En México se agrede a los héroes

Enfermeras de un hospital del ISSSTE en Tampico. Foto: www.elsoldetampico.com.mx Enfermeras de un hospital del ISSSTE en Tampico. Foto: www.elsoldetampico.com.mx

Médicos y personal de enfermería, considerados en todo el mundo primera línea de combate contra el covid-19, viven ahora en México un fenómeno preocupante: en varios estados han empezado a ser marginados, discriminados, amenazados e incluso agredidos por gente que teme que esos héroes de bata blanca les puedan contagiar el coronavirus.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- De acuerdo con la OMS, en México hay 343 mil 700 médicas y médicos y 200 mil enfermeras y enfermeros, cantidad aún insuficiente para atender a los más de 300 mil pacientes que, según el IMSS, contraerán covid-19; 200 mil solicitarán atención médica, 30 mil requerirán atención especializada y 12 mil, cuidados intensivos.

El 24 de marzo México entró en la fase dos de la pandemia y se prevé que la tercera semana de abril podría entrar en la fase tres, estimó López-Gatell.

“No tenemos (el número de) especialistas que se requieren para enfrentar la epidemia, sobre todo los especialistas para terapia intensiva”, admitió el presidente López Obrador el sábado 4, cuando informó sobre las líneas generales del proyecto desarrollado por la Secretaría de Salud y el IMSS.

“Calculamos que requerimos estar preparados para mínimo 10 veces más”, confesó López Obrador luego de que se diera a conocer la convocatoria de contratación masiva de 6 mil 600 médicos y 12 mil 300 enfermeras para encarar la contingencia.

El martes 7, la titular del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Mónica Maccise, dijo haber recibido 32 quejas de personal médico y de enfermería que ha sido violentado física y verbalmente por personas que temen que aquellos puedan contagiarlos con el coronavirus.

Pese a que no dio detalles de la cantidad de denuncias presentadas las últimas semanas, Maccise confirmó que personal de salud ha sido blanco de diversos ataques.

Frente a estas agresiones, las autoridades de algunos estados han ordenado a médicos y enfermeras que guarden en maletas o bolsas sus uniformes, que en otros lugares inspiran respeto pero que en las calles, cafeterías, autobuses, taxis y trenes de algunas ciudades mexicanas los ponen en riesgo.

En algunas ciudades del país, las autoridades han debido asignar transportes especiales para llevar a médicos y enfermeras a sus centros de trabajo, incluso con resguardo policiaco.

El miedo al contagio ha suscitado agresiones hacia el personal médico en Nuevo León, Jalisco, Estado de México, Tabasco, San Luis Potosí, Morelos, Campeche, Chiapas, Oaxaca y Yucatán. Tal ola de violencia hizo que el martes 7, Día Mundial de la Salud, el director del IMSS, Zoé Robledo, lanzara un llamado a apoyar a quienes llamó “verdaderos héroes y heroínas, al preservar la salud de los mexicanos en esta emergencia sanitaria”.

Un día antes, en la conferencia diaria en la que se informa sobre la pandemia, Hugo López-Gatell, subsecretario de Salud, dijo: “El miedo produce reacciones irracionales” y calificó de “indignantes” las agresiones que para entonces ya habían ocurrido en Guadalajara y San Luis Potosí.

(Con información de los corresponsales Luis Jaime Brito, Luciano Campos, Verónica Espinosa, Isaín Mandujano, Pedro Matías, Patricia Mayorga, Veneranda Mendoza, Gloria Reza y Pedro Zamora).

Fragmento del texto publicado en la edición 2267 de la revista Proceso, ya en circulación.

 

Load More