Autoridades ocultan motín en penal de Guanajuato contra medidas por covid-19

El jueves 9 de abril internos inconformes con las medidas por el covid-19 del Cereso de Valle de Santiago protestaron y desencadenaron un motín; el gobierno estatal no lo informó. Foto: Especial El jueves 9 de abril internos inconformes con las medidas por el covid-19 del Cereso de Valle de Santiago protestaron y desencadenaron un motín; el gobierno estatal no lo informó. Foto: Especial

GUANAJUATO, Gto., (proceso.com.mx).- Inconformes con las restricciones impuestas por la contingencia sanitaria a causa de la pandemia de covid-19, internos del Centro Estatal de Reinserción Social (Cereso) de Valle de Santiago protestaron y desencadenaron un motín, lo que ocasionó que al menos tres internos fueran llevados con heridas de bala al hospital de ese municipio.

Otro interno y un guardia penitenciario también resultaron con otro tipo de lesiones.

Aunque esto ocurrió el jueves 9 de abril, el incidente no fue informado por la Secretaría de Seguridad Pública del estado, a cargo de la cual está dicho Cereso, y cuyos guardias habrían sido responsables de disparar desde las torres de vigilancia, aparentemente en un intento por disuadir el zafarrancho al interior.

Fueron familiares y fuentes de seguridad del ámbito municipal quienes confirmaron la riña, misma que se prolongó por varias horas de la tarde del jueves y en la que también habría resultado herido un custodio.

A partir del inicio de la cuarentena o “sana distancia” en el estado, el secretario de Seguridad Pública, Álvar Cabeza de Vaca Appendini, anunció que se limitarían las visitas familiares a las y los internos de los centros de reinserción estatales, a un solo familiar una vez por semana, en sábado o domingo.

También se suspendieron las visitas conyugales, así como el ingreso de cualquier tipo de alimentos.

Se suspendieron las visitas a locutorios, con excepción de aquellas a cargo de abogados defensores o de personal de organismos de derechos humanos y similares.

En el ese centro penitenciario hay una población actual de alrededor de mil 300 internos.

De acuerdo con los testimonios de los familiares, e incluso algunos defensores de internos, fue la inconformidad creciente de algunos reclusos por estas restricciones establecidas por la pandemia la que originó una protesta que derivó en la gresca, por lo que se requirió de la intervención de las Fuerzas de Seguridad Pública, también dependientes de la SSP.

La vocería de seguridad del gobierno del estado indicó que se trató de “un rumor” que no fue confirmado por la Secretaría de Seguridad Pública.

Load More