Que el covid-19 no le robe el sueño

El uso de internet aumentó especialmente en las noches y madrugadas durante la cuarentena. Foto: Netflix El uso de internet aumentó especialmente en las noches y madrugadas durante la cuarentena. Foto: Netflix

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).-No deje que el coronavirus afecte su ciclo onírico.

Si bien el aislamiento ha exacerbado condiciones psicológicas en países como Italia, España y Francia, en donde la gente lleva más de un mes en cuarentena, éstas y otras afectaciones ya empiezan a hacer estragos en los mexicanos, pues al menos en la capital algunos ciudadanos cumplen dos semanas de contingencia sanitaria.

Ello se ha reflejado en un consumo de internet hasta 40% más sin distinción de “horarios pico” –debido al trabajo desde casa, pero también por el uso de videojuegos, redes sociales y plataformas como YouTube, Netflix y Amazon Prime–; de ahí que los horarios de uso por las noches-madrugadas se hayan elevado. Esto último afecta al “ritmo” o “ciclo” circadiano.

Esto último se refiere el reloj interno que regula desde nuestro sueño asociado a la noche (dormir), con el sol del día (estar despierto), los alimentos (desayuno, comida y/o cena), más otros elementos fisiológicos como la temperatura del cuerpo o la presión arterial.

Y dado que cada vez más personas utilizan el celular para consumir internet por las noches, y la luz que despiden estos aparatos (como tabletas, computadoras y televisores) son en esencia luz LED, uno de los “archienemigos” del sueño, debido a la alta emisión del tono azul muy por encima del emitido por la luz del día, provoca desde “efectos foto-tóxicos” como la falta de sueño hasta la incidencia en enfermedades como la diabetes.

La luz led, causante de enfermedades

 

Así, en la medida en que retrasamos nuestro ciclo a la hora de dormir, acrecentamos una desincronización circadiana.

El Centro de Ciencias de la Complejidad (CCC) lo definió muy bien a raíz de la ponencia del neurobiólogo e investigador del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, Rudolf M. Buijs, dictada el año pasado: The Circadian System and its Importance for Health (El sistema circadiano y su importancia para la salud); se le escucha decir en un video del CCC:

“Si no nos comportamos en la forma en que nuestro reloj biológico nos dicta, por ejemplo, si estamos activos cuando en realidad deberíamos dormir, o si estamos comiendo cuando deberíamos estar durmiendo, y por lo tanto no deberíamos comer, en ese momento la retroalimentación de que estamos comiendo o la retroalimentación de que estamos activos cambiará todo nuestro sistema, de forma tal que se podrían desarrollar patologías”.

Modificar el ciclo circadiano afectará nuestra salud a largo plazo; pero en el corto, una vez que regresemos a la normalidad –con el trabajo en oficinas y demás actividades comunes–, será más complicado retomar nuestros horarios. Por ahora, anote esta receta:

Menos internet por las noches, más sueño.

Es el momento de alejar lo más posible la laptop, el celular, la tableta o la televisión, y más pronto llegará Morfeo por las noches, el dios mitológico de los sueños.

Load More