Putin podría convocar en semanas el referéndum que le permitiría gobernar hasta 2036

Vladimir Putin. Foto: AP / Yuri Kadobnov Vladimir Putin. Foto: AP / Yuri Kadobnov

CIUDAD DE MÉXICO (EUROPA PRESS).- El presidente ruso, Vladimir Putin, evalúa convocar en las próximas semanas al referéndum sobre la reforma constitucional que le permitiría gobernar el país hasta 2036, y que fue aplazado debido a la pandemia de coronavirus que ha colocado a Rusia en el segundo lugar de países más afectados a nivel mundial, después de Estados Unidos.

Putin, quien ha gobernado el país desde el año 2000, salvo el lapso entre 2008 y 2012, cuando fungió como primer ministro, quiere recuperar la iniciativa política retomando el referéndum que estaba previsto para celebrarse el 22 de abril.

Por ello, podría anunciar la votación en unas semanas, según dijeron a Bloomberg cuatro fuentes conocedoras de las discusiones sobre el asunto en el Kremlin. Con el fin de potenciar la participación se usaría el voto electrónico, así como los tradicionales colegios electorales, precisaron las fuentes.

“Putin tiene realmente prisa por sacar adelante la reforma constitucional”, señaló Sergei Markov, un consultor político del Kremlin. “Quiere sacarlo adelante lo más rápido posible”, añadió. Dadas las cotas de popularidad del presidente, el referéndum se consideraba un trámite, pero las consecuencias del covid-19 podrían hacer que el resultado no fuera tan sencillo.

Rusia suma más de 326 mil contagios de covid-19 y más de 3 mil 200 fallecidos, y las medidas restrictivas adoptadas para frenar la propagación de la pandemia han hecho caer 33% la actividad económica del país, cuya economía también se está viendo afectada por la caída de los precios del petróleo.

Según las fuentes consultadas por Bloomberg, Putin podría convocar el referéndum para finales de junio o principios de julio. En su entorno consideran muy arriesgado dejar la votación hasta septiembre o incluso más tarde, ya que para entonces podría haber aumentado el descontento de los ciudadanos.

Las dos cámaras del Parlamento ruso y el Tribunal Constitucional aprobaron en marzo los cambios constitucionales que permitirán a Putin optar a otros dos mandatos de seis años, una vez que expire el actual, en 2024. Sin embargo, el presidente decidió dejar la aprobación en manos de los ciudadanos, dando a estos la posibilidad de vetar los cambios.

“Pensaron en cancelar la votación, pero es demasiado tarde”, señaló el subdirector del Centro de Tecnologías Políticas en Moscú, Alexei Makarkin. Incluso los centros demoscópicos estatales destacan que sólo la mitad de los rusos respaldan la reforma constitucional.

Putin ha optado por introducir el voto electrónico, que aprobó recientemente el Parlamento, para garantizar que millones de funcionarios depositen sus votos a través del portal gubernamental y apoyen los cambios por temor a que su voto no sea anónimo, aseguraron dos personas próximas al presidente.

Según el codirector del grupo de observación electoral Golos, Grigori Melkoyants, el voto electrónico hará más difícil a los observadores electorales detectar el fraude.

Ayer, la Comisión Electoral Central dio los primeros pasos para retomar los preparativos para la celebración del referéndum. El organismo necesitará entre 20 y 30 días una vez Putin haya fijado la fecha para la votación, según la secretaria de la Comisión, Maya Grishina, citada por Interfax.

Comentarios

Load More