Suicidio de enfermera evidencia influyentismo y corrupción en sector salud de Guerrero

La enfermera María del Carmen Galeana, adscrita en el área covid-19 del hospital general “Raymundo Abarca Alarcón”. Foto: Especial La enfermera María del Carmen Galeana, adscrita en el área covid-19 del hospital general “Raymundo Abarca Alarcón”. Foto: Especial

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El caso de la muerte de la enfermera María del Carmen Galeana evidenció una red de influyentismo y corrupción que involucra al gobierno estatal y a la sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud (SNTSA) dirigido por Beatriz Vélez Núñez.

En su perfil de Facebook, la doctora Verónica Ortiz Zúñiga, quien trabaja en la Secretaría de Salud (Ssa) estatal, denunció públicamente que a la enfermera no la mató el virus, sino la indolencia institucional.

Se suicida enfermera contagiada por covid-19, en Guerrero

Escribió: “Ella ya sufría de depresión pero a las autoridades indolentes no les importó, pudo más la soberbia de los jefes que todo el tiempo le pedían dictámenes del ISSSTE (aún sabiendo que no se los podían otorgar en esta época de pandemia), para no pasarla al área COVID-19, sabiendo y conociendo sus antecedentes, nunca supieron cómo tratar a una trabajadora con depresión diagnosticada”.

Ortiz Zúñiga añadió: “En México no nos está matando el virus nada más, nos está matando la indolencia e ignorancia de los ‘jefes’ directores de hospitales, coordinadores y jefes jurisdiccionales, jefes de recursos humanos, delegados sindicales, que son indolentes e ignorantes que toman decisiones desafortunadas para las trabajadores de la salud, exponiendo su salud y la de la población y como en este caso se está cobrando muchas vidas esta pandemia y no solo por el virus”.

Otros trabajadores de la Ssa emitieron mensajes en el mismo sentido, como el caso de la usuaria Toñita Cabañas Madero, quien escribió lo siguiente:

“Ella estaba enferma aparte de su depresión porque días antes me había llamado. Con su sistema inmune no debieron ponerla en área de Covid-19. Debieron haberla mandado a su casa por vulnerabilidad. A mí me la quería negar la sub directora aun comprobándole mi estado de salud”.

Y Loret Ortega colocó un mensaje donde advirtió el influyentismo que prevalece en el hospital Raymundo Abarca Alarcón, donde trabajaba la enfermera que se quitó la vida tras contagiarse de covid-19.

“Ojalá y pongan más atención a todo el personal de salud, que ya regresen los que se fueron a descansar porque son conocidos de no sé quién, porque conocen a no sé quién y les dieron un dictamen médico sin tener enfermedad alguna. Y que ahora se vayan a descansar los que han estado en pie sobre la lucha de este mal. Porque como tienen base hacen lo que quieren”.

Al respecto, Cristina Flores añadió: “A los que se creen jefes, les vale madre si estás enferma. Entre solo que quieren chingar al personal, les pides días de tus vacaciones y te los niegan, salen que no hay oficio. Yo no sé qué está haciendo nuestro sindicato, si no nos va apoyar”,

Toñita Cabañas Madero secundó: “Ellos como jefes no están en el hospital. Checan y se van a su casa a resguardarse, no les preocupa nada y dejan a merced a todo el personal”.

Y soltó: “Cierto doctora Verónica. Les vale sorbete a los directivos. No les importamos. Como ahorita que aunque el presidente por decreto anuncia que los que estamos por vulnerabilidad no debemos regresar aun, nos están avisando que ya debemos estar de regreso, desobedeciendo al presidente. A esta compañera mire, no les importó sus estados depresivos y su bajo sistema inmune, hoy ya no está con nosotros”.

Christian Justo añadió: “Así es doctora, hacen movimientos y cambian las condiciones laborales a su antojo sin ningún fundamento. Así mismo poniendo en riesgo la integridad de cada trabajador, priorizando quedar bien a costa de la salud del trabajador”.

Consultados al respecto, trabajadores del hospital general Raymundo Abarca Alarcón señalaron que en este nosocomio existe una red de influyentismo y corrupción, porque a personal allegado al gobernador Astudillo y a la líder sindical Beatriz Vélez, le permitieron ausentarse para “evitar exponerlos” en el área covid-19.

Incluso los trabajadores consultados afirmaron que en el área de terapia intensiva labora personal no apto, como “secretarias del área administrativa”, quienes fueron habilitadas para hacer paquetes con insumos médicos.

Además, subrayaron, la mayoría de los médicos y enfermas que están en el área covid-19 son de contrato, carecen de seguridad social y laboral, y por ello son más vulnerables al contagio, la represión laboral y los efectos secundarios de lidiar con la muerte todos los días.

Comentarios

Load More