Otra vez TV Azteca

Instalaciones de TV Azteca en el Ajusco. Foto: Miguel Dimayuga Instalaciones de TV Azteca en el Ajusco. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La pandemia está dejando ver, como en una radiografía sociológica, las condiciones de los habitantes del país en materia de educación, conocimientos, conciencia.

Se hacen evidentes las diferencias económicas, de clase social, las injusticias y las marginaciones. También el desastre social y humano que ha dejado un sistema cuya meta única posible es la ganancia, pasando por encima de cualquier consideración social, el perfecto modelo­ del neoliberalismo.

Con ello, la concentración de la riqueza se volvió monstruosa; la política, mera gestión para los ricos; la ética rodó por los suelos; las leyes sirvieron de adorno.

Hoy que tenemos en México un gobierno democrático, esas lacras quieren impedir su buen funcionamiento. Tiene que remar a contracorriente. La oposición busca sacar provecho de la emergencia.

Empresarios codiciosos se niegan a permitir a sus empleados quedarse en casa. TV Azteca es el ejemplo más conocido; sin embargo, también las maquiladoras del norte, las mineras y otras compañías se han negado a parar.

El ejemplo de TV Azteca no sorprende. La compañía tiene una larga historia de transgresiones, de malos negocios, de golpes de mano para quedarse con firmas de su rama.

Es una muestra de cómo se puede aprovechar la laxitud de los gobiernos para hacer negocios. Tanto Fox como Calderón fueron propensos a dejar hacer, dejar pasar.

En ese ambiente TV Azteca, en 2003, de manera agresiva, tomó las instalaciones del Canal 40 en el cerro del Chiquihuite, luego de que esa empresa quiso romper el convenio con la firma de Salinas Pliego. Actualmente ese canal se ostenta como parte de TV Azteca sin que se sepa de qué manera legal lo adquirió.

Ricardo Salinas Pliego aparece entre los primeros ricos de México, con una fortuna de 11 mil 700 millones de dólares.

Con base en una tienda de muebles, Salinas y Rocha, más otra de electrodomésticos, Elektra, la compañía comenzó a crecer. Creó Banco Azteca y Seguros Azteca, diversificando así sus negocios y produciendo sinergias entre éstos.

En ese mismo tenor creó Azteca America Network, cadena de televisión orientada al mercado hispano de EUA, y Azteca Web, compañía de internet para hispanohablantes.

Obtuvo 70% de acciones en Azteca Guatemala en 2008. Invirtió en Azteca Honduras en 2013. Con el tránsito a lo digital, ahora gestiona TotalPlay, una empresa que ofrece televisión de paga y servicios de internet.

Pese a tanta riqueza acumulada, ante la emergencia sanitaria es incapaz de proteger a sus trabajadores. Las tiendas Elektra siguen abiertas. Los empleados administrativos continúan siendo forzados a ir al trabajo bajo pena de perderlo.

La cereza del pastel fue la descalificación de Javier Alatorre al doctor Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud. En este caso no valen las simples reconsideraciones del conductor.

La empresa y el empresario no pueden estar por encima de la ley. Las sanciones especificadas en los ordenamientos legales deben serles aplicadas.

Este texto forma parte del número 2269 de la edición impresa de Proceso, publicado el 26 de abril de 2020 y cuya versión digitalizada puedes adquirir aquí

Load More