Países acuerdan que vacunas contra covid-19 sean un bien común de la humanidad

Delegados asisten a la 73ª sesión de la Asamblea Mundial de la Salud (AMS). Foto: Xinhua / Zhang Yuwei Delegados asisten a la 73ª sesión de la Asamblea Mundial de la Salud (AMS). Foto: Xinhua / Zhang Yuwei

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Los delegados de la 73 Asamblea Mundial de la Salud, la primera que se celebra de manera virtual, adoptaron este martes una resolución histórica para unir al mundo y combatir la pandemia de covid-19, y se pronunciaron por el reconocimiento de las futuras vacunas como un bien común.

La resolución, copatrocinada por más de 130 países, fue votada por consenso y exige la intensificación de esfuerzos para controlar la pandemia, además del acceso equitativo y la distribución justa de todas las tecnologías y productos de salud esenciales para combatir el virus.

Asimismo, pide una evaluación independiente e integral de la respuesta global, que incluye, entre otros, el desempeño de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Mediante la resolución, aprobada de manera unánime por los 194 Estados miembros, se pidió al director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que identifique rápidamente y brinde opciones para ampliar las capacidades de desarrollo, fabricación y distribución necesarias que proporcionen acceso a los diagnósticos de covid-19, terapéutica, medicamentos y vacunas.

En términos más generales, se pidió a las organizaciones internacionales que trabajen en colaboración para desarrollar, probar y ampliar la producción de diagnósticos, terapias, medicamentos y vacunas seguros, efectivos, de calidad y asequibles para dar respuesta al covid-19, incluida la concesión de licencias de patentes para facilitar el acceso a ellos.

Te recomendamos el conteo covid-19 de la Universidad Johns Hopkins.

En sus comentarios finales, Tedros manifestó que la meta de la Organización sigue siendo combatir la pandemia con cada herramienta a su disposición. “Nuestro enfoque es salvar vidas”, dijo.

Durante la Asamblea, la Unión Europea (UE), por intermedio de Virginie Battu, vocera de la diplomacia de esa organización, expresó: “Es el momento de la solidaridad, no de señalar con el dedo o socavar la cooperación multilateral (…) La UE apoya los esfuerzos de la OMS”.

Rusia, por su parte, criticó a Estados Unidos por los intentos de debilitar a la organización sanitaria mundial. “Nos oponemos a la quiebra de la OMS que obedecería a intereses políticos y geopolíticos de un sólo Estado, es decir, de Estados Unidos”, manifestó el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Riabkov.

A su vez, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, Zhao Lijian, afirmó que Estados Unidos pretende “eludir sus obligaciones con la OMS”. “Es un error de cálculo y Estados Unidos ha elegido el objetivo equivocado”, sentenció Zhao.

En una carta enviada por Twitter al jefe de la OMS, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fijó ayer un plazo de 30 días para que la agencia de salud de la ONU realice reformas significativas o de lo contrario, advirtió, su país abandonaría la membresía.

Compromiso con la transparencia

También se comprometió a iniciar una evaluación en el “momento apropiado, pero lo más pronto posible”, dando la bienvenida a cualquier esfuerzo para fortalecer la seguridad sanitaria global. “Como siempre, la OMS sigue plenamente comprometida con la transparencia, la rendición de cuentas y la mejora continua; queremos responsabilidad, más que nadie”, subrayó.

Tedros agradeció al Comité Asesor de Supervisión Independiente por su revisión continua del trabajo en emergencias de salud, y en particular su informe sobre la respuesta al covid-19, publicado el lunes. “Comprobar y aprender nuestras lecciones está en el ADN de la OMS”, soltó, y sostuvo que se sintió alentado por la forma en que los países habían compartido las mejores prácticas durante la Asamblea.

En ese informe se condenan las amenazas realizadas contra el director general y los trabajadores de la OMS, derivadas de las críticas difundidas en la prensa. Además, se pide revisar de manera independiente la actuación no sólo de la OMS sino también de los países cuando la pandemia haya pasado su punto crítico.

En el texto se reitera que la salud mundial es una “responsabilidad compartida” y que todos los Estados miembros de la Organización deben cumplir su parte.

“Nunca, nunca nos rendiremos”

La OMS continuará proporcionando liderazgo estratégico para coordinar la respuesta global, dijo Tedros al final de su discurso de cierre, ofreciendo información y análisis epidemiológicos y manteniendo actualizados a los países sobre las formas de continuar a salvo.

Además, abundó, la organización continuará enviando diagnósticos, equipos de protección personal y suministros médicos en todo el mundo, reunirá a expertos para brindar asesoramiento técnico basado en la mejor ciencia, e impulsará la investigación para desarrollar evidencia sobre vacunas, diagnósticos y terapias.

“El covid-19 nos ha robado a las personas que amamos, tomó medios de subsistencia y sacudió los cimientos del mundo. También ha ofrecido un recordatorio de la oportunidad de forjar un futuro común. La OMS continuará trabajando día y noche para apoyar a los países y poblaciones más vulnerables. Nunca, nunca nos rendiremos, que nuestra humanidad compartida sea el antídoto para nuestra amenaza compartida”, prometió Tedros.

Comentarios

Load More