Municipales de Ciudad Juárez encañonan y balean a funcionario del gobierno de Trump

Oscar Hagelsieb, jefe de Grupo del Buró de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), fue la víctima de la agresión. Foto: Facebook Oscar Hagelsieb, jefe de Grupo del Buró de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), fue la víctima de la agresión. Foto: Facebook

WASHINGTON (apro). – Un funcionario y diplomático del gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue encañonado y balaceado por elementos de la policía municipal de Ciudad Juárez, Chihuahua, el pasado lunes 30 de marzo.

El incidente que ha pretendido ocultar el gobierno del alcalde de la ciudad fronteriza, Héctor Armando Cabada Alvídrez, representa el cuarto ataque armado que se da en México en contra de agentes federales de los Estados Unidos.

De acuerdo con el “reporte de seguridad” sobre el percance que recibió Javier Corral, gobernador panista de Chihuahua, por parte de la fiscalía del estado y que fue leído a Proceso; el ataque al funcionario estadunidense ocurrió el lunes de la semana pasada a las 19:15 horas.

El informe elaborado por el fiscal estatal César Augusto Peniche Espejel reconstruye los hechos ocurrido en Ciudad Juárez de los que, si se entera Trump, podrían provocar un conflicto bilateral con el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Oscar Hagelsieb, Jefe de Grupo del Buró de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) del Departamento de Seguridad Interior en el consulado estadunidense en Ciudad Juárez, fue la víctima de la agresión por parte de los policías municipales.

Una fuente del Departamento de Seguridad Interior (DHS) de Estados Unidos que habló con el reportero sobre el caso y bajo la estricta condición del anonimato porque hay una investigación en curso por parte del FBI y el Departamento de Estado, relató lo acontecido.

“El lunes 30 de marzo el Jefe de Grupo de ICE se dirigía a la casa donde vive en Ciudad Juárez”, comienza el recuento de hechos por parte del funcionario de DHS.

Hagelsieb manejaba una camioneta marca BMW modelo X5 “con placas diplomáticas” cuando a las 19:15 horas llegó al crucero que hacen las esquinas de Avenida de Las Torres y Ejército Nacional, y allí de manera inesperada fue interceptado por un grupo de policías municipales.

“Los policías se acercaron al vehículo con placas diplomáticas, abrieron la puerta y encañonaron al agente Hagelsieb quien al verse en esas circunstancias pisó el acelerador para salvarse y resguardarse”.

El jefe de grupo de ICE en el consulado en Ciudad Juárez es uno de los agentes encubiertos más exitosos de Estados Unidos quien como tal; trabajó en varias ciudades de México para combatir al narcotráfico y en diferentes naciones del Medio Oriente en operaciones antiterroristas.

De 2016 a 2018, Hagelsieb fue subdirector de la Fuerza de Tarea de Operación Antinarcóticos, Crimen Organizado y Terrorismo en el Departamento de Justicia en Washington, D.C.

Persecución

Tomados por sorpresa por la reacción del agente federal de ICE, los policías municipales a bordo de dos camionetas persiguieron al auto diplomático, e incluso le lanzaron varios disparos que por su experiencia en circunstancias de peligro Hagelsieb esquivó con facilidad.

“La persecución terminó en el consulado, los policías municipales justificaron sus acciones violatorias de acuerdos internacionales de diplomacia; argumentando que Hagelsieb se pasó un retén inexistente y que se fugó con exceso de velocidad”, acotó el funcionario de DHS.

El informe escrito por Peniche Espejel no difiere mucho de la versión que ofreció el alto funcionario del gobierno de Trump, con excepción de algunos detalles de lo ocurrido el lunes 30 y al siguiente día del altercado violatorio de acuerdos diplomáticos.

La parte escrita por el fiscal del estado da cuenta de que el martes 31 de marzo, en el consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez, se llevó a cabo una reunión de carácter “urgente y grave” entre funcionarios diplomáticos estadunidenses y Cabada Alvídrez; entre otros.

“En la sesión a la que también asistió Jorge Nava, fiscal del estado de la Zona Norte, se aclararon las cosas tras la reconstrucción de hechos y se aceptó que hubo fuerza y acciones excesivas por parte de los policías municipales”, sostiene el informe de seguridad entregado a Corral.

El documento recogió otros puntos clave relatados en la reconstrucción de los acontecimientos: que, durante la persecución los policías que encañonaron a Hagelsieb solicitaron refuerzos y fueron 15 unidades en total las que intentaron doblegar al también diplomático estadunidense.

En el encuentro celebrado en el consulado y en el que Hagelsieb no estuvo presente, se explicó que el agente de ICE salió disparado del supuesto retén o filtro donde fue detenido porque al abrirle la puerta del vehículo y ser encañonado corría gran peligro”.

El reporte de seguridad que le fue entregado a Corral recoge “que los policías municipales dispararon contra el vehículo con placas diplomáticas” durante la persecución pero que ninguna bala dio en la unidad mientras esta se desplazaba a gran velocidad.

El presidente municipal de Ciudad Juárez “pidió disculpas” al cónsul de Estados Unidos en la entidad, John Tavenner, y el funcionario mexicano dio por zanjado el caso de carácter bilateral; haciendo todo lo posible porque los medios de comunicación no se enteraran de ello.

La municipalidad y la policía municipal de Ciudad Juárez nunca respondieron a los intentos de Proceso por conseguir su versión.

Cuarto ataque

Hagelsieb es el cuarto agente federal de Estados Unidos en ser atacado en México y el segundo caso que se da sin consecuencias fatales.

El primer incidente de esta naturaleza fue en marzo de 1985 en Guadalajara, Jalisco, con el secuestro, tortura y eventual ejecución Enrique “Kiki” Camarena, agente de la Administración Federal Antidrogas (DEA) de los Estados Unidos.

El segundo fue el 15 febrero de 2011 en San Luis Potosí, cuando un grupo de sujetos armados atacó con rifles de alto poder a un vehículo con placas diplomáticas en el que asesinaron a Jaime Zapata e hirieron de gravedad a Víctor Avíla, agentes federales de ICE.

El tercer ataque y en el que no hubo muertos, ocurrió el 29 de agosto de 2012 en la carretera México-Cuernavaca a la altura de Tres Marías, en donde policías federales atacaron con rifles de alto poder a elementos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Comentarios

Load More