles trabajo, asegurándoles a los que van a estudiar en especialidades dos puntos para que, al presentar el examen, si participaron ayudando a combatir la epidemia, se les tome en cuenta esos dos puntos para que puedan ingresar a la especialidad”, expresó.

Agregó que, hasta el momento, en México la epidemia ha sido bien administrada y que no se ha salido de control gracias a las medidas preventivas: “Por hacerle caso a los especialistas, el que el crecimiento de infectados se dé de manera horizontal para tener tiempo de prepararnos, de equiparnos, en otros países desgraciadamente creció mucho, desbordó la epidemia, los agarró de sorpresa, sin preparación”, dijo.

 

Protestas

Padres y madres de niños que padecen cáncer y que se encuentran hospitalizados o reciben su tratamiento en el Hospital Morelense del Niño, la Niña y el Adolescente, aseguraron que desde hace seis meses no cuentan con el medicamento para atender a sus hijos, por lo que exigieron a gritos y entregaron varios documentos destinados al presidente López Obrador, a quien sólo pudieron ver de lejos.

En tanto, un grupo de encuestadores y supervisores del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) denunciaron que fueron despedidos sin ninguna justificación y que las autoridades incumplieron su contrato que estaba vigente hasta el 15 de abril.

Aseguraron que las autoridades locales del organismo estaban violando una orden del presidente, quien dijo que debería despedirse a nadie durante la contingencia.

Además, una veintena de mujeres, madres y esposas de internos del penal de Atlacholoaya demandaron al presidente justicia, pues sus familiares fueron golpeados y trasladados a otros penales, a pesar de que muchos de ellos cuentan con amparos para no ser puestos en otros centros penitenciarios. Denunciaron que algunos están incomunicados y a otros ni siquiera saben en qué lugar se encuentran.

Comentarios

Load More