La 4T cerró a medias la llave de la publicidad oficial

El gobierno de la 4T ha cumplido con la reducción drástica del gasto de publicidad oficial en varios medios tradicionalmente beneficiados, para ahora destinarlo en medios principalmente locales o que fueron boicoteados Foto: Benjamín Flores El gobierno de la 4T ha cumplido con la reducción drástica del gasto de publicidad oficial en varios medios tradicionalmente beneficiados, para ahora destinarlo en medios principalmente locales o que fueron boicoteados Foto: Benjamín Flores

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso). – Conforme a una promesa de campaña, el presidente Andrés Manuel López Obrador recortó las adjudicaciones de publicidad oficial a los medios: en su primer año de gobierno, la llamada Cuarta Transformación gastó menos de 2 mil 500 millones de pesos para difundir su propaganda, 40% por debajo de lo gastado por el gobierno de Enrique Peña Nieto en 2018.

Los medios más beneficiados durante el último año de Peña Nieto vieron sus ingresos de publicidad oficial derrumbarse en 2019: las reducciones oscilaron entre 40% –para Grupo Fórmula– y 98.5%, en el caso de Rack Star, según una revisión de los contratos públicos de 2018 y 2019 enlistados en el portal Compranet y comparados con los gastos de comunicación social reportados a la Secretaría de la Función Pública esos años.

Pese a que Televisa y TV Azteca obtuvieron en 2019 contratos por montos inferiores en 77.8% y 70%, respectivamente, a los que recibieron en 2018, permanecieron como los más beneficiados por la publicidad oficial, pues concentraron 303 y 284 millones de pesos, respectivamente.

El recorte se aplicó a prácticamente todos los medios. Sin embargo, algunos ganaron en la administración actual, particularmente La Jornada, los diarios locales Tabasco Hoy y Por Esto!, así como los que sufrían el boicot publicitario de Peña Nieto, como el periódico Reforma o Proceso.

Personalidades mediáticas como Joaquín López Dóriga, Mario Beteta, Ricardo Alemán, Pablo Hiriart o Jorge Roberto Avilés Vázquez –conocido como Callo de Hacha–, sufrieron de golpe el tijeretazo.

Mediante sus tres empresas –Astron Publicidad, Plataforma Digital Joaquín López Dóriga y Ankla Comunicación–, López Dóriga recibió al menos 40 millones 118 mil pesos en 2018; Beteta, cerca de 14 millones de pesos; Alemán y Callo de Hacha, más de 8 millones de pesos cada uno e Hiriart facturó por 5 millones 416 mil pesos.

El comunicador Joaquín López-Dóriga Foto: Mauricio Palos

Otros medios cercanos a Peña Nieto perdieron mucho con el cambio de gobierno.

Las empresas de la familia Maccise Uribe –Capital Media–, por ejemplo, vieron 93% de sus ingresos desaparecer de un año para otro: de 78 millones 819 mil pesos en 2018 a 5 millones 493 mil pesos el año pasado.

Rack Star, una empresa de Gerardo Pasquel Méndez –exdiputado mexiquense por el Partido Verde–, que se dedica a difundir propaganda en las pantallas de cine, perdió 98.5% de sus ingresos gubernamentales, que pasaron de 97 millones 545 mil pesos en 2018 a un millón 421 mil pesos el año pasado.

Comercializadora Publicitaria Tik, de Enrique Ramírez Villalón –padre de Alejandro Ramírez Magaña, director de Cinépolis y hasta 2018 presidente del Consejo Mexicano de Negocios– perdió 97% de sus ingresos sus contratos públicos: de 27 millones 768 mil pesos pasó a 999 mil pesos.

Estrictamente Digital, que edita el portal Eje Central, perdió 88.5% de sus ingresos federales, pues de 7 millones 284 mil pesos pasó a 841 mil, mientras la revista Nexos, dirigida por Héctor Aguilar Camín, pasó de 11 millones 880 mil a 151 mil pesos.

Las empresas vinculadas con Enrique Krauze también sufrieron un recorte importante: su productora Editorial Clío Libros y Video pasó de 9 millones a nada, mientras que la Editorial Vuelta, que edita Letras Libres, pasó de 4 millones 228 mil pesos en 2018 a 142 mil pesos en 2019.

El historiador Enrique Krauze Foto: Rafael del Río

Expansión que edita, entre otras, las revistas Expansión y Quién, perdió 90% de sus ingresos –de 44 millones 453 mil pesos a 4 millones 400 mil pesos–, mientras que Notmusa, que imprime publicaciones como TV Notas, Récord o ¡Pásala!, vio sus adjudicaciones de publicidad reducirse 87% de un año para otro: de 38 millones de pesos a 4 millones 867 mil pesos.

