ONG: covid-19 trastocó las finanzas de familiares de personas presas

Módulos médicos en los accesos al Reclusorio Sur para evitar el ingreso de personas con posibles síntomas de covid-19. Foto: Hugo Cruz Módulos médicos en los accesos al Reclusorio Sur para evitar el ingreso de personas con posibles síntomas de covid-19. Foto: Hugo Cruz

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En tiempos de covid-19, la situación financiera de familiares de personas privadas de la libertad (PPL) se ha trastocado completamente, tanto o más que el resto de la población.

Según los resultados que arrojó la encuesta realizada por la organización civil Documenta, la principal preocupación de las familias es la incapacidad económica para mantener a su pariente detenido.

Los familiares que se dedican a trabajos en el sector informal adujeron que sus ingresos han disminuido sensiblemente, mientras que aquellas personas con empleos formales señalaron que se han quedado sin empleo o han sufrido recortes salariales.

De acuerdo con Documenta, el monitoreo denominado ‘Covid fuera de cárceles’ consistió en la aplicación de cuestionarios para conocer la situación e impacto del covid-19 en centros penitenciarios del país, desde la visión de familiares y acompañantes de personas privadas de la libertad.

El análisis de los resultados arrojó que algunas familias han dejado de recibir apoyo económico, pues hay PPL que son proveedoras a través de programas o actividades implementadas en los centros penitenciarios para fomentar el empleo, pero con la suspensión de esas actividades el apoyo dejó de generarse.

Documenta afirma que son muchas las familias que proveen artículos de aseo personal, alimentos o dinero a las personas privadas de la libertad, para que cuenten con insumos de primera necesidad al interior de los centros penitenciarios.

Y al tener dificultades para comprarlos y entregárselos a sus seres queridos en reclusión, las y los familiares sienten angustia y preocupación, apunta.

Por otra parte, quienes tienen que viajar largas distancias, por ejemplo, a otra entidad federativa, para brindar acompañamiento a sus familiares o seres queridos, han visto disminuidas estas posibilidades, tanto por las restricciones a la movilidad, derivadas de las medidas de prevención ante la crisis sanitaria, como por las implicaciones económicas que esto representa.

Otra afectación importante se da en el ámbito psicoemocional: El miedo, angustia e incertidumbre respecto a la salud física y mental y la seguridad de su familiar o ser querido son sentimientos recurrentes. En general temen que se presenten contagios al interior de los centros y que éstos no cuenten con los elementos y protocolos necesarios para atenderlos de manera digna y efectiva. Tampoco saben qué medidas tomarán las autoridades en caso de que surjan casos de covid-19.

Acerca de las preocupaciones respecto de su familiar detenido, las personas que respondieron al cuestionario destacaron: que se presente un motín y que la violencia que existe dentro ponga en riesgo la vida de su ser querido.

También manifiestan temor a que se presenten casos de covid-19 dentro del centro penitenciario y que su familiar se contagie; y dudas e incertidumbre sobre si las cárceles están preparadas para atender la contingencia, además de no poder ver a la persona privada de la libertad y no tener información sobre su estado de salud.

Ello debido a que, según el cuestionario, 31.9% de las personas que respondieron consideran la condición de la PPL como mala o pésima, debido principalmente a la sobrepoblación, la falta de servicios básicos, mala alimentación, falta de información sobre la situación y falta de atención médica.

Documenta también indagó sobre condiciones que pudieran colocar en una situación mayor de vulnerabilidad a las personas privadas de la libertad o desarrollar síntomas graves en caso de contagiarse de covid-19, a lo que 57.52% de las personas respondieron que su familiar o conocido en prisión presenta alguna de las siguientes condiciones: diabetes, hipertensión, cáncer, VIH, enfermedad cardíaca e insuficiencia renal.

De acuerdo con Documenta, es posible observar que hace falta una revisión de las capacidades físicas, tecnológicas, técnicas y operativas de los centros penitenciarios para generar mecanismos que atiendan emergencias y garanticen los derechos de las PPL y sus familiares.

Es esencial que el sistema penitenciario brinde información de la situación actual al interior de los centros penitenciarios, el número de contagios, número de muertes y las medidas que se están tomando para atender estos casos, apunta.

Conocer la información salva vidas, conocer la información veraz, fidedigna, en tiempo real, en formatos abiertos y lenguaje sencillo ayuda a combatir las falsas noticias que generan incertidumbre y pánico social, detalla.

Por esto –subraya– es indispensable que existan protocolos que sean públicos y que las personas al interior y los familiares los conozcan. Es decir, protocolos de prevención, de atención y acciones establecidas en caso de que las personas tengan que ser trasladadas a hospitales.

La falta de información y de insumos básicos al interior de las prisiones, entre otras, ha provocado riñas y motines en diferentes entidades, finaliza.

Load More