ONG: millones enfrentan al covid-19 en condiciones laborales precarias

Trabajadores de la Ciudad de México Foto: Miguel Dimayuga Trabajadores de la Ciudad de México Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La desigual sociedad mexicana no estaba preparada para aguantar la pandemia de covid-19: previo a la llegada del coronavirus, el ingreso de 32 millones de trabajadores no alcanzaba para comprar los escasos productos de la canasta básica para dos personas; 34 millones de trabajadores seguían excluidos del sistema de seguridad social; 18 millones laboraban sin contratos estables, mientras que 28 millones de personas eran desempleadas u ocupadas sin ingreso laboral.

Según el Observatorio del Trabajo Digno –una iniciativa de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza–, ocho de cada diez trabajadores a cuenta propia no gana lo suficiente para sostener una familia de dos personas y seis de cada diez personas asalariadas reciben menos de dos canastas básicas; en el otro lado del espectro social, solamente ocho millones de personas en todo el país reciben un ingreso superior a cuatro canastas básicas, es decir, más de 15 mil 900 pesos en zonas urbanas.

Estos factores, exhibidos hoy en un informe del colectivo, muestran por qué decenas de millones de mexicanos no pueden cumplir con las medidas sanitarias que decretó el gobierno federal para frenar la expansión de covid-19, entre ellos el exhorto a quedarse en casa y a dejar temporalmente las actividades consideradas no esenciales.

La cuarentena se aplaza al 30 de mayo; el pico más alto se alcanzaría el 10

“La emergencia sanitaria desnuda las condiciones precarias de trabajo de millones de personas en nuestro país”, dice el Reporte Especial Covid 19.

Por ello, tales medidas no funcionarán si no se acompañan de transferencias masivas de dinero y de programas de protección del empleo, según el informe, el cual recomienda entre otros la implementación de “transferencias temporales de ingreso y el inicio de un seguro de desempleo”.

El deterioro y la precarización de las condiciones laborales se gestó durante “años y décadas” en México, marcados por el desmoronamiento del valor de los salarios, las prácticas de evasión de la seguridad social o el sabotaje de la organización sindical; en este entorno se sumó un estancamiento de la economía en 2019 y un desplome del precio del petróleo a principios del presente.

Y ésta era la situación anterior a la llegada del coronavirus, del que México será uno de los más impactados a nivel global –con una caída del PIB de un 6.6%, según reportó hoy el Banco Mundial–, y las medidas excepcionales lanzadas por el gobierno federal afectarán principalmente a las personas más vulnerables, entre ellas las 61.1 millones que vivían en pobreza por ingresos en 2018, y principalmente a las mujeres jóvenes.

El documento recomendó que el gobierno realice un “esfuerzo fiscal de redistribución del presupuesto y de ampliación del gasto” para otorgar “subsidios para conservar empleos y salarios, créditos blandos condicionados a cumplimiento de derechos laborales”, pero también para impulsar un modelo de protección social y servicios de salud universales.

Comentarios

Load More