UNAM: “Pandemia, ciencia y poesía”

Participantes en la conversación Pandemia, ciencia y poesía. Foto: Tomada de video Participantes en la conversación Pandemia, ciencia y poesía. Foto: Tomada de video

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).– En estos momento en que las artes están al rescate de todos los que tienen posibilidades de resguardarse y trabajar desde el confinamiento, ¿de qué manera puede ayudar la poesía, qué brinda más allá de la lectura, qué relación guarda con la ciencia?

En el marco del Festival El Aleph. Arte y Ciencia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que se desarrolla de manera virtual hasta este 31 de mayo bajo la temática Las posibilidades de la vida: Covid-19 y sus efectos, el miércoles 27 se realizó una conversación que vale la pena desglosar: Pandemia, ciencia y poesía.

En ella intervinieron Anel Pérez, Directora de Literatura y Fomento a la Lectura de la UNAM, como presentadora de la charla y el panel; Víctor Cabrera, editor de la Dirección de Literatura de la universidad, como moderador; la joven poeta Elisa Díaz Castelo, Premio de Poesía Bellas Artes Aguascalientes 2020 por el volumen El reino de lo no líneal; y Carlos Beltrán, biólogo y doctor en Filosofía de la Ciencia.

Tras la pregunta lanzada por el moderador sobre si la poesía podría ser un instrumento para reordenar o reinterpretar al mundo en estos días, Díaz Castelo aseveró:

“Sí, creo que la poesía es una manera alterna de ordenar el mundo y más ahora que nos enfocamos en datos, ciencia y estadística; la poesía ofrece un ángulo distinto desde el cual podemos abordar el confinamiento, porque pienso que funciona desde una lógica distinta, la llamo una ‘lógica de sombras o zurda’, una forma diversa desde la cual se puede aproximar a los mismos temas sin funcionar bajo una argumentación o un método científico, pero que a su vez se siente profundamente cierta, y creo que está aliada a los simbólico. Nos deja ver el rostro más humano de la catástrofe, algo que por ejemplo la estadística no deja excepto un nombre y apellido”.

En su oportunidad, Beltrán dejó ver su posición relativa a la ciencia y la poesía:

“Más que la llamada de la poesía como un instrumento para reordenar la realidad y el mundo, creo que es una tradición y práctica que nos permite profesar la realidad y pasarla por una serie de tamices de la imaginación y la creatividad.

“La ciencia y descripciones que circulan en estos días sobre el tema nos brindan léxicos e imágenes potentes donde están presentes narraciones, modelos, analogías, estructuras que vinculan nuestra vida emocional y subjetiva con las impresiones del exterior.

“Creo que la poesía tiene la ventaja de hacer uso libremente para guiar y conectar la vida intima de cada uno de nosotros y nutrir la conversación, lo que se ha hecho agudo es la paradoja de estar solos, pero dada la interconectividad, más acompañados, y creo que ahí hay un lugar importante para la poesía”.

A través de casi una hora de diálogo, la conversación abordó diversos puntos y posibilidades, y se reflexionó sobre la importancia de la poesía más allá de una simple lectura de placer o de ocio ante el confinamiento, sino como la posibilidad de replantear nuestra realidad con la pareja, los amigos, la familia… y la sociedad en general.

Ante la imposibilidad de destacar cada uno de los puntos de la conversación Pandemia, ciencia y poesía, valdría la pena revisar todo el diálogo, grabado para la posteridad en la cuenta Facebook de Literatura UNAM y Festival El Aleph.

Load More