La SFP abre más de una docena de carpetas de investigación por la compra al hijo de Bartlett

Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP). Foto: Eduardo Miranda Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, titular de la Secretaría de la Función Pública (SFP). Foto: Eduardo Miranda

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Tras afirmar que detectó “presuntas irregularidades” y abrió “más de una docena de carpetas de investigación contra funcionarios públicos y particulares” derivado de la compra de 20 ventiladores a una empresa de un hijo de Manuel Bartlett Díaz, la Secretaría de la Función Pública (SFP) reivindicó hoy la cancelación del contrato y celebró que “a diferencia de lo que ocurría en administraciones pasadas, no se permitió que se consumara un daño al erario”.

La dependencia a cargo de Irma Eréndira Sandoval Ballesteros destacó que “al momento existen al menos siete líneas de investigación abiertas” por este caso”.

En un boletín emitido horas después que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) anunció que “rechazó” los ventiladores, la SFP aseguró que dará a conocer “pronto” sus conclusiones sobre el caso, y aseveró que contó con el respaldo del presidente Andrés Manuel López Obrador para “sus tareas del combate a la corrupción y la impunidad”.

La SFP indicó que empezó sus investigaciones desde el pasado 1 de mayo, y que obtuvo información del IMSS y de su delegación en Hidalgo –que compró formalmente los ventiladores–, del Servicio de Administración Tributaria (SAT) y de la Administración General de Aduanas; también dijo que solicitó información a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), misma que no ha sido entregada todavía.

El tono del boletín da a entender que hubo irregularidades –menciona incluso el concepto de “desvío de recursos públicos” – en la adquisición de los ventiladores a la empresa Cyber Robotics Solutions, de León Manuel Bartlett; ello no sólo arroja luz sobre Manuel Bartlett Díaz –el titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) –, también debilita la postura de Zoé Robledo, el titular del IMSS, quien ha negado de manera reiterada cualquier irregularidad en la operación.

“En el pasado –sostuvo Sandoval Ballesteros-, se cerraba el pozo cuando se ahogaba el niño, y hoy nuestras investigaciones y tempranas diligencias han logrado que esta compra presuntamente irregular se haya suspendido”.

Rechazo

Hoy, once días después que la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) revelara que la delegación del IMSS en Hidalgo había comprado los ventiladores al hijo de Bartlett por 1.5 millones de pesos por unidad –el precio más alto desde que se declaró la emergencia sanitaria por covid-19– la dependencia a cargo de Robledo anunció que rechazó los ventiladores, bajo el argumento de que no contaban con pantalla táctil a color, como lo establecía el contrato.

El IMSS inicia procedimiento de “rechazo” de ventiladores vendidos por hijo de Bartlett

Sin embargo, la SFP se adjudicó el mérito de la cancelación: aseveró que “gracias y la supervisión y fiscalización concomitante que ha impulsado la Función Pública en esta gestión, se rechazó la compra debido a fallas y daños, porque el equipo no cumplía con los requerimientos funcionales pactados”.

Para Sandoval, esta investigación tiene una importancia especial, pues se trata de la segunda investigación que le toca encabezar en torno a Bartlett y su familia en seis meses: el pasado 19 de diciembre, la SFP concluyó su investigación sobre la omisión de 25 inmuebles y 12 empresas en la declaración patrimonial de Bartlett, y la funcionaria exoneró al titular de la CFE, bajo el argumento de que su pareja de los últimos 20 años no es su concubina y que no se enriqueció durante la presente administración.

Load More