Recortes

Durante su campaña presidencial, López Obrador advirtió que recortaría a la mitad el gasto en publicidad oficial; en abril pasado reiteró que no usaría la propaganda para premiar a los medios obedientes, y el pasado 26 de febrero advirtió que reduciría todavía más las erogaciones este año.

Para prácticamente todos los medios más poderosos del país el recorte en publicidad oficial fue drástico.

El Universal pasó de recibir 271 millones de pesos de contratos en 2018 a 68 millones de pesos en 2019 –una reducción de 74%–; MVS dejó de ingresar ocho de cada 10 pesos que recibió el año anterior y El Heraldo perdió 70%.

Las empresas de Grupo Imagen, de Olegario Vázquez Aldir, pasaron de 508 millones de pesos en 2018 a 141 millones en 2019; y la Organización Editorial Mexicana –dirigida por Paquita Ramos de Vázquez, viuda de Mario Vázquez Raña– pasó de 153 a 23 millones de pesos.

Periódicos como La Razón –del contratista petrolero Ramiro Garza Cantú– y La Crónica –de la familia Kahwagi– sufrieron recortes superiores a 80%: el primero recibió 7 millones 846 mil pesos en 2019 contra 41 millones 477 mil pesos del año anterior, y el segundo obtuvo 6 millones 782 mil pesos en 2019, 17.5% de los 38 millones 657 mil pesos que tuvo en 2018.

Ganones

Al contrario, la Cuarta Transformación resultó más generosa que el gobierno anterior con algunos medios.

La Jornada, por ejemplo, recibió 86 contratos federales por 200 millones 788 mil pesos en 2019, un monto más de dos veces superior a los 94 millones 856 mil pesos que obtuvo en 2018.

Según los datos de Compranet, el diario dirigido por Carmen Lira se convirtió en el tercer medio más beneficiado en contratos de comunicación social por el gobierno de López Obrador, pues se ubica detrás de Televisa y TV Azteca, pero muy por encima de sus competidores directos como El Universal o Milenio; este último, por cierto, recibió en 2019 contratos por un monto 66% superior al de 2018.

Edificio del periódico La Jornada, en la Ciudad de México Foto: Eduardo Miranda

Pero los dos mayores ganones de la propaganda del gobierno de López Obrador fueron la cadena de periódicos Por Esto! –Centro de Cultura Nuestra América, AC– y el diario Tabasco Hoy –Organización Editorial Acuario–, que en 2018 no existían en la nómina de comunicación social del gobierno y el año pasado obtuvieron contratos por 46 millones 116 mil pesos y 42 millones 348 mil pesos, respectivamente.

Dichos montos los colocaron en los lugares 15 y 16 de los contratistas más importantes de la administración federal en materia de publicidad oficial, con más recursos que el diario Excélsior y dos veces más que El Economista.

El dueño de Tabasco Hoy, Miguel Cantón Zetina, es amigo de López Obrador. En febrero de 2018 el entonces candidato le concedió una de las pocas entrevistas que dio durante su campaña.

Mario Menéndez Rodríguez, el dueño de Por Esto!, también es cercano al mandatario desde hace décadas.

En octubre de 2018, el entonces presidente electo visitó los locales del medio, en Mérida, y dijo a su huésped, en referencia a su triunfo electoral: “¡Tú eres parte de esto, Mario!”

El gobierno de López Obrador consintió a otros periódicos de difusión estatal o local: otorgó 67 millones de pesos a la empresa Edición y Publicidad de Medios de los Estados –misma que había recibido apenas un millón de pesos en 2018–, y 145 millones de pesos a Medios Masivos Mexicanos, que en 2018 había obtenido contratos por 67 millones de pesos. Ambas empresas se dedican a colocar publicidad en una red de diarios locales, entre ellos los periódicos El Siglo o El Mexicano.

En el caso del periódico Reforma y Proceso, el gobierno de López Obrador levantó el boicot publicitario impuesto por la administración de Peña Nieto; ello se tradujo en un incremento sustancial de los contratos de publicidad oficial, que reequilibró el desbalance.

Así, Reforma recibió contratos por 49 millones 19 mil pesos en 2019, contra apenas 5 millones 288 mil pesos en 2018; Comunicación e Información, la casa editorial de Proceso, recibió 15 millones 498 mil pesos, un monto más de 10 veces superior al millón 271 mil pesos de 2018.

SAIO Servicios, la empresa que controla Aristegui Noticias, recibió contratos de publicidad oficial en 2019 –contra ninguno en 2018–, por 4 millones 204 mil pesos; lo mismo ocurrió con Difusión de Información, que edita Contralínea: obtuvo 3 millones 874 mil pesos el año pasado.

Comentarios

Load More