Ignorado y en riesgo, personal del sector salud se organiza

Protesta de personal de la salud. Foto: Octavio Gómez Protesta de médicos. Foto: Octavio Gómez

La pandemia de covid-19 hizo visible un problema profundo: el de las pésimas condiciones y el mal equipamiento con que trabajan médicos y enfermeras del país. Personal de algunos hospitales públicos comenzó a realizar protestas aisladas a partir de que el coronavirus se convirtió en un riesgo grave. Nadie pareció escucharlos. Ahora empiezan a agruparse en el Frente Nacional de Trabajadores de la Salud, vuelven a exigir seguridad para trabajar y denuncian el abaratamiento de la profesión que hicieron gobiernos anteriores.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Ante la falta de protección para enfrentar el coronavirus y por las pésimas condiciones en las que trabajan, los médicos y enfermeras del país ya están dejando atrás sus protestas aisladas para organizarse en el recién creado Frente Nacional de Trabajadores de la Salud (FNTS).

Por el momento, ocho asociaciones ya se unieron en este amplio frente que presentará su pliego petitorio el próximo 1 de septiembre, frente a Palacio Nacional, justo cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador rinda su Segundo Informe de Gobierno.

Uno de los más activos impulsores del FNTS, el médico Fabián Infante Valdez, asegura: “La emergencia provocada por el covid-19 vino a evidenciar las carencias médicas y las pésimas condiciones laborales que desde hace años venimos padeciendo los trabajadores de la salud”.

–¿Así como fue el coronavirus, pudo ser cualquier otra pandemia?

–Sí, por supuesto, cualquier otra emergencia que haya hecho aumentar el número de enfermos hubiera puesto en evidencia las graves deficiencias de nuestro sistema de salud… ¡Cualquiera!… Estas carencias existen desde hace mucho tiempo, son un rezago histórico que ahora el gobierno de López Obrador quiere ignorar.

“Por eso los trabajadores de la salud, desesperados, primero comenzamos a protestar desde nuestros distintos hospitales, de manera aislada y sin coordinación. Pero ahora ya empezamos a unirnos en este Frente Nacional de Trabajadores de la Salud, desde el que llamamos a todos nuestros compañeros a sumar esfuerzos”.

–¿Y han obtenido buena respuesta?

–Sí, por supuesto, muy buena, debido al sentir generalizado de que no podremos avanzar en nuestras demandas si seguimos manifestándonos cada quien por su lado. De ahí que, en este momento, ya son ocho organizaciones las que empiezan a formar este frente nacional, y algunas otras están por sumarse.

Esas ocho organizaciones son: Movimiento Médico 22 de Junio; Salud y Derechos Laborales, AC; Movimiento Médico Nacional; Asamblea Nacional de Enfermeras y Enfermeros de México; Plataforma de Trabajadores Subcontratados del Sector Salud; Movimiento soy Químico, no Técnico; Médicos Generales de Sustituciones del IMSS; y Médicos de México.

Primeras protestas

Desde marzo, tan pronto se vio afectado por falta de insumos médicos, sobrecargas de trabajo y sobre todo por las muertes y contagios, el personal de salud comenzó a realizar manifestaciones de protesta afuera de sus centros de trabajo.

Por ejemplo, los empleados del Centro Médico La Raza, en la Ciudad de México, comenzaron a realizar bloqueos viales en el Circuito Interior o en la calzada Vallejo, para hacer oír sus desesperadas peticiones de equipos de protección. No era para menos, el 30 de marzo uno de sus enfermeros había fallecido a causa del virus.

En cascada, los contagios y muertes de personal médico comenzaron a darse en hospitales de Coahuila –donde fue muy sonado el caso de una clínica de Monclova–, Morelos, Zacatecas, Estado de México, Baja California Sur, Ciudad de México y otras entidades.

Aquí y allá, las protestas continuaban. En el Hospital Regional de Tula los empleados se manifestaban ondeando pancartas que decían: “¡Queremos insumos y protección!”; en el Centro Médico Nacional Siglo XXI exigían el pago del bono de alto riesgo y pedían un tráiler frigorífico para depositar los cadáveres; en el Hospital Gabriel Mancera, en la capital, hubo paro de labores por la “sobrecarga de trabajo”…

Finalmente el pasado viernes 1, seis organizaciones de médicos y enfermeras realizaron una manifestación conjunta frente a las oficinas centrales de la Secretaría de Salud, donde externaron los reclamos de los hospitales del país y anunciaron la creación del FNTS.

Dice Infante Valdez: “Esa manifestación del primero de mayo ya fue más coordinada y aglutinó a distintos grupos de trabajadores del sector Salud. Dejaba atrás el aislamiento. Ahí se anunció la creación del Frente Nacional de Trabajadores de la Salud. Fue el arranque para su formación”.

Fragmento del texto publicado en la edición 2273 de la revista Proceso, ya en circulación.

Comentarios

Load More