Chocan versiones por caso de enfermero agredido en Oaxaca

OAXACA, Oax. (apro).- Una fotografía del enfermero Pedro Rosales, ensangrentado del rostro, circuló en las redes sociales para denunciar una supuesta agresión al personal médico, ahora en el municipio de Santiago Astata, en la región del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca.

Los hechos ocurrieron la noche de este martes, cuando el enfermero Rosales regresaba de la comunidad Copalita, donde labora, a su lugar de residencia en Santiago Astata, sin embargo por una supuesta instrucción del presidente municipal, Dorian Ricárdez Medina, la policía municipal le impidió a golpes el paso, por considerarlo aparentemente un riesgo de contagio de covid-19.

Al respecto, Dorian Ricárdez Medina, a través de un comunicado, aclaró que es “falso” lo que argumenta el enfermero Pedro Rosales, ya que de conformidad a los acuerdos de prevención que el cabildo aprobó, está el cerrar el acceso a las 21:00 horas y, solo en caso de emergencia, abrirlo.

Rosales llegó en un vehículo al cerco sanitario a las 21:40 horas, en estado de ebriedad, donde un policía le marcó el alto, refiere la versión oficial del alcalde.

“Por su estado de ebriedad de manera molesta regresó a su vehículo para sacar una llave de cruz y un marro con el agredió al policía municipal (…) y este se defendió”, refirió el comunicado.

Aclaró que en ningún momento la autoridad o policía lo discriminó o agredió por su profesión, y mucho menos por venir aparentemente contagiado de covid-19.

Por lo pronto, este caso se suma a las 59 quejas que ha recibido la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) relacionadas con la pandemia por covid-19, además de iniciar 25 cuadernos de antecedentes.

En el marco de la atención de la pandemia, el órgano autónomo ha manifestado su preocupación por los actos de hostigamiento y discriminación ejercidos en contra del personal médico y de enfermería ocurridos en la entidad y en todo el país, pues ponen en riesgo no sólo la integridad y seguridad de los profesionales de la salud, sino que dificultan la prestación del servicio médico.

El ombudsman Bernardo Rodríguez Alamilla precisó que, entre las quejas, 11 fueron interpuestas por personal sanitario debido a acciones en su contra derivadas de su actividad profesional.

También iniciaron 4 quejas de personal sanitario que está considerado como población en riesgo, pero no se les permite ausentarse; 2 quejas por la retención de personal de salud en comunidades; y una queja de un estudiante de enfermería que pidió se le retire del servicio social por temor a contagiarse de covid-19.

Además, iniciaron 3 quejas de personal de salud por falta de material y medidas de protección para ellos como trabajadores ante el riesgo de contagiarse por covid-19 y una queja de personal de salud contra del secretario por llamar a la población que probablemente tiene covid-19 a acudir a los centros médicos, generando riesgo de mayor contagio.

Asimismo, la Defensoría ha documentado las agresiones contra personal sanitario cometido por particulares, a través del Cuaderno de Antecedentes DDHPO/CA/0155/(01)/OAX/2020.

Por tal razón, la Defensoría ha solicitado a la Fiscalía General de Justicia del Estado se lleven a cabo las investigaciones correspondientes, mientras que a la Secretaría de Seguridad Pública, se brinden las acciones necesarias para garantizar el bienestar de médicos y enfermeras.

Aclaró que en este cuaderno se incluirían la totalidad de casos que documente este órgano autónomo, para efectuar en lo posterior un informe especial.

Cabe destacar que la Defensoría se ha pronunciado porque las y los profesionales del sector salud cuenten con la infraestructura y equipamiento médico necesario y suficiente, además de tener garantizada su integridad laboral, física y emocional, pues sólo así su labor puede ser total, eficiente y de calidad.

Por tanto, la DDHPO exhorta a las autoridades federales, estatales, municipales y a la sociedad en general, a proteger y garantizar el bienestar laboral, físico y emocional del personal de salud que se encuentra en la primera línea de combate contra la pandemia.

Y resalta que las personas profesionales de la salud debe ser una prioridad básica en estos momentos, por ello se deben tomar medidas específicas que les garanticen protección en su trabajo, tales como caretas, guantes, insumos y equipo de autocuidado, entre otras.

Comentarios

Load More