La OMS, bajo escrutinio y entre el fuego cruzado de China y EU

En enero el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, celebró que China compartió de manera “inmediata” el genoma del virus y apreció su transparencia “sin precedente’’. Pero en realidad sus funcionarios estaban frustrados por las demoras del gobierno chino para esclarecer la situación. Foto: Twitter @DrTedros En enero el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, celebró que China compartió de manera “inmediata” el genoma del virus y apreció su transparencia “sin precedente’’. Pero en realidad sus funcionarios estaban frustrados por las demoras del gobierno chino para esclarecer la situación. Foto: Twitter @DrTedros

GINEBRA (apro).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) además de coordinar la respuesta a la pandemia a nivel mundial, de realizar ensayos clínicos, supervisar la elaboración de las vacunas y todo lo referente al covid-19, se encuentra ahora bajo escrutinio y atrapada en un fuego cruzado entre China y Estados Unidos.

De acuerdo a grabaciones que se filtraron a la prensa, la OMS durante el mes de enero, en los primeros días del brote, halagaba en público a China para obtener información sobre el virus, mientras en privado buscaba maneras de que el gigante asiático cooperara con el organismo, lo que provocó un retraso que Estados Unidos ahora le recrimina.

Como antecedente se tiene la epidemia de otro coronavirus: el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) que comenzó en China en 2002, por el cual Beijing fue muy criticado por retrasar e incluso esconder datos relevantes con respecto al virus durante dos meses.

Quizá este suceso motivó que el equipo de la OMS, ante la preocupación y el poderío del gigante asiático, acordara la estrategia de encomiar en público la respuesta china con la intención de obtener su franca colaboración sobre el brote del nuevo virus. Lo alababan en público, pero en privado era otra historia.

Pandemia en Centro y Sudamérica crece y es la más compleja del mundo: OMS

Notificación vs. verificación

De acuerdo al Reglamento Sanitario Internacional, que es vinculante para todos los miembros de la OMS, “cada Estado Parte notificará a la OMS, por el medio de comunicación más eficiente disponible y dentro de 24 horas, información de salud pública de todos los eventos que puedan constituir una emergencia de salud pública de interés internacional dentro de su territorio’’

Y “después de una notificación, el Estado continuará comunicando a la OMS información oportuna, precisa y suficientemente detallada disponible sobre el evento notificado, incluyendo definiciones de casos, resultados de laboratorio, fuente y tipo del riesgo, número de casos y muertes, condiciones que afectan la propagación de la enfermedad y las medidas sanitarias empleadas así como informar las dificultades enfrentadas y el apoyo necesario para responder a la posible emergencia de salud pública de interés internacional’’.

Según lo que afirmó Michael Ryan, responsable de emergencias de la OMS en la conferencia de prensa del 20 de abril en Ginebra, el primer aviso sobre el brote en Wuhan llegó de ProMed el 31 de diciembre. ProMed es un sistema internacional de vigilancia permanente de epidemias con sede en Estados Unidos.

Ryan indicó que la OMS solicitó a su Oficina en China que solicite “verificación del evento” al gobierno de China bajo RSI. Remarcó que “los Estados miembros deben responder dentro de las 24 a 48 horas posteriores a cualquier solicitud de la OMS para aclarar o verificar un evento o una señal que creemos que puede ser significativa”.

“El 1 de enero, continuó Ryan, solicitamos (a China) formalmente la verificación del evento bajo el RSI’’, admitió.

Es decir que China no fue proactiva en notificar sobre el brote de casos de neumonía atípica observado, sino que fue por solicitud de verificación de la OMS que enviaron los detalles del suceso. Beijing lo niega tajantemente.

México debe aplicar más pruebas: OMS

Las críticas en privado

Según las grabaciones obtenidas por AP, expertos de la OMS se quejaron en reuniones privadas la semana del 6 de enero de que China no estaba compartiendo suficientes datos para evaluar qué tan efectivamente se propagó el virus entre las personas o qué riesgo representaba para el resto del mundo.

En la segunda semana de enero, Ryan les dijo a sus colegas que era hora de “cambiar de rumbo” y aplicar más presión sobre China, por temor a lo que pasó con el SARS .

En esas primeras y definitivas semanas de enero el director de la OMS Tedros Adhanom Ghebreyesus celebró que China compartió de manera “inmediata” el genoma del virus y apreció su transparencia “sin precedente’’, pero en realidad sus funcionarios estaban frustrados por las demoras del gobierno chino para esclarecer la situación.

