El IMSS pide a familiares no tocar cuerpos de fallecidos por covid-19

Simulacro del protocolo de traslado y manejo de cuerpos de quienes fallecieron a causa de covid-19. Foto: Eduardo Miranda Simulacro del protocolo de traslado y manejo de cuerpos de quienes fallecieron a causa de covid-19. Foto: Eduardo Miranda

CIUDAD DE MÉXICO (apro).—El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recomendó a los familiares de personas fallecidas por coronavirus no tocar ni besar el cuerpo de su pariente, ya que existe el riesgo de transmisión del virus mediante el contacto directo o por gotas.

Lo anterior se recomienda en el Lineamiento de Manejo General y Masivo de Cadáveres por Covid-19 en México, implementado por esta institución  y cuyo fin es disponer de la conducción ética, transporte y disposición final de casos confirmados o sospechosos por coronavirus.

Al respecto, Francisco Simbron Juárez, coordinador de Programas Médicos en la División de Hospitales de la Coordinación de Atención Integral en Segundo Nivel del IMSS, indicó que este lineamiento se aplica en condiciones de máxima seguridad para reducir el riesgo de infección tanto a familiares del fallecido, a personal médico como a personal de los servicios funerarios.

Sobre el procedimiento para entregar el cadáver, Simbron explicó que el proceso inicia desde que el personal médico da aviso de la defunción a la trabajadora social, quien a su vez avisa a los familiares del fallecido.

El siguiente paso es realizar el certificado de defunción, mientras que el personal de enfermería se encarga de meter el cadáver en una bolsa especial para tal objetivo.

Simbron explica que aquí es importante usar un equipo de protección en todo momento, consistente en “bata, gorro, guantes, cubrebocas, y goggles o careta de protección”.

Luego, ya en el funeral, éste debe durar menos de cuatro horas, deben estar menos de veinte personas en el recinto y a féretro cerrado. Además, los deudos deben asegurar la sana distancia entre ellos, usar batas de aislamiento y cubrebocas.

Y en caso de que el infectado muera en su domicilio particular y no en un hospital, deben hacerse dos cosas: en primer lugar, avisar a la unidad médica donde fue tratado el paciente, proporcionando el diagnóstico de infección para que se realice el certificado de defunción; y, punto dos, dar aviso a la funeraria para que vaya preparando sus servicios.

Cuando el fallecido no recibió atención médica, o bien, se desconocen las causas de su deceso, debe avisarse inmediatamente a la fiscalía de la ciudad o del estado correspondiente, a fin de que un equipo forense vaya al domicilio donde se encuentra el cadáver para que se realice una “autopsia verbal” y así se establezcan las posibles causas de la muerte.

Y si el infectado falleció en otro país, recomienda sujetarse a la legislación internacional para la repatriación de cadáveres, mediante trámites que deben realizarse a través de las embajadas o de los consulados de México en el extranjero.

La SFP indaga al IMSS desde el 1 de mayo por compra de ventiladores a hijo de Bartlett

Load More