Llegan al cine las vacas flacas

Cinépolis. Foto: Cortesía Cinépolis. Foto: Cortesía

Con el covid-19, tiempo de crisis en la pantalla grande. Fernando de Fuentes Sainz, titular de Canacine, desglosa la parálisis que resiente el séptimo arte, llamando al presidente de México y a las autoridades “para que junto con la industria cinematográfica y audiovisual” puedan superarse los enormes retos. Ofrecen también su diagnóstico sobre los efectos que ya nos golpean, las productoras Martha Orozco y Tania Benítez, y el titular del DOCSMX, Inti Cordera.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica (Canacine) hace un cálculo aproximado de las personas que trabajan en el cine y el audiovisual en México, y que pararon por la pandemia: 25 mil personas en el sector de producción de películas y series, 50 mil en las cadenas de cine, y 150 mil de éstas que trabajan de manera indirecta.

Suman 225 mil empleos.

El productor Fernando de Fuentes Sainz –titular de este organismo que se fundó en 1942– informa a Proceso que falta integrar “el número de empleos que generan los proveedores de la industria, los cuales no tenemos cuantificados”. Y al preguntársele cuánto dinero perderá la industria mexicana en la cuarentena, asienta:

Fernando de Fuentes Sainz. Foto: Especial
Fernando de Fuentes Sainz. Foto: Especial

“Es difícil hablar de pérdidas, por ahora no se pueden calcular, pero sí podemos hablar de recaudación si tomamos como dato del 20 de marzo al 20 de abril de 2019. Te puedo decir que fueron 30 millones de boletos vendidos, mismos que se dejarán de vender en el mismo periodo de este año.”

Señala cuántas películas nacionales en etapa de producción se detuvieron:

“Hasta este momento, sólo de las empresas y productores que están afiliados a Canacine y que nos han compartido su información son 16 películas, dos series, seis cortometrajes, un documental. Y seguimos actualizando estos números. En cuanto a dinero, estos 30 millones de boletos generarían una recaudación para toda la cadena: productores, guionistas, cines, distribuidoras y artistas, de aproximadamente mil quinientos millones de pesos.”

De Fuentes, fundador de Ánima Estudios y nieto del cineasta de la Época de Oro, proporciona los títulos que ya contaban con fecha de estreno en marzo y abril, aunque por el cierre de 6 mil 700 cines ya no formaron parte de la cartelera. Ordenados cronológicamente, son:

20 de marzo.- El diablo entre las piernas (México, 2019), de Arturo Ripstein. Vaquero de mediodía (México, 2019), de Diego Enrique Osorno. Una vida oculta (Alemania y Estados Unidos, 2019), de Terrence Malick. Mientras estés conmigo (EU, 2020), de Andrew y Jon Erwin.

27 de marzo.- Prometo volver (Francia, 2019), de Alice Winocour. La isla de la fantasía (EU, 2020), de Jeff Wadlow. Mulán (EU, 2020), de Niki Caro. Amores modernos (México, 2019), de Matías Meyer.

3 de abril.- Un amor extraordinario (Reino Unido, 2019), de Lisa Barros D’Sa y Glenn Leyburn. Trolls World Tour (EU, 2020), de Walt Dohrn y David P. Smith. ¿Y cómo es él? (México, 2020), de Ariel Winograd.

9 de abril.- La cacería (EU, 2019), de Craig Zobel. Retrato de una mujer en llamas (Francia, 2019), de Céline Sciamma. Los trapos sucios se lavan en casa (México, 2020), de Diego Muñoz. El niño 2 (EU, 2020), de William Brent Bell.

17 de abril.- Mano de obra (México, 2019), de David Zonana. Espíritus oscuros (EU, 2020), de Scott Cooper, producida por el mexicano Guillermo del Toro.

24 de abril.- El precio de la verdad (EU, 2019), de Todd Haynes.

Cuidado con lo que deseas (México, 2020), de Agustín Tapia. Emma (Reino Unido, 2020), de Autumn de Wilde.

30 de abril.- Black Widow (EU, 2020), de Cate Shortland.

De Fuentes agrega que “en cuanto a dinero, esos 30 millones de boletos generarían una recaudación para toda la cadena: productores, guionistas, cines, distribuidoras y artistas, de unos mil quinientos millones de pesos”.

Austeridad por cuarentena

El 26 de marzo pasado, dos días después de que se determinó la Fase 2 en el país por el covid-19, la Canacine publicó un comunicado con un llamado a las autoridades de los distintos niveles de gobierno, y adoptar las medidas necesarias “para que, junto con la industria cinematográfica y audiovisual mexicana, logremos superar estos enormes retos”.

