Acusan al consulado en NY de bloquear la repatriación de un migrante fallecido

Consulado de México en Nueva York. Foto: Google Maps Consulado de México en Nueva York. Foto: Google Maps

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— El consulado general de México en Nueva York, a cargo de Jorge Islas López, “no está apoyando” la repatriación a México de las cenizas del queretano José Carranza Mendoza, quien falleció en Estados Unidos a mediados de mayo, probablemente a causa del coronavirus, afirma Fernando Rocha Mier, presidente de la asociación civil Migrantes Unidos en Caravana.

Principal gestor de la repatriación, Rocha Mier agrega:

“Con su bloqueo, este consulado va en contra de las declaraciones del canciller Marcelo Ebrard, quien asegura que el gobierno mexicano apoya la repatriación de las cenizas de nuestros connacionales muertos en el extranjero”.

Indica que el migrante Carranza Mendoza,  de 42 años, falleció en la ciudad de Newburgh, Nueva York, el pasado 14 de mayo, a causa de una bronco aspiración que le provocó vómitos de sangre.

“No sabemos si tenía covid-19, pues al cadáver todavía no le han hecho la autopsia, a pesar de tener más de dos semanas de haber fallecido. Él vivía solo allá, y su familia vive en Jalpan, Querétaro”, dice Rocha Mier.

Indica que, tan ponto murió el migrante, empezaron a realizar gestiones en el consulado, donde los atendió el cónsul de protección, Johannes Jácome Cid, quien se comprometió a facilitar y pagar la repatriación de las cenizas del migrante, utilizando los recursos económicos que la Secretaría de Relaciones Exteriores destinó a la repatriación de connacionales muertos en el extranjero por covid-19.

Indígenas, los mexicanos más afectados en Nueva York por el coronavirus

Rocha Mier señala que el pasado 21 de abril, Marcelo Ebrard anunció que se destinarían 325 millones de pesos para la repatriación de estos mexicanos, con los que, calculó el canciller, se apoyaría a 5 mil 500 familias.

Ante esta promesa de Ebrard, agrega, el consulado le pidió a la familia que consiguiera una funeraria estadunidense para trasladar las cenizas a la frontera, y otra mexicana para llevarlas de la frontera a Jalpan.

De esta manera –prosigue—se consiguieron las dos funerarias, sumando entre ambas un costo de 3 mil dólares por el traslado de las cenizas.

Pero después el consulado, dice, pidió que la viuda de Carranza, la señora  Victorina Flores, viajara a Estados Unidos y se presentara en Nueva York para recibir allá el apoyo económico y realizar todos los trámites del traslado.

“A partir de ahí empezaron todas estas trabas absurdas. En un principio yo hablaba con la licenciada Tatiana Velázquez, quien me decía que forzosamente la viuda tenía que presentarse en Nueva York. Luego me pidió que tratara el asunto con el cónsul Johannes Jácome. Y éste, hasta la fecha, sigue insistiendo en que todos los trámites deben realizarse personalmente allá, de otra manera no puede haber repatriación. Mientras tanto, el cuerpo de Carranza sigue todavía allá, sin realizarle autopsia ni cremarse”.

–¿Qué otra medida piensan tomar?

–Planeamos pedir la intervención del gobierno del estado de Querétaro. A ver qué puede hacer ante el consulado. Estamos muy indignados porque aquí todo mundo felicita a los migrantes por las remesas que envían a México. Pero en este momento, por el covid-19, muchos de ellos están muriendo en Estados Unidos, sin ningún apoyo del gobierno mexicano ni para ellos ni para sus familias”.

 

Comentarios

Load More