Organizaciones y colectivos publican su rechazo a la construcción del Tren Maya

Los tramos del Tren Maya. Foto: trenmaya.gob.mx Los tramos del Tren Maya. Foto: trenmaya.gob.mx

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – Bajo el lema de “¡La tierra no se vende ni se renta!”, un grupo de 178 organizaciones y colectivos, así como intelectuales y personalidades, expresaron hoy su repudio al Tren Maya y los demás “megaproyectos empresariales que tienen como finalidad despojarnos de la tierra y el territorio”.

En un manifiesto elaborado por la Asamblea de Defensores del Territorio Maya Múuch’ Xíinbal se denuncia que el Tren Maya es un proyecto que fomenta el despojo de tierras, el cual “se ordena desde el ámbito gubernamental, y sin temor a equivocarnos, podemos asegurar que hacen uso de la militarización como ‘concomitante’, a la imposición de los megaproyectos”.

El documento, firmado por 178 y cientos de personalidades -como el poeta Javier Sicilia, la periodista Gloria Muñoz, la escritora Ana Matías Rendón, los académicos Carlos Fazio y Alicia Castellanos Guerrero, o el cantante Rubén Albarrán-, recuerda que el Fondo Nacional del Fomento al Turismo (FONATUR) adjudicó los contratos multimillonarios para los tramos del Tren Maya a grandes empresas y a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), las cuales “tienen un historial de deshonestidad y de corrupción que este gobierno no sólo no ha querido investigar, sino que los ha premiado con nuevas oportunidades al puro estilo de los sexenios pasados”.

En forma de preguntas abiertas destinadas a la autoridad, el documentó subrayó puntos del Tren Maya que, según los firmantes, han quedado sin respuestas:
“¿Por qué la urgencia de construir un tren?, ¿quiénes solicitaron la construcción del tren?, ¿a quién está beneficiando las licitaciones para la construcción del tren?, ¿los impactos y daños al medio ambiente ya los conocemos?, ¿qué sabemos de los polos de desarrollo y de la magnitud de éstos?, ¿conocemos las condiciones medioambientales que puede soportar la zona para no colapsar? y finalmente, “¿entendemos bien qué es la ‘FIBRA’ y cómo se pone en riesgo nuestro territorio?”, son las preguntas.

En el manifiesto, los firmantes pidieron “la cancelación inmediata de la construcción del Tren Maya”, e insistieron en que “fue una decisión tomada de arriba para los de abajo, -como siempre se ha hecho- porque nosotros en los pueblos y comunidades no hemos solicitado la construcción de un tren y mucho menos que sea maya”.

“Desde que inició el presente sexenio 2018 – 2024 se anuncian grandes proyectos para ‘detonar el desarrollo’ del sureste mexicano que históricamente ha estado abandonado. Dicen que, ahora sí, la suerte nos sonríe porque nos van a construir un tren y para que nos alegremos será maya, que ahora sí, no nos podemos quejar porque el ‘desarrollo’ va a llegar y vamos a salir de pobres, que el tren maya es un acto de ‘justicia social’”, añadió.

También resaltó que “en los últimos años hemos visto con mucha preocupación que en nuestros pueblos y ejidos llega ‘gente extraña’ ofreciendo dinero a cambio de cederles nuestras tierras para el desarrollo de grandes proyectos eólicos y fotovoltaicos, o bien, para la construcción de granjas porcícolas para alimentar a miles de cerdos de exportación; vienen a ofrecernos que mediante estos proyectos vamos a tener empleo, que nos pagarán bien por la renta o venta de las tierras, pero la realidad es que lo único que han logrado es que en algunos pueblos haya división y enfrentamiento entre habitantes, e incluso entre familiares”.

“A los empresarios no les importa que sus “grandes desarrollos” deforesten miles de hectáreas de selva, contaminen el agua de los cenotes, contaminen el aire, contaminen la tierra, su única visión es convertir en mercancía lo que para nosotros es sagrado: ¡Esta lucha es por la defensa de la vida!”, abundó.

Y remató: “No estamos de acuerdo con la construcción del tren “maya”, seguiremos tomando acciones legales a nivel nacional e internacional para detener su desarrollo; nuestra postura es que NO permitiremos que ningún proyecto invada y nos despoje de nuestro territorio, incluido este “tren desarrollista”, NO permitiremos la destrucción y contaminación de nuestros recursos naturales, NO permitiremos que se tomen decisiones por nosotros y nosotras, NO permitiremos que en nombre del “desarrollo” se violenten nuestros derechos consagrados en la Constitución de nuestro país y en las leyes internacionales, NO permitiremos que sigan pisando nuestra dignidad como pueblos originarios”.

Comentarios

Load More