Ahí se propusieron los siguientes puntos “de manera urgente”:

  • Prórrogas y facilidades para la presentación de declaraciones fiscales.
  • Deducción de prestaciones laborales.
  • Suspensión de impuestos sobre nómina.
  • Otorgamiento de créditos gratuitos o con tasas reducidas.
  • Asignación de recursos para impulsar y promover los valores de cultura previstos en la Ley General de Cultura y Derechos Culturales, una vez que las medidas de la sana distancia sean levantadas.
  • Pasada la contingencia, reactivación de estímulos a la producción en forma de bonificaciones por inversión (rebates) y/o IVA tasa 0 (cero) para atraer inversión extranjera a la industria de producción audiovisual.

A Fuentes Sainz, se le interroga si ya había respuesta a esas propuestas, y al momento del cierre de esta edición comenta que “aún no”:

“Sin embargo seguiremos tocando puertas porque la situación que enfrenta la industria es muy difícil, habrá que buscar como siempre las oportunidades, es momento para seguir creando y trabajando en ideas, proyectos y alianzas, no es un período vacacional, es momento de ponerse a trabajar más que nunca.”

El 20 de marzo, la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas (AMACC) emitió un comunicado donde igual exhorta “a las autoridades a respaldar y sostener de manera decidida al cine y la cultura en estos momentos de incertidumbre, tal como sucede en otros países”.

El 16 de marzo, European Producers Club (Club de Productores Europeos), con sede en París, Francia, y 130 productores de cine y televisión, publicó un decálogo para un plan de rescate de la industria audiovisual, entregado a los gobiernos de esos países (ver https://www.europeanproducersclub.org/).

A su vez, el Centro Nacional de la Cinematografía (CNC) francés también planteó una serie de beneficios para el cine (https://www.cnc.fr/professionnels/actualites/covid-19–information-du-cnc_1139648).

Lo mismo hicieron Alemania, Italia y Reino Unido.

Según un tuit del hombre de negocios Strider Elass en el First Trust North American Energy (EMLP) desde Illinois, mostrado por la periodista Stacy Herbert en el programa económico Kaiser Report en español (7 de abril, cadena de televisión RT), “las salas de cine recaudaron la decepcionante cifra de 5 mil 179 dólares en la semana del 20 al 26 de marzo, 100% menos frente a los 204 millones 193 mil 406 dólares recaudados la misma semana del año anterior… Cifras escalofriantes”.

Inti Cordera, Martha Orozco y Tania Benítez. Fotos: Cortesía
Inti Cordera, Martha Orozco y Tania Benítez. Fotos: Cortesía
Un gremio aislado

Pero la comunidad del séptimo arte nacional fue presa de preocupación el 2 de abril, frente a la emisión en el Diario Oficial de la Federación de un decreto del presidente Andrés Manuel López Obrador. En él se ordenaba la extinción o terminación de los fideicomisos públicos, mandatos públicos y análogos, como parte de su plan de austeridad.

El 4 de abril, 900 creadores de la cultura y los espectáculos (entre los que figuraron cineastas y actores), firmaron y enviaron una carta a Alejandra Frausto, secretaria de Cultura, expresándole inquietud por la desaparición del Fideicomiso para la Cineteca Nacional (Ficine), el Fondo para la Producción Cinematográfica (Foprocine) y el Fondo de Inversión y Estímulos al cine (Fidecine), y otros, aunque se aclaró que “no aplica al Ficine ni a Fidecine”.

Otra carta con 802 firmas que publicó el movimiento Ciencia y Cultura Hasta la Sepultura, con miembros de distintas comunidades científicas y artísticas del país (incluyendo cineastas y actores), fue enviada a López Obrador solicitándole ponga a salvo los fondos y fideicomisos destinados a la cultura y la ciencia. Aun la misma Frausto anunció en redes que trabaja para justificar por qué deben preservarse el Fonca y el Foprocine.

Y desde el jueves 9 de abril, la AMACC y Netflix convocaron a los trabajadores técnicos y manuales de la Industria Cinematográfica y Audiovisual Mexicana, que se han visto afectados económicamente por la contingencia sanitaria, a solicitar por única vez un apoyo económico solidario de 20 mil pesos. Se hará a través del link https://www.amacc.org.mx/convocatoria-netflix.

