“The Gentlemen”: El Guy Ritchie de sus primeras películas

La película "The Gentlemen". Foto: Especial La película "The Gentlemen". Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- The Gentlemen es una cinta ingeniosa y bastante divertida en la cual Guy Ritchie parece regresar al pasado para recuperar la frescura que lo hizo famoso en un inicio, con su mezcla de enredos, acción comedia y género negro que vimos en Lock, Stock and Two Smoking Barrels, Cerdos y diamiantes, y la no tan afortunada RocknRolla.

La historia gira en torno a un importante traficante de mariguana en Inglaterra llamado Michael Pearson (Matthew McConaughey), quien luego de intentar vender su negocio por millones de dólares para poder retirarse sufre un atraco a unas de sus granjas, lo que podría poner en riesgo la operación.

Todo parece un ardid del posible comprador, el multimillonario Matthew Berger (Jeremy Strong) para no pagar el precio acordado, o quizá algún traficante rival está tramando destruir a Pearson, pero también obra del director de un tabloide –Big Dave (Eddie Marsan)–, a quien desairó en una cena de la alta sociedad.

La verdad sobre este misterio podría tenerla un investigador privado sin escrúpulos llamado Fletcher (Hugh Grant), quien fue contratado por Big Dave, quizá un embaucador que desea obtener información sobre Pearson para escribir una película.

Pearson deberá recurrir a su astucia y fuerza criminal, así como a su mano derecha Ray (Charlie Hunnan) y a la sabiduría de esposa Rosalind (Michelle Dockery).

Ritchie, quien también escribió la historia, nos mantiene enganchados durante casi dos horas gracias a su ingenio para resolver los enredos, ya sea con alguna vuelta de tuerca o con un inesperado brote de violencia.

Las actuaciones están hechas a la medida, pero no llegan a ser sobresalientes, y los personajes ni resultan muy profundos ni memorables –como en Cerdos y diamantes, por ejemplo–, a excepción del trabajo de Collin Farrell, quien interpreta a un mañoso entrenador de box.

A pesar de ello y de la historia misma, Ritchie se las arregla para introducir un comentario social, en donde los ricos sin escrúpulos contra la clase trabajadora salen sumamente embarrados.

The Gentlemen no es mejor no se siente tan fresca como Lock, Stock and Two Smoking Barrels ni Cerdos y diamiantes, pero sí supera a RocknRolla, pues inevitablemente estamos viendo una fórmula y un estilo que Ritchie domina, lo cual no evita que la cinta sea sumamente disfrutable y de lo más entretenido que ha generado el cineasta.

Load More