De acuerdo a la información filtrada, China se tardó en liberar el mapa genético o el genoma del virus en tanto que tres laboratorios en el país ya habían descifrado esa información. El gobierno chino compartió el genoma cuando ya se había publicado en un portal de epidemiólogos el 11 de enero.

“Estamos recibiendo información mínima”, se escucha decir a la epidemióloga estadounidense Maria Van Kerkhove, ahora líder técnica de la OMS para covid-19, en otra reunión interna. “Claramente, no es suficiente para poder hacer una planificación adecuada”.

“Actualmente estamos en la etapa en la que sí, nos lo están dando 15 minutos antes de que aparezca en CCTV”, criticó en otra ocasión el máximo funcionario de la OMS en China, Gauden Galea, refiriéndose a la Televisión Central de China de propiedad estatal.

Refiriéndose al SARS Ryan alertó que “este es exactamente el mismo escenario, sin fin tratando de obtener actualizaciones de China sobre lo que estaba pasando (…) la OMS apenas salió de esa con el cuello intacto debido a los problemas que surgieron en torno a la transparencia en el sur de China”.

“Esto no sucedería en el Congo y no sucedió en el Congo y en otros lugares”, observó Ryan hablando del brote de ébola en 2018. “Necesitamos ver los datos … Es absolutamente importante en este momento”.

Según un experto cercano a la OMS que prefirió el anonimato, la demora en la liberación del genoma detuvo el reconocimiento de su propagación a otros países, junto con el desarrollo global de pruebas, medicamentos y vacunas. Además, la falta de datos detallados de los pacientes también hizo más difícil determinar qué tan rápido se propagó el virus, “una cuestión crítica para detenerlo’’.

Trump vs. la OMS

A pesar de que el gobierno de Estados Unidos tenía información de lo que pasaba en Wuhan y en otras provincias de China por los reportes de ProMed y de lo que iba informando la OMS, el presidente Donald Trump subestimó la gravedad del virus afirmando que con la subida de temperatura el covid-19 “iba a desaparece’’.

Trump fue muy criticado por no saber detectar las señales, porque el sistema de salud no se preparó de manera suficiente y por no invertir más recursos mientras el número de muertes iba en aumento, siendo hasta ahora el país que mayor número de decesos ha registrado, más de 100 mil, lo que le ha valido críticas de la prensa y la opinión pública.

En las últimas semanas Trump ha acusado a la OMS por presuntamente coludirse con China para ocultar el alcance de la crisis del coronavirus. Cortó lazos con la organización el viernes pasado, poniendo en peligro los aproximadamente $ 450 millones que Washington aporta cada año como el mayor donante individual de la OMS.

Mientras tanto, el presidente chino, Xi Jinping, prometió aportar $ 2 mil millones de dólares en los próximos dos años para combatir el coronavirus, diciendo que China siempre ha brindado información a la OMS y al mundo “de la manera más oportuna”.

Según el entrevistado, la OMS se encuentra “atrapada” entre dos fuerzas superiores, China y Estados Unidos, con muy poco espacio para actuar y un mandato limitado ante estas emergencias, cuestión que se tendría que evaluar y modificar en un futuro.

“Por un lado tienes a Xi Xinping y su poderío, por el otro las amenazas de Trump que ha cortado los fondos y de frente tienes una pandemia cuya vacuna y medicamentos tardarán en llegar. La OMS necesita más que nunca los fondos para poder lidiar con una emergencia que no parece tener fin en el corto plazo’’, valora.

“¿Quién va a encargarse de socorrer a millones de personas en situación vulnerable en países de bajos recursos? Solamente organismos como la OMS y otros brazos humanitarios de la ONU lo pueden hacer’’, agrega.

Otro punto que destaca en el contexto de una pandemia es que por su mandato la OMS se basa en lo que los gobiernos le reportan y “ tal como está (el organismo) y los recursos que tiene, sería imposible verificar de manera independiente los datos que le reporta cada país’’.

Si bien por el RSI expertos independientes tendrán que evaluar los errores de la OMS y sus acciones, “este no es el momento para las acusaciones, si la OMS hubiera tenido más confrontación con China, podría haber desencadenado una situación mucho peor y no obtener ninguna información’’, remarca.

“Hubiera provocado un desastre mayor”, observa.

Finalmente Ryan defendió a la OMS en rueda de prensa (3 de junio) : “Nuestros directivos y personal han trabajado día y noche de acuerdo con las reglas de la organización para apoyar y compartir información con nuestros estados miembros por igual y entablar conversaciones francas y directas con los gobiernos a todos los niveles’’.

“Eso es lo que me gustaría decir’’, remata Ryan.

Load More