Trabajadores denuncian insalubridad e inseguridad en rastro de Guadalajara

Personal del rastro municipal de Guadalajara denunció las condiciones de insalubridad e inseguridad en que se labora en el sitio.

GUADALAJARA, Jal. (apro).- Personal del rastro municipal de Guadalajara denunció las condiciones de insalubridad e inseguridad en que se labora en el sitio, así como la violación a la norma ambiental al arrojar sangre de la matanza al drenaje.

El pasado mes de febrero, vecinos de la colonia El Dean, se quejaron de los malos olores por el desagüe de aguas negras y del rastro municipal al vaso regulador del Parque El Dean.

Al respecto, el coordinador de Servicios Municipales de Guadalajara, Óscar Villalobos comentó que el rastro municipal no cuenta desde hace 12 años con una planta de tratamiento de aguas residuales, pero se almacena y se las lleva una empresa para darles un manejo adecuado, como indica la norma. Por el servicio se pagan tres millones de pesos anuales aproximadamente.

Sin embargo, personal del Rastro mostró fotografías que desmienten al funcionario, puesto que la sangre se vierte directamente al drenaje y cuando la alcantarilla se tapa por los coágulos, personal del mismo lugar acude a desazolvar.

Desaseo

Los denunciantes presentaron otras imágenes en que se observa que el “contenido rumial”, las vísceras y otras partes del ganado se arrojan al piso, lo que representa un peligro para los trabajadores del área de sacrificio, puesto que pueden resbalarse. Además, son un foco de infección para el personal y los consumidores de carne.

Lo anterior contraviene el artículo 28 del reglamento del Rastro del municipio de Guadalajara que establece que se debe contar “con un área independiente para el vaciado, limpieza y preparación de los órganos digestivos”.

Además, viola la norma oficial mexicana NOM-194-SSA1-2004 que establece que la eliminación de “patas, cuernos, ubres, u otras partes, se deben colocar en recipientes anticorrosivos debidamente rotulados para su almacenamiento”. En el caso de Guadalajara, simplemente se tiran al piso.

Esa misma norma menciona que “la eliminación de sangre debe estar separada del drenaje general”.

Seguridad e higiene

Otro artículo del reglamento municipal que se infringe es el 55, en este se establece que el sacrificio de animales para consumo humano, deberá cumplir en “todo momento con las medidas de seguridad, inocuidad e higiene necesarias”.

Mientras que el artículo 119 del reglamento, señala que la dirección del Rastro es responsable de mantener en buen estado las instalaciones. No obstante, las vigas que están a unos centímetros por donde corren los canales de la carne, están llenas de moho, y las paredes se están “descarapelando, con riesgo de que la carne se contamine”, apuntan los trabajadores.

En tanto, el pasillo del área de sacrificio está obstruido por tambos que contienen los residuos del ganado.

Los trabajadores aseveran que los desperdicios permanecen “hasta dos días, y no solo se obstruye el pasillo, sino que es un foco de infección”.

Los afectados también mencionaron que en el área de sacrificio es común que el ganado se escape, lo cual “genera un riesgo porque todos trabajamos con cuchillos, y al momento de escapar el toro el personal corre con cuchillo en mano”.

Y los fines de semana, denunciaron, es frecuente que durante la jornada laboral se ingieran bebidas embriagantes, “bajo el consentimiento del director del rastro, José Ángel González Aldana”. Por todas las irregularidades mencionadas pidieron la intervención de la autoridad correspondiente.

Te puede interesar: Cierran rastro de Mérida tras detectar 17 contagios de covid-19

Comentarios

Load More