Una iniciativa presidencial que dejó en suspenso… López-Gatell

Foto: Germán Canseco Foto: Germán Canseco

La polémica iniciativa de ley del presidente López Obrador, que le dejaría abierta la posibilidad de reasignar recursos del presupuesto, quedó en suspenso después de un acalorado debate que, entre otras cosas, propició la unidad de la oposición parlamentaria, resistencias en la propia bancada morenista y la emergente aparición de la figura del subsecretario de Salud Hugo López-Gatell, a quien se le atribuyó una recomendación para no realizar sesiones legislativas extraordinarias, con lo que se salvó una votación que se presumía adversa a las intenciones del Ejecutivo y del partido en el poder.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso). – En plena pandemia por el covid-19 y el consecuente agravamiento de la crisis económica, la disputa por el uso de los recursos públicos se instaló en el corazón del debate parlamentario.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, quien había perdido impulso en las semanas recientes, posicionaba en la agenda política la discusión de su iniciativa de ley “para adicionar diversas disposiciones” a la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, que, de aprobarse, lo facultaban a reorientar discrecionalmente recursos del Presupuesto de Egresos.

De inmediato surgieron las voces opositoras que lo llamaron dictador y autoritario y lo acusaron de cerrarse al diálogo y a la posibilidad de un acuerdo nacional para enfrentar la doble crisis.

Pero se empezaba a revertir el escenario adverso que enfrentaba López Obrador y que algunas encuestas –como la de Consulta Mitofsky– lo ponían con menos de 50% de apoyo popular.

El líder de la bancada morenista en el Senado, Ricardo Monreal, festinaba el 27 de abril último, al calor de la discusión parlamentaria, el parón a las estimaciones adversas.

En las redes sociales escribió: “sondeos y encuestas preliminares de abril confirman dos hechos: la mayoría ciudadana aprueba el manejo presidencial de la contingencia sanitaria y la calificación del gobierno del licenciado López Obrador retoma el ascenso”.

En ese escenario, durante una larga semana, del 23 de abril al mediodía del viernes 1 de mayo, las posiciones en favor y contra la iniciativa presidencial se centraron, primero, sobre el contenido y las intenciones de ese documento, y luego sobre la aprobación o rechazo a un periodo extraordinario en las cámaras legislativas, donde se pondría a consideración el polémico documento lopezobradorista.

Pero quedó en suspenso lo que se perfilaba como una disputa que arrojaría a un ganador y a un vencido.

La recomendación

Una hora antes del horario acordado para instalar la Comisión Permanente, los legisladores morenistas Mario Delgado Carrillo y Mónica Fernández Balboa, coordinador de Morena en la Cámara de Diputados y presidenta del Senado, respectivamente, le pusieron una pausa al final que les pintaba desfavorable, arropados en la figura del subsecretario de Salud Hugo López-Gatell Ramírez.

Vía las redes sociales informaron que ambos realizaron una consulta telefónica con el vocero de todo lo relacionado con la pandemia del covid-19 y que éste les había hecho una “recomendación primaria: no realizar sesiones extraordinarias en las siguientes dos semanas, dado que será el pico de la epidemia”.

Este es un fragmento del reportaje publicado en el número 2270 de la edición impresa de Proceso, en circulación desde el 3 de mayo de 2020 y cuya versión digitalizada puedes adquirir aquí

Comentarios

Load More