La recesión económica será más marcada en México: Gurría

José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE. Foto: Miguel Dimayuga José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE. Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría advirtió que, por sus características, México sufrirá una recesión económica más marcada que otras economías y dependerá de las medidas que se estén tomando.

Al participar en la videoconferencia: Respuestas a la crisis del covid 19, recomendaciones para México, organizada por el Foro Jesús Silva-Herzog, el representante del organismo internacional señaló:

“Nuestras estimaciones prevén que México sufrirá una recesión más marcada que otras economías de la región, dado su grado de apertura y su dependencia del comercio y de las inversiones internacionales. Pero además, por el efecto negativo de esta crisis en áreas clave para crecimiento mexicano: el turismo, el sector automotriz, el petróleo y las remesas internacionales”.

De acuerdo con Gurría, la pandemia del covid-19 alcanzó a México en un momento complicado, en el cual la economía nacional venía padeciendo los efectos de una contracción en 2019, producto del declive de la inversión, de la incertidumbre sobre el T-MEC, además de ser marcada por una política fiscal prudente, y un subejercicio del presupuesto, típico de un primer año de gobierno.

“A todo ello se agregaba la necesidad, tampoco tema nuevo ni exclusivo de este gobierno, de reformas estructurales en áreas claves para el desarrollo, como educación, habilidades y destrezas, competencia, salud, fiscalidad, pensiones, Pemex, estado de derecho, seguridad”, agregó.

 

La salida está en respuesta a la crisis

Para el líder de la OCDE, la economía mexicana saldrá de la recesión conforme a las medidas que se están tomando y que se tomen en los próximos meses, en las que no coincidió con la austeridad del actual gobierno.

Gurría fue claro al decir que durante la primera fase de la crisis, es crucial proveer de suficiente apoyo a los ingresos de los hogares, las empresas y las regiones más vulnerables, así como ofrecer estímulos a la actividad económica a través de instrumentos de política monetaria, fiscal y crediticia.

De paso hizo un llamado a llevar a cabo una reforma fiscal de fondo, un tema que no es bien visto por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

“Esta crisis debe llevar a México a hacer un esfuerzo extra para aumentar la recaudación, sin ahogar la actividad empresarial. La recaudación en México sigue siendo la más baja de la OCDE, representando el 16% del PIB, en contraste con un promedio de la OCDE de 34%. Es un buen momento para revisar y corregir las múltiples exenciones del sistema tributario, que tienen un carácter regresivo, además de fortalecer la administración tributaria para luchar contra la evasión”, señaló el exsecretario de Hacienda y Crédito Público en la segunda parte del sexenio de Ernesto Zedillo.

“Es la mejor inversión”, aseguró.

De ahí se soltó con una serie de asignaturas pendientes para el país como fortalecer la política financiera, aunque matizó que el Banco de México recortó sus tasas de interés y proveyó de liquidez. “Estas medidas son fundamentales para evitar que la crisis sanitaria se convierta en una crisis financiera, lo que acentuaría aún más la desaceleración de la economía”, dijo.

Para el economista, México requiere de un aumento del gasto público en salud, que hoy ronda el 5.5% del PIB, en contraste con un promedio de 9% en la OCDE.

 

Llamado a la energía limpia

En sentido contrario al gobierno de López Obrador, que trata de echar atrás a las inversiones en energía limpia, José Ángel Gurría fue claro al señalar que “México tiene que escuchar este llamado de alerta y aprovechar el momento para dar pasos firmes en el proceso de descarbonización de su economía y acelerar su transición hacia las energías renovables”.

“Hay que aprovechar el gran potencial que posee el país en materia de energías renovables, su diversidad biológica y la variedad de sistemas productivos sostenibles en los sectores agropecuario, forestal, turístico y pesquero”, explicó sin hacer señalamientos directos al gobierno.

También recomendó abordar el tema del sistema de pensiones, así como fortalecer los sistemas de protección social y de bienestar entre la población más vulnerable.

“Este es un reto fundamental para México, donde la mayoría de los trabajadores operan en la informalidad y cerca de 35% de la población vive en condiciones de hacinamiento (frente a la media de la OCDE de cerca de 12%). México necesita fortalecer sus sistemas de protección y bienestar social y reducir la informalidad. Para ello tiene que aumentar el gasto social (el más bajo de la OCDE, con cerca del 8% del PIB, en contraste con un promedio de la OCDE de 20%)”, acotó.

Gurría no dejó pasar el pendiente de fortalecer los apoyos a las empresas, en especial a las pequeñas y medianas para que fluya el crédito y para que las empresas no se ahoguen durante el tiempo en que están sin ingresos.

De ahí saltó a abogar por el uso de las tecnologías digitales para vigorizar el crecimiento y facilitar los desafíos de la post crisis, ya que  México sigue teniendo el nivel más bajo de conectividad de la OCDE, con solo 64% de la población conectada a Internet y cerca de un 40% de los adultos con un nivel muy bajo de habilidades digítales.

En ese sentido, reprochó que México es el país de la OCDE que menos invierte en ciencia y tecnología: en 2018 México dedicó solo un 0.3% del PIB a la Investigación y el Desarrollo, contra un promedio de la OCDE de 2.4% (ocho veces más). Y también tuvo tiempo para recordar que México tiene que mejorar mucho en la educación presencial y a distancia.

Ya en el décimo punto, hizo un llamado a fortalecer las capacidades del Estado.

“El covid-19 ha resaltado la importancia de contar con funcionarios públicos profesionales e instituciones fuertes y competentes. El Estado mexicano también tiene que avanzar hacia un modelo fiscal más “normal” y más moderno, que dependa menos del petróleo y que cuente con los recursos suficientes para abastecer a toda nuestra población de servicios públicos de calidad”, lanzó.

El secretario general de la OCDE recomendó que la estrategia de desconfinamiento esté basada en la ciencia, la evidencia y las mejores prácticas, para facilitar una reactivación gradual de las actividades en un contexto de cohabitación con el coronavirus, hasta que una vacuna esté disponible.

La OCDE recomienda una aproximación por cuatro vías: un programa de pruebas, identificación y rastreo; pruebas serológicas; el incremento de la capacidad para enfrentar la pandemia, tanto hoy como en caso de recurrencia, y un levantamiento gradual de las restricciones, apoyado en los tres elementos anteriores.

Comentarios

Load More