Sin medicina ni doctor, reos con síntomas de covid-19: AsiLegal

El penal de Tanivet, en Oaxaca, donde se han reportado siete contagios . Foto: Especial El penal de Tanivet, en Oaxaca, donde se han reportado siete contagios . Foto: Especial

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “Hace una semana y media reclutamos cloro para desinfectar las celdas y no les han entregado nada, porque ese cloro se los venden en la tienda, mi hijo lo comparte en la celda con 25 personas, donde les aventaron a tres (presos) que estaban hirviendo en calentura, no les dan medicamento ni hay doctor adentro”, es lo que vive el hijo de Lorena al interior de una cárcel en México.

En el testimonio que recogió la Asistencia Legal por los Derechos Humanos (AsiLegal), Lorena cuenta que su hijo lleva dos años en prisión, y durante todo ese tiempo, ningún juez ha dictado sentencia condenatoria.

“Antes del covid-19 ya había 76 mil 745 personas en prisión preventiva sin una condenatoria, algunos con más de 10 años en dicha situación”, señaló.

Hasta el momento, según reporta la organización, al interior de las cárceles se han acumulado 443 contagios y 57 defunciones por el nuevo coronavirus.

De los contagiados, 372 son de reclusos y 62 custodios, mientras que, de los fallecidos, 34 han sido reos, y 23 guardias.

Nota relacionada:

Suman 13 casos de covid-19 en dos penales de Oaxaca

Como medida para reducir la saturación en las cárceles y evitar más contagios de coronavirus, las autoridades han puesto en marcha la Ley de Amnistía, con la cual han sido liberados 3 mil 415 reclusos.

De ellos, 2 mil 583 fueron liberados en el Estados de México, 300 en la Ciudad de México, 275 en Durango, 114 en Guerrero, 46 en Quintana Roo, 39 en Coahuila, 34 en Chiapas, 15 en Oaxaca, 8 en Chihuahua y 1 en Aguascalientes.

Pedro cuenta que su hija mayor se encuentra internada en un Centro Penitenciario femenino del Estado de México, y que desde que se decretó la emergencia sanitaria suspendieron las visitas.

Cuenta que las restricciones para evitar contagios en el penal provocaron que su hija perdiera contacto con su hijo recién nacido. Días después recibió una llamada de la dirección general del Centro de Reinserción Social (Cereso), para informarle que tenía tres días para sacar a su nieto de la prisión.

“Resulta que en el piso donde estaba se encontraban aisladas, pero las tuvieron que mover para dar lugar a presas con sospecha de covid-19. Al lugar donde las llevaron estaban con el resto de la población, así que perderían a sus hijos”, explicó.

Por lo anterior, AsiLegal hizo un llamado al Estado para que detenga el abuso que se vive en las cárceles, y se apegue a cumplir con lo establecido en la Ley Nacional de Ejecución Penal y la Constitución Política mexicana. (Manuel Alejandro Godínez López)

Load More