Premio Nobel Mario Molina recomienda el uso de cubrebocas incluso a AMLO

El Premio Nobel de Química Mario Molina recomendó el uso de cubrebocas, incluido al presidente López Obrador, como medida preventiva para no contagiarse de covid-19 Foto: Miguel Dimayuga El Premio Nobel de Química Mario Molina recomendó el uso de cubrebocas, incluido al presidente López Obrador, como medida preventiva para no contagiarse de covid-19 Foto: Miguel Dimayuga

CIUDAD DE MÉXICO (apro). – El Premio Nobel de Química 1995, el mexicano Mario Molina, recomendó al presidente Andrés Manuel López Obrador “poner el ejemplo” y usar cubrebocas durante sus giras de trabajo por el país, como medida preventiva para no contagiarse de covid-19.

“Un presidente si está rodeado, con sana distancia y está haciendo una conferencia de prensa como la que estamos haciendo aquí, pues está bien que no se cubra.

“Pero si va a hacer una gira de tipo en la que va a estar con mucha gente cerca, entonces sí, sí sería importantísimo usarlo para poner el ejemplo”, dijo el científico al ser cuestionado si le recomendaría al presidente de México usar cubrebocas.

Invitado por su alumna, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, a la videoconferencia de este lunes, Molina Pasquel y Henríquez hizo la misma recomendación a otros mandatarios:

“Sí, por supuesto, pues el presidente (ríe), tenemos varios presidentes, el de México, el de Estados Unidos (Donald Trump), el de Brasil (Jair Bolsonaro), por alguna razón es una cuestión cultural.

“Claro, si están como ustedes ahora, en su casa o en un sitio, no en la calle, pues no tienen que usar el cubrebocas. Yo por eso no lo tengo puesto, pero si voy a salir, entonces sí me lo pongo”, declaró.

El Nobel de Química 1995 consideró que no hubo “irresponsabilidad” de las autoridades mexicanas al no recomendar a tiempo el uso de cubrebocas desde el inicio de la pandemia en marzo, pues aclaró que aún no estaba comprobado que fuera útil para prevenir contagios y muertes por covid-19.

Los hallazgos

El ingeniero químico de la UNAM compartió los resultados del estudio “Identificando la transmisión atmosférica como la ruta dominante para la propagación del COVID-19”, publicado a mediados de mayo pasado en la revista PNAS Proceedings of the National Academy of Sciences, que realizó con otros científicos para saber los efectos del uso del cubrebocas como medida de protección ante el virus SARS-CoV-2.

Según dijo, se descubrió que los cubrebocas sencillos de tela, de dos capas, puede detener el paso de micropartículas aéreas PM 2.5, conocidas como “aerosoles”, las cuales pueden transportar el virus que genera el covid-19 y al respirar se meten directamente al sistema respiratorio, a los pulmones y hasta al corazón.

Explicó que, en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, cuando el número de contagios iba en ascenso, establecieron el uso de cubrebocas obligatorio y cambió totalmente la curva de contagios a la baja.

Dichas partículas, detalló, salen también al hablar. Por ello, corrigió a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Un error de la OMS, que estaban equivocados, es que la transmisión del virus nada más se hace por gotas grandotas cuando uno tose o estornuda. Lo que no reconocían es que no solamente son esas gotas gigantescas, los aerosoles que no se ven, pero por fortuna se pueden parar con máscaras, pero hay una diferencia enorme al usar cubrebocas. Antes pensaban que solamente era importante usar la máscara si uno está enfermo para no contaminar a la gente”.

“El medio más eficiente” de prevención 

En el resumen del texto, los especialistas aseguran: “el uso de los cubrebocas en público representa el medio más eficiente para prevenir la transmisión entre las personas, y que esta práctica, que es relativamente poco costosa, junto con el distanciamiento social, cuarentena e identificación de los contactos representa la oportunidad más efectiva para parar la pandemia del covid-19”.

El artículo asegura que esa medida protectora “por sí misma redujo significativamente el número de infecciones, esto es, por más de 78 mil casos en Italia entre el 6 de abril y el 9 de mayo, y por más de 66 mil casos en la Ciudad de Nueva York entre el 17 de abril y el 9 de mayo.

Las otras medidas de mitigación tales como el distanciamiento social, la cuarentena y el quedarse en casa, implementadas en los Estados Unidos, por sí solas no son suficientes para proteger al público”.

Load More