Netflix tiene la intención de otorgar hasta 1 millón de dólares, a través de la AMACC, según el documento, que también especifica: “La revisión de solicitudes será realizada con el apoyo de un Comité Evaluador conformado por integrantes designados por la UNAM, el Imcine y la propia AMACC”.

La productora mexicana de documentales Martha Orozco, invitada en 2019 por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood a su lista de votantes para el Oscar, expresa a Proceso:

“Antes que nada, como ser humano, me preocupan las personas, la salud, los decesos y la poca capacidad que poseen los gobiernos para actuar con eficacia. Como productora me preocupan las familias que dependen de nuestras películas. Y como documentalista, la poca movilidad que tengo para ir a buscar historias.”

Orozco nació el 29 de julio de 1976 en la Ciudad de México. Desde 2006 está a cargo de proyectos en desarrollo de ficción y documental para Productores de Latinoamérica en el Morelia Lab. ­Señala, inquieta, que si bien es cierto que en la semana de cancelaciones se produjo un “efecto dominó” en el globo terráqueo: cayeron uno a uno los festivales, mercados y todos los encuentros relevantes de la industria cinematográfica del ­primer semestre, “el primer síntoma de lo que pasaría después”.

Se refiere a que las producciones mundiales tuvieron que parar rodajes.

“No creo que la prioridad económica hoy sea la cultura, así que nada garantiza que estos eventos que estaban contemplados tengan los mismos recursos, a menos que ya estén etiquetados. Muchos festivales siguieron su curso online, y otros colegas fueron más bondadosos compartiendo sus películas gratis poniendo ­igual en línea una gran oferta de filmes para ver en casa, sin recuperación alguna. Hay un gran número de afectados, no sólo en México, sino en el mundo.”

Dice que el gremio cinematográfico se encuentra aislado de las leyes laborales, “y no sólo en México, existen países como Colombia, Bolivia y Chile que están en la misma situación”. No es el caso de España, apunta:

“Allí se cotiza a la seguridad social como autónomos (sic), que incluye a artistas y deportistas. Argentina funciona mediante el sindicato, y en México son pocos los que pertenecen a un sindicato.”

Incita a modificar la ley laboral para ése y otros gremios de la cultura. La cuarentena afecta a una inversión propia, “pero mis producciones planteadas para este año –y que fueron canceladas–, garantizaban aproximadamente seis meses de trabajo a un centenar de familias por lo menos”.

 

Ingenio a la mexicana

Con sus 29 años de edad, Tania Benítez fue aceptada como miembro activo en el Producers Guild of America (Gremio de Productores de América) por su labor en más de una docena de películas, siendo la primera mexicana de ese grupo. Subraya para Proceso:

“Se desprotege mucho a las familias que dependemos de esta industria. Nos pega muchísimo desde los estímulos fiscales, el que las empresas logren en verdad llegar al Impuesto Sobre la Renta (ISR) y que les permita colaborar en uno de los modelos. Ya veníamos siendo muy creativos en idear proyectos a un costo que es mucho menor al resto de los países, y ahora nos va a tocar agrandar más el ingenio mexicano a una potencia mucho mayor.”

A finales de marzo, Producers Guild of America creó un Fondo de Ayuda “para aliviar las cargas financieras de sus miembros”, el cual se puede conocer en https://www.producersguild.org/news/496988/. Benítez, productora de cine y television, vicepresidenta de Producción en THR3 Media Group, se vio afectada en el retraso del estreno de su largometraje mexicano Pobre familia rica, dirigida por Gerardo Morán.

A su vez, el productor y director Inti Cordera, además titular del Festival de Cine Documental en la Ciudad de México (DOCSMX), manifiesta:

“Todas las autoridades, desde la AMACC y el Imcine más los festivales, hemos tratado de muchas maneras de ser solidarios. Se están abriendo plataformas digitales para ofrecer contenidos, películas mexicanas a las familias que se encuentran en casa, acto que nos regresa a la visión cooperativa y colaborativa”.

Nacido en la Ciudad de México en 1969, Inti suma:

“Hace poco más de un mes se estaba terminando de discutir la nueva Ley de Cine, y se comentaba mucho también sobre los derechos laborales. En esta ­situación se recuerdan estos temas. La cultura es la expresión que nos está ayudando a mitigar los efectos de salud mental por los que estamos pasando, y será también la que nos ayude a salir un poco de esta emergencia porque nos reunirá nuevamente en el espacio publico.”

  1. Texto publicado el 12 de abril de 2020 en la edición 2267 de la revista Proceso.

Comentarios

Load More