Internan por neumonía a agente de la Policía Federal Ministerial y aíslan a 19 compañeros

La sede de la Seido en la CDMX. Foto: Miguel Dimayuga La sede de la Seido en la CDMX. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Edgar, agente de la Policía Federal Ministerial (PFM) adscrito a la bodega de indicios de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), dependencia de la Fiscalía General de la República (FGR), fue internado en el hospital del ISSSTE “Adolfo López Mateos”, en “zona roja y grave”, por neumonía.

El caso se conoció por un oficio que se hizo público, donde se menciona que el titular de la SEIDO, Alfredo Higuera Bernal, y el director de Seguridad Interna y Protección Civil, Rodrigo Ruiz Herman, recibieron un informe en el que se precisa que el suboficial tuvo contacto con al menos 19 personas, quienes ya fueron puestas en cuarentena.

De acuerdo con la información, Edgar solicitó atención médica desde el 26 de abril, sin embargo, dos veces le negaron la atención “por saturación” en los nosocomios.

El pasado domingo 3, finalmente logró el ingreso al hospital del ISSSTE “Adolfo López Mateos”, donde lo diagnosticaron “muy grave”. Ese día dijeron a sus familiares que la prueba de covid-19 se la realizarían un día después y el resultado se conocerá hasta el próximo sábado 9.

Laboralmente Edgar tuvo contacto directo con 19 elementos, tanto de la PFM como de la Guardia Nacional (GN) y de otras áreas de la misma FGR, como las unidades Antisecuestros, de Terrorismo, Acopio y Tráfico de Armas, así como la de Análisis y Control de Información Ministerial Estratégica.

En una tarjeta informativa fechada el 3 de mayo, a la que Proceso tuvo acceso, Fernando Neira Espinoza, director general adjunto de la Dirección General de Investigación Policial en Apoyo a Mandamientos, notificó a Kayosci Guerrero Ortega, titular de la PFM:

“El día martes 28 de abril de 2020, el elemento de la Policía Federal Ministerial Edgar, auxiliar en la bodega de indicios del Sistema Penal Acusatorio en las instalaciones que ocupa la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), informó a su encargada de grupo, la suboficial María Monserrat, que se sentía muy mal, solicitándole le permitiera no acudir al día siguiente 29 de abril del 2020 a laborar, ya que toda la noche había presentado fiebre.

“Edgar le comentó que el domingo 26 de abril se presentó al área de Urgencias del ISSSTE, debido a que siete días atrás había estado presentando fiebre y obstrucción nasal, pero el médico únicamente le dijo que con el medicamento recetado sería suficiente para recuperarse.

“Sin embargo, el día 27 de abril continuaba sintiéndose mal y con fiebre que llegó a 39 grados, por lo que llamó a un médico particular para que lo revisara, quien le informó que con el medicamento tal vez se recuperaría.

“Edgar informó su situación a su jefa de grupo, quien le ordenó asistir nuevamente al médico para que lo diagnosticaran.

“El día 29 de abril, Edgar le comentó que se encontraba en el ISSSTE en el área de urgencias, ya que había presentado dolor de cabeza y continuaba con la fiebre que presentaba desde días anteriores. En ese momento le informó a su jefa de grupo que le dieron una incapacidad con el diagnóstico de faringitis/sospechoso de covid-19”.

Con esos datos, la suboficial redactó un oficio dirigido a Alfredo Higuera Bernal, titular de la SEIDO, así como a Rodrigo Ruiz Herman, director de Seguridad Interna y Protección Civil, con la finalidad de tomar las medidas necesarias para la sanitización de la bodega de indicios y evitar posibles contagios del personal y elementos que laboran en dicho lugar.

Posteriormente se envió un oficio de alcance con número FGR/CMI/AIC/PFM/DGIPAM/DIEDO/CO/00291/2020, donde la encargada de la bodega de indicios hizo del conocimiento de las autoridades de la SEIDO que el policía federal ministerial era posible sospechoso de covid-19.

Edgar está adscrito a la Dirección General de Investigación Policial en Apoyo a Mandamientos, perteneciente a la Policía Federal Ministerial, y se desempeña como auxiliar en la bodega de indicios, donde la SEIDO guarda los objetos asegurados al crimen organizado.

De acuerdo con la tarjeta informativa, Edgar habita con su esposa, Lizbeth Miranda Anaya, y su hija Angie Alejandra Trejo Miranda. Y añade:

“El 1 de mayo la encargada de la bodega de indicios tuvo comunicación con la señora madre del elemento, quien comentó que Edgar se encontraba muy mal de salud y que en el ISSSTE no lo habían querido recibir por lo que lo regresarían a su domicilio. También le dijo que ya se habían puesto en contacto con un especialista para que el día sábado 2 de mayo lo fuera a revisar a su domicilio.

“El día 2 de mayo, la esposa de Edgar manifestó que el especialista les había dicho que era urgente que lo llevaran a un hospital, que ya no era suficiente el medicamento, ya que Edgar presentaba un cuadro de neumonía grave, por lo que les entregaron una orden médica para que lo internaran en el hospital, y de inmediato lo llevaron al hospital 20 de noviembre, donde no lo recibieron porque se encontraba saturado.

“Por tal motivo se trasladaron al Hospital Regional Adolfo López Mateos, en avenida Universidad 1321, colonia Florida, alcaldía Álvaro Obregón. En este lugar le notificaron a la esposa de Edgar que su esposo estaba ingresado en “zona roja y grave”. Ya eran las 00:10 del día 3 de mayo”.

En los 15 días previos, Edgar tuvo contacto directo por razones laborales con los oficiales de la PFM: Elizabeth, María, Roberto, Orlando, Cristóbal, Héctor, Laura, María Elena, Ricardo, Gabriel, Alberto, Carlos, Miguel y César.

El agente también tuvo contacto directo con María Guadalupe, analista de Análisis y Control de Información Ministerial Estratégica (ACIME); con Claudia, fiscal ejecutivo asistente de la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestro (UEIDMS); con Irma, del área de Profesionales Ejecutivos de Servicios, de la Unidad Especializada en Investigación de Terrorismo, Acopio y Tráfico de Armas (UEITA); con Carmen, oficial ministerial “C”, y con José, perteneciente a la GN.

Según el informe, a las 17:40 horas del 3 de mayo, en la clínica le indicaron a la esposa de Edgar que hasta el día siguiente le realizarían la prueba de covid¬‐19, y para tener los resultados tendrá que esperar cinco días hábiles, o sea, hasta el próximo sábado 9.

De esa fecha fue la última notificación que recibió el titular de la PFM, Kayosci Guerrero Ortega, sobre la salud de Edgar. Y hasta ese momento se determinó poner en cuarentena a los 18 trabajadores de la SEIDO y uno de la GN con quienes el enfermo tuvo contacto en los últimos días. El estado de salud del agente es delicado.

Load More