“Hogar”: acorralado por el desempleo

"Hogar", producción de Netflix. Foto: Especial "Hogar", producción de Netflix. Foto: Especial

MONTERREY, N.L. (apro).- Javier es un publicista con gran trayectoria que ha perdido su trabajo. Repentinamente le han dicho que ya no es necesario su talento, y lo han dejado en la calle.

Al buscar oportunidades se da cuenta que ya se hizo viejo en el mundillo del advertising, y que ahora lo que antes era revolucionario y atrevido, para los jóvenes es sólo aburrido contenido.

Hogar (The Occupant, 2020) es otra de las recientes producciones españolas presentadas por Netflix que se concentra en observar, detenidamente, cómo el mundo no tiene piedad para las personas que le han servido y que, en un parpadeo, se vuelven material reemplazable y un mero desecho.

La cinta que presentan David Pastor y Alex Pastor muestra al exejecutivo (Javier Gutiérrez) sometido a una presión inmensa para mantener el confortable nivel de vida de clase alta que tenía, hasta que su situación pecuniaria se vuelve insostenible y es obligado a tomar decisiones radicales para componer su vida.

Aunque la historia que escriben los mismos realizadores se toma algunas libertades creativas para hacer que el drama encaje, es muy efectivo el tratamiento sobre la crisis de la mediana edad, frente a una mala pasada de la vida. En estos tiempos, perder el trabajo es una tragedia, que sume en la oscuridad a toda la familia, como le pasa a Javi, quien es una especie de parásito español.

Desesperado, un hombre con un poco de voluntad e inteligencia es capaz de todo.

Javier es un neurótico potencial, que comienza a revelar su verdadera identidad cuando pierde el paraíso en el que vivía, y es arrastrado por los acontecimientos que no puede controlar. Se supone que es un energúmeno callado, pero la desesperación hace que su temperatura emocional se dispare, motivándolo a emprender acciones insospechadas, atrevidas y muy riesgosas.

Sin nada que perder, se despoja de algunos vestigios de moralidad que le quedan para conducirse primero como un embustero y, después, como un criminal.

La cinta es muy efectiva por el elevado suspenso que maneja en sus primeros dos actos. Cerca del final la anécdota trastabilla, aunque consigue sostenerse. El desempleado va metiéndose en una intrincadísima red de mentiras que lo hacen caminar sobre hielo quebradizo, hasta que se ve forzado a quitarse la máscara y a actuar con maneras que son tan eficientes como repulsivas.

Lo que le interesa es destruir a la persona que cree le ha robado sus sueños. En su insanidad, está dispuesto a arruinar incluso su propia vida para hacer que un hombre bueno pague por la desdicha en la que se encuentra sumergido.

La cinta se la lleva por completo Gutiérrez, con la gran actuación del tipo desequilibrado que se vuelve un refinado artista del crimen para conseguir su meta. Tomará un gran riesgo para obtener, si gana, una elevadísima recompensa.

Hogar es una película de gran tensión que muestra muy bien el infierno del desempleo. Y también da cuenta de lo que es capaz un hombre desesperado, que tiene la suficiente sangre fría para esperar el momento de descargar el golpe, para buscar lo que cree le ha sido arrebatado.

Comentarios